Anterior La llegada de migrantes a las costas españolas bate récord desde la crisis de los cayucos de 2006 Siguiente El Congreso aprueba el nuevo Cupo Vasco con el rechazo parlamentario más alto desde su creación Arriba Ir arriba
El juez José Castro y el fiscal Pedro Horrach
El juez José Castro y el fiscal Pedro Horrach juntos a la salida de la Audiencia de Palma en una foto de archivo. EFE

El juez del caso Nóos cita a quince testigos solicitados por el vicealcalde de Valencia

  • Suspende el plazo para la presentación de los escritos de acusación

  • El juez cree que el vicealcalde ha sufrido "indefensión" al no citarlos antes

|

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha citado para los próximos 28 y 29 de noviembre en Valencia a quince testigos cuya declaración solicitó el pasado mes de junio el vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau. El magistrado ha suspendido así el plazo para la presentación de los escritos de calificación -en los que las acusaciones deben determinar a quiénes acusan y qué penas solicitan para ellos-, que se reanudará el 3 de diciembre y finalizará el día 9.

Para ello, tanto Castro como el fiscal anticorrupción Pedro Horrach se desplazarán a la Ciudad de la Justicia de Valencia a fin de interrogar, en concreto, a los 13 miembros del Patronato de la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau (FTVCB), parte de cuyos fondos fueron destinados a la organización, por parte del Instituto Nóos, de las tres ediciones de los denominados Valencia Summit.

Además de los patronos, Grau también pidió la comparecencia de un funcionario de la intervención general de la Administración del Estado y de un catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Madrid, autor de varios dictámenes aportados a la causa a instancias del vicealcalde valenciano.

Se da la circunstancia de que el pasado mes de junio Castro archivó la causa para el vicealcalde así como para otros numerosos imputados, si bien la Audiencia Provincial de Baleares acordó recientemente reabrir las investigaciones para el alto cargo de Valencia a instancias de los concejales del PSPV del Ayuntamiento.

Castro cree que Grau ha sufrido "indenfensión"

En su auto, Castro señala que, aunque Grau no ha vuelto a solicitar expresamente la práctica de las anteriores diligencias, éste ha podido experimentar "una clara indefensión" después de que el juez sobreseyese su encausamiento y, con ello, no hiciera falta llevar a cabo los interrogatorios solicitados, y posteriormente la Audiencia le imputase de nuevo sin que las declaraciones propuestas se hubieran efectuado.

Por otro lado, el magistrado ha desestimado el recurso recientemente presentado por Grau en el que éste alegaba que, por parte del juez instructor, no se le ha comunicado si vuelve o no a estar imputado en esta causa. Y es que, a juicio de la defensa del vicealcalde, es el propio juez instructor quien debe decidir sobre esta cuestión, y no la Audiencia.

Al respecto, Castro ve "desacertada" esta consideración al aseverar que, si la Audiencia estimó íntegramente el recurso presentado por los socialistas valencianos contra el auto de archivo para Grau, esta resolución "pasa automáticamente a ser sustituida" por la dictada por el órgano superior.

"La Sección Segunda de la Audiencia, en ningún pasaje de su resolución, ni en el argumental ni en el dispositivo, ordena a este instructor que dicte un nuevo o complementario auto (...) en el que se incluta como imputado a don Alfonso Grau, sino que por sí misma y sin necesidad de trámites ulteriores, expresamente lo inserta", argumenta el magistrado.

El papel de Grau

En concreto, el tribunal de la Sección Segunda aceptó los argumentos expuestos por los regidores socialistas al incidir en el papel que Grau habría desplegado en las negociaciones de los convenios que fueron suscritos en 2004, 2005 y 2006 para la celebración de los Valencia Summit, por cuya organización el Instituto Nóos percibió 3,6 millones de euros, a pesar de que para ello únicamente empleó 910.600 euros.

Se trata de unas contrataciones en el marco de las cuales, según la Audiencia, se orilló el interés general, se prescindió de los cauces administrativos de contratación, no se llevó a cabo ningún estudio previo de viabilidad ni de ajuste a los precios de mercado así como tampoco se fiscalizó el desarrollo del convenio ni se pidió al Instituto Nóos que justificara el destino de los fondos recibidos.

Unas pautas que eran obligadas, añadía la Audiencia, al recalcar que los fondos que manejaba la FTVCB, entidad que junto a la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA) y Nóos plasmó su firma en el convenio de 2004 y en las dos addendas posteriores, y de cuyo Consejo Rector era miembro Grau, eran de naturaleza pública.

En contra de estas consideraciones, el vicealcalde defendió el carácter privado de la FTVCB y negó por tanto que desde el Consistorio valenciano hubiera podido producirse un desvío de fondos públicos con motivo de la organización de los eventos. Asimismo, apuntó que el precio de los Valencia Summit vino dado desde Cacsa, previa determinación por parte del Instituto Nóos presidido entonces por Iñaki Urdangarin.

Según un informe de la Agencia Tributaria, sólo en 2004 Nóos destinó a la preparación del primer Valencia Summit 194.436 euros, a pesar de que para ello había percibido un total de 1,044 millones públicos.

Un año después, de los 1,5 millones que recibió, tan sólo gastó en facturas de la segunda edición 395.597 euros, mientras que en lo que a la tercera edición se refiere, el Instituto recibió 1,049 millones, de los que empleó 320.635 euros para el evento. Así, hasta un total de 3,6 millones de euros recibió Nóos de la Administración pública valenciana por las tres ediciones del evento deportivo.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente