Anterior El Parlament balear prohíbe la muerte del toro durante las corridas Siguiente I Arriba Ir arriba
 El arte del Perfume
Un cuenco con la esencia de uno de los perfumes de la muestra. Rafael Muñoz

El 'Arte del Perfume' se expone el Madrid

  • El CBA analiza el perfume como forma de expresión

  • Ocho aromas históricos se vinculan con ocho corrientes artísticas

  • Es una muestra interactiva para desarrollar el olfato y la creatividad

|

Una sala blanca llena de paneles de metacrilato transparente con textos en color blanco y enormes bolas. Dentro de cada una de ellas hay un pequeño cuenco con piedras blancas que sujetan un líquido de color suave. Poco más.

Es una habitación aséptica, inquietante, fría. Hasta que aparecen ellos. Los aromas. Nada más acercarte a los recipientes, el cerebro despierta y hasta con los ojos cerrados la sala se siente distinta, llena de color, de emociones.

El Círculo de Bellas Artes acoge una peculiar exposición titulada El Arte del Perfume, una ocasión para conocer el alma de ocho fragancias famosas, eternas. Ellas son las protagonistas.

“Todas las fragancias se han colocado de la misma manera para incentivar el trabajo olfativo pero que no esté eclipsado por el frasco o la campaña publicitaria del perfume”, comenta el comisario Chandler Burr, un afamado experto en perfumería.

Nuevas formas de acercarse al perfume

Jesús Cano ha diseñado la exposición que cuenta con un viaje en la historia de las fragancias. Un recorrido por las sensaciones que va desde 1889 hasta 2014. “Es otra manera de descubrir los aromas, aportando una nueva lectura a la historia del perfume”, cuenta Cano.

Las fragancias se relacionan con ocho corrientes artísticas. Jicky, de Guerlain, con el romanticismo; Chanel Nº5, con el Modernismo; Angel, de Thierry Mugler, con el Surrealismo; Prada Amber, con el Neo-Románticismo; Eau de Lierre, de Diptyque, con el Fotorrealismo: J´Adore, de Dior, con el Figurativo Contemporáneo; Aqua Universalis, de Maison Francis Kurkdjian; y Aura, de Loewe, con el Retro Siglo XX.

Aura, realizado por Emilio Valeros, es el único español de la muestra. Un clásico de nuestra perfumería que gana las batallas de las modas y del paso del tiempo.

Un escenario aséptico, frío

Llama la atención que no haya frascos de perfumes, algunos más famosos que los aromas y con la firma de grandes diseñadores de todos los tiempos. Pero es algo buscado.

Cano cuenta que lo normal es que en televisión y radio se vendan los perfumes con adjetivos como cálido, enigmático, deseable, irreal… “Eso se hace para vender un estilo de vida pero lo que se hace es pasar por alto lo que es el perfume en realidad”.

La muestra tiene como precedente la que se hizo en el Museo del Arte y Diseño de Nueva York que fue un éxito de público. ¡Tuvo 150.000 visitantes! En Madrid estará abierta hasta febrero de 2015.

Otras actividades

En estos días se harán conferencias sobre el perfume como arte, el backstage de la profesión y su relación con la moda. También habrá un taller para niñas y niños organizado por la casa Chanel para que aprendan a desarrollar el sentido del olfato.

Un taller pedagógico que invita a descubrir la mítica fragancia Chanel Nº5 practicando ejercicios de memoria olfativa. Quizá entre ellos esté la nueva nariz experta de la perfumería española.

Y es que esta profesión tiene mucho de románticismo, de belleza. Y descrito en palabras de Jesús Cano suena, incluso, a poesía: “El olfato es el camino más corto para llegar a las emociones”.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente