Anterior La exfiscal venezolana Luisa Ortega, huida a Brasil, afirma tener pruebas de corrupción contra Maduro Siguiente La célula de Alcanar: claves de su radicalización Arriba Ir arriba
Rajoy defiende que la actuación del Gobierno en el 9N ha sido "proporcionada, equilibrada y sensata"

Rajoy califica el 9N de "profundo fracaso" del independentismo y descarta un nuevo referéndum

  • El presidente insiste en que "lo que era ilegal hace un año lo sigue siendo hoy"

  • Defiende que la actuación del Gobierno fue "proporcionada" y "evitó más tensión"

|

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha calificado este miércoles de "profundo fracaso del proyecto independentista" la consulta simbólica del 9N en Cataluña porque "dos de cada tres" ciudadanos decidieron quedarse en casa y ha descartado la celebración de un nuevo referéndum como pide el presidente de la Generalitat, Artur Masal que le ofrecido dialogar excepto de la "unidad de España y la soberanía nacional".

Rajoy ha defendido, además, la actuación "proporcionada" del Ejecutivo el pasado domingo -para evitar otro "tipo de fotografías que hubieran querido los organizadores", como la imagen de la retirada de las urnas- ante las críticas recibidas desde sectores del propio Partido Popular y otros partidos como UPyD, que vieron con estupefacción como finalmente se votó, a pesar de que el Gobierno dijo que no habría referéndum.

Mariano Rajoy ha comparecido por primera vez en la Moncloa tres días después de que más de 2,3 millones de catalanes salieran a la calle para participar en una consulta y el 81% de ellos se pronunciara a favor de la independencia. El domingo el encargado de trasladar la postura del Ejecutivo fue el ministro de Justicia, Rafael Catalá, lo que se interpretó como un intento de rebajar el tono de la jornada.

Como Catalá, Rajoy ha subrayado que lo que se celebró el domingo no fue un referéndum, sino un "simulacro electoral" sin censo, sin interventores y organizado por las "personas que querían ganarlo", que se convirtieron en "juez y parte". Fue, según Rajoy, un "acto de propaganda política" que se llevó a cabo contraviniendo las decisiones del Tribunal Constitucional, que suspendió por dos veces la consulta.

"Profundo fracaso del proyecto independentista"

Rajoy ha insistido en que a pesar de ser un "simulacro" y no un referéndum con valor jurídico es "ilegal" porque la Generalitat ha contravenido las disposiciones del Constitucional. Sin embargo, ha señalado que no corresponde al Gobierno hablar de las consecuencias judiciales que ello pueda tener, en un intento de desvincularse de las decisiones que pueda tomar la Fiscalía ante las críticas del Govern, que acusa al PP de presionar al Ministerio Público.

"No sé si se va a querellar, contra quién y por qué delitos", ha señalado Rajoy después de que este martes la presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, diera por hecho que la Fiscalía iba a actuar contra Artur Mas y sus consellers por "incumplir la ley".

El jefe del Ejecutivo central ha señalado que la consulta del 9N fue un "profundo fracaso del proyecto independentista" porque la "gran mayoría de los catalanes" -dos de cada tres- no acudieron a votar, lo que demuestra en su opinión la "debilidad" de los independentistas.

El presidente del Gobierno ha afirmado que se ha constatado "otra vez una verdad ya conocida, que hay muchos más catalanes que independentistas". Rajoy ha insistido en que "Cataluña es plural" y que Artur Mas "no puede llevar a cabo su objetivo sin crear una fractura en la sociedad catalana".

Rajoy descarta la celebración de "un referéndum definitivo"

Sobre la petición de Artur Mas de abrir un diálogo para celebrar un "referéndum definitivo" con garantías democráticas y validez jurídica, Rajoy ha insistido en que no lo aceptará porque "lo que era ilegal hace un año sigue siéndolo hoy".

Rajoy descarta la celebración de un "referéndum definitivo" porque sigue siendo ilegal

Rajoy ha subrayado que él nunca se ha negado al diálogo ni con el presidente catalán ni con nadie, pero ha insistido en que el diálogo debe "enmarcarse siempre en los límites de la Constitución" y la obligación que tiene como presidente del Gobierno de respetar la ley.

El jefe del Ejecutivo ha insistido que la única vía que tiene Artur Mas es plantear la reforma de la Constitución, pero ha advertido de que se opondrá "a cualquier reforma constitucional que liquide la soberanía nacional". En este sentido, ha marcado sus límites: "No voy a negociar nunca sobre la unidad de España y la soberanía nacional".

El Gobierno defiende su actuación en el 9N

Ante las críticas que ha recibido el Gobierno por no evitar que se votara el domingo en Cataluña, Rajoy ha señalado que el Ejecutivo "actuó como lo tenía que hacer" y que haber tomado la decisión de ordenar quitar las urnas hubiera servido para "generar más tensión y generar más dificultades".

El presidente del Gobierno cree que el Ejecutivo se actuó con "proporcionalidad" y "mesura, evitando así "otro tipo de fotografías" que les hubiera gustado, en su opinión, a los organizadores de la consulta.

En este sentido, ha señalado que los jueces de guardia que recibieron el domingo una veintena de denuncias sobre la celebración de la consulta, descartaron tomar medidas cautelares como la retirada de las urnas por ser desproporcionada.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente