Anterior Mugabe se resiste a dimitir pero su partido le somete a una moción de censura Siguiente Barcelona se queda en primera ronda sin la Agencia Europea del Medicamento, que se irá a Ámsterdam Arriba Ir arriba
Cráneo de Kostenki 14, el hombre que vivió en el oeste de Rusia hace más de 36.000 años.
Cráneo de Kostenki 14, el hombre que vivió en el oeste de Rusia hace más de 36.000 años. Peter the Great Museum

Los hombres del Paleolítico sobrevivieron a la edad de hielo y colonizaron Europa

  • El genoma del europeo moderno es más antiguo de lo que se pensaba

  • Europa fue colonizada por una única ‘metapoblación’ del Paleolítico

  • El genoma de Kostenki 14 revela interacciones con los neandertales

|

El ADN del fósil de un hombre que vivió en el oeste de Rusia hace más de 36.000 años, Kostenki 14, ha revelado que cazadores y agricultores del Paleolítico sobrevivieron a la última glaciación, colonizaron Europa, se mezclaron con neandertales hace 54.000 años y después se dividieron en al menos tres grupos antes de que Kostenki 14 viviera.

Las piezas básicas del genoma europeo moderno son, por tanto, más antiguas de lo que pensaban los científicos. Su origen se remonta al Paleolítico Superior, hace entre 50.000 y 100.000 años, según informa Sinc.

El estudio, que se publica esta semana en la revista Science y que ha sido liderado por el Centro de GeoGenética de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), traza un calendario más detallado de la historia de los primeros europeos, que aún sigue sin estar del todo escrita.

Según los nuevos hallazgos, las tierras de Europa fueron colonizadas durante 30.000 años por una única ‘metapoblación’ formada por cazadores y agricultores del Paleolítico, que superaron la última glaciación.

Dispersión de los ancestros del humano moderno

Los ancestros de los humanos modernos salieron de su tierra original, en África, y se dispersaron por Eurasia. Después de mezclarse con neandertales -en un encuentro que el nuevo estudio data hace 54.000 años-, la población ancestral enseguida se habría dividido en “por lo menos” tres grupos iniciales.

Concretamente desde Eurasia occidental, Asia oriental y un linaje desconocido hace menos de 36.000 años. Sus descencendientes desarrollarían toda la diversidad de rasgos que hoy puebla Europa.

Cada grupo tuvo una trayectoria propia, se mezclaron los unos con los otros en función de sus distribuciones geográficas, y estas seguían su propia dinámica en función de los efectos de la última glaciación en los ecosistemas de Eurasia”, ha comentado Marta Mirazón Lahr, directora del Laboratorio Duckworth en la Universidad de Cambridge y coautora del estudio.

Las comunidades se mezclaron y fragmentaron, sufrieron cambios culturales, pasaron por un cambio climático, pero siguieron unidas por el mismo hilo genético, que no cambió de manera significativa hasta que los vecinos granjeros de Oriente Medio llegaron hace 8.000 años, trayendo con ellos la agricultura y un color de la piel más claro.

Análisis genético de Kostenki 14

El análisis genético de K14 demuestra que antes de que él viviera, los ancestros de los europeos modernos “ya se habían separado de los otros grupos, y que a partir de entonces se formó la metapoblación europea, en la cual pequeños grupos de cazadores se expandieron, colonizaron nuevos territorios, se aislaron, adquirieron algunas características propias, y luego se extinguieron o se volvieron a mezclar con otros grupos de europeos”, explica Mirazón Lahr.

Este proceso creó periodos de unidad cultural sobre espacios inmensos que acabaron durante el último máximo glacial, “cuando la población europea se fragmentó en refugios ecológicos”, apunta la coautora.

En este periodo, algunas poblaciones pudieron sobrevivir a la fase climática extrema y seguir acumulando sus características genéticas. Ejemplo de ello son los pueblos mesolíticos de Europa.

Según los análisis, el ADN de K14 era similar a Mal’ta, un chico de 24.000 años de edad hallado en el centro de Siberia, que pertenecía a los europeos del Mesolítico. Pero además, K14 compartió muchas variantes de genes con los granjeros europeos del Neolítico y de poblaciones contemporáneas de Oriente Medio.

Único encuentro con neandertales

El análisis de K14 recoge además otras informaciones. Una de ellas apunta a las interacciones prehistóricas con los neandertales. “El genoma de Kostenki, al tener más de 36.000 años, tiene la misma edad que las últimas poblaciones neandertales en Europa, y podría inclusive, haber sido mitad neandertal. Pero no es así”, subraya Mirazón Lahr.

Según el estudio, el genoma de K14 sugiere que hubo “un único momento de mezcla en el cual nuestros ancestros tuvieron individuos neandertales dentro de su grupo”, añade la científica.

K14 pudo albergar cerca del 1% más de ADN neandertal que los humanos modernos. Esto se debe a que los genes no tuvieron tanto tiempo para combinarse después del cruce entre neandertales y humanos.

Otro aspecto que revela el genoma de K14 es su aspecto. “Ahora sabemos que las poblaciones paleolíticas de Europa tuvieron piel oscura hasta hace muy poco. K14 tenía también piel oscura y sus ojos eran marrones”, asegura la investigadora.

Los resultados muestran una compleja imagen de la colonización de Europa por los humanos y sugieren que las contribuciones genéticas de los primeros euroasiáticos a las poblaciones modernas europeas no llegaron a través de diversos eventos migratorios desde Asia hacia Europa, sino por un flujo de genes procedente de varias direcciones.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente