Anterior Mugabe se resiste a dimitir pero su partido le somete a una moción de censura Siguiente Barcelona se queda en primera ronda sin la Agencia Europea del Medicamento, que se irá a Ámsterdam Arriba Ir arriba
Imagen de archivo de la infanta Cristina el día de su declaración como imputada
Imagen de archivo de la infanta Cristina el día de su declaración como imputada. AFP

La Audiencia de Palma decide si mantiene a la infanta Cristina imputada para que sea juzgada

  • El instructor mantuvo su imputación por dos delitos fiscales y uno de blanqueo

  • La infanta todavía podría eludir el banquillo aunque no la desimputen

|

La Audiencia de Palma decide este viernes si mantiene la imputación de la infanta Cristina por presunto fraude fiscal y blanqueo de capitales para que sea juzgada junto a su marido, Iñaki Urdangarinpor el caso Nóos

El tribunal tiene que resolver en total 14 recursos contra el auto con el que el juez José Castro puso fin a la instrucción de esta causa judicial el pasado mes de junio describiendo los supuestos delitos cometidos y señalando a los presuntos autores que deberían, a su juicio, sentarse en el banquillo.

La decisión de la Audiencia de Palma no es recurrible aunque la infanta todavía tendría una última oportunidad de evitar el banquillo si la mantienen imputada cuando el instructor dicte el auto de apertura de juicio oral. En cambio, si el tribunal decide este viernes desimputarla, se librará definitivamente de ir a juicio como acusada, según informan fuentes jurídicas a RTVE.es.

Castro mantiene imputada a la duquesa de Palma por dos delitos fiscales y uno de blanqueo al apreciar "sobrados indicios" de que se lucró personalmente y facilitó que lo hiciera su esposo a través de Aizoon, una empresa pantalla que compartían al 50% y a la que se desvío parte del dinero que presuntamente Urdangarin logró ilícitamente a través del Instituto Nóos con el fin de defraudar a Hacienda y pagar gastos personales del matrimonio, entre ellos, la reforma del palacete de Pedralbes.

El caso Nóos es una pieza separada del caso Palma Arena que investiga la presunta malversación de más de seis millones de euros de dinero público a través del Instituto Nóos, una supuesta entidad sin ánimo de lucro puesta en marcha por el duque de Palma y su exsocio, Diego Torres, para "rentabilizar económicamente" el matrimonio del primero con la infanta, según el instructor, y que consiguió contratos millonarios de los gobiernos autonómicos de Baleares y Valencia entre 2004 y 2007.

Segunda vez que la Audiencia se pronuncia sobre su imputación

Es la segunda vez que la Audiencia de Palma tiene que pronunciarse sobre la imputación de la infanta. De hecho, el tribunal que tomará la decisión es el mismo que la desimputó por primera vez en mayo de 2013. Los magistrados que lo integran son Diego Gómez-Reino -el ponente-, Mónica de la Serna y Juan Jiménez. 

El instructor José Castro la imputó por primera vez en abril de 2013 por "cooperación necesaria" al consentir supuestamente que su marido usara su parentesco con la Casa Real para conseguir contratos para Nóos, pero un mes después la Audiencia de Palma dejó sin efecto esta decisión al no hallar "indicios vehementes" de que la infanta conociera el presunto "plan criminal" de Urdangarin y su exsocio, Diego Torres.

Sin embargo, la Audiencia de Palma pidió a Castro que siguiera investigando a la hermana más pequeña del rey por si había cometido delito fiscal a través de Aizoon. Fruto de las nuevas investigaciones, en enero de 2014 el instructor del caso Nóos volvió a imputar a la infanta, esta vez por fraude fiscal y blanqueo, al considerar que Urdangarin "difícilmente" podría haber cometido los delitos investigados sin su "conocimiento y aquiescencia" y la citó a declarar.

En su declaración, la infanta basó su defensa en el desconocimiento de los negocios de su marido y en la confianza que tenía en él, pero no fue suficiente para que Castro le levantara la imputación en el auto con el que puso fin a la instrucción del caso Nóos.

La decisión sobre la infanta no es recurrible

Si la Audiencia de Palma decide este viernes desimputar a la infanta, la hija pequeña del rey Juan Carlos I habrá eludido el banquillo definitivamente porque la decisión no es recurrible. En ese caso, no obstante, acudiría como testigo a petición de la Fiscalía.

¿Y si decide mantener la imputación? ¿Eso significaría que se sentará en el banquillo sí o sí? No necesariamente. Aunque el tribunal la mantuviera imputada este viernes todavía podría evitar ser una de las acusadas en el juicio.

Que la infanta se siente en el banquillo no solo depende de la decisión de este viernes de la Audiencia de Palma, sino también de la interpretación que se haga sobre si las acusaciones populares, en este caso Manos Limpias, pueden pedir la apertura de juicio oral.

Y en este caso será clave saber si de mantenerla imputada lo hace solo por delito fiscal o también por blanqueo.

La clave de las acusaciones populares

La llamada doctrina Botín establece que para que un procedimiento abreviado como este siga adelante es necesario que la Fiscalía y la acusación particular -la Abogacía del Estado en el caso del delito fiscal- presenten acusación y en este caso ambas se han pronunciado siempre en contra de la imputación de la infanta. Pero es difícil aventurar qué puede pasar porque esta doctrina no siempre se ha aplicado igual.

En cualquier caso, una vez que se conozca la decisión de la Audiencia de Palma, las acusaciones tendrán que presentar sus escritos solicitando las penas que piden para cada uno de los imputados para que el juez Castro pueda dictar el auto de apertura de juicio oral.

Una vez que tenga estos escritos, el juez José Castro tendrá que decidir si lleva a la infanta a juicio finalmente o si dicta el sobreseimiento del procedimiento judicial abierto contra ella. Solo podrá recurrirse la decisión en el caso del sobreseimiento, si Castro la incluye como acusada en el auto de apertura de juicio oral se tendrá que sentar en el banquillo.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente