Anterior Al menos 16 soldados afganos muertos por error en un ataque del Ejército americano Siguiente El tren de Rigoberto Urán tiene parada en el Vélodrome de Marsella Arriba Ir arriba
Bruselas cree que España crecerá cuatro décimas menos en 2015 y que no cumplirá el déficit

Bruselas cree que España crecerá cuatro décimas menos en 2015 y que no cumplirá el déficit

  • Rebaja hasta 1,7% el avance del PIB, frente al 2,1% que preveía en mayo

  • Sitúa el déficit del año que viene en 4,6%, tres décimas por encima del objetivo

  • Retrasa hasta 2016 el crecimiento de más del 2% que preveía para 2015

  • Aunque mejora los datos de paro, sus cálculos son peores a los del Gobierno

|

La Comisión Europea ha rebajado su previsión de crecimiento de España para el año que viene, al situar el avance del PIB en un 1,7%cuatro décimas menos del 2,1% que estimaba hace unos meses, debido a la ralentización de la eurozona. De esta forma, en su previsiones de otoño publicadas este martes, Bruselas retrasa a 2016 la consolidación del crecimiento, con un avance superior al 2%. Tampoco cree que España pueda cumplir el objetivo de déficit público de 2015, ya que estima que el desequilibrio presupuestario será del 4,6% en lugar del 4,3% comprometido.

Pese a la ralentización que reflejan estas cifras, el Ejecutivo comunitario se muestra optimista respecto a la evolución de la economía española y titula el capítulo dedicado al país como "Esperada consolidación del crecimiento del PIB y el empleo".

"Aunque se espera una modesta desaceleración en la segunda mitad de este año, se prevé que la recuperación se refuerce después por el aumento de la confianza, la relajación de las condiciones de financiación y la mejora de las perspectivas del mercado laboral", resume el análisis sobre España.

Sin embargo, advierte también que los riesgos para esa consolidación del crecimiento "no son despreciables" y están relacionados, sobre todo, con el hecho de que "la recuperación de la eurozona será más lenta de lo esperado".

2014
2015
2016
Crecimiento económico (PIB)
1,2%
(1,1% anterior)
1,7%
(2,1% anterior)
2,2%
Tasa de paro
24,8%
(25,5% anterior)
23,5%
(24% anterior)
22,2%
Déficit público
5,6%
(objetivo 5,8%)
 4,6%
(objetivo 4,2%)
3,9%
(objetivo 2,8%)
Deuda pública
98,1%
(100,2% anterior)
101,2%
(103,8% anterior)
102,1%
Inflación media del año
-0,1%
(0,1% anterior)
0,5%
(0,8% anterior)
1,2%

El consumo privado, al frente del repunte

Según los cálculos de la Comisión Europea, la mejora de España llegará de la mano del consumo privado, que creció más de lo esperado en la primera mitad de este año y que, tras un bache en el segundo semestre, volverá a rebotar durante 2015, favorecido por una reducción del paro que será mayor a la adelantada en las previsiones de primavera para ambos ejercicios.

Esos factores han sido subrayados por el nuevo comisario de Asuntos Económicos, el francés Pierre Moscovici, que ha destacado en una rueda de prensa los avances en el mercado laboral, influirán en el crecimiento que, a su vez, repercutirá "en una mejora de las condiciones de financiación y la confianza".

Bruselas rebaja los datos de crecimiento de España para 2015

Esto compensará en parte la contracción del sector exterior, que en 2014 restará un 0,2% al PIB y cuya aportación al avance de la economía será nula en los dos años siguientes.

El consumo privado "se acelerará progresivamente, respaldado por un crecimiento positivo del empleo y los crecientes ingresos reales disponibles; a esto último también ayudará la inflación muy baja, e incluso negativa que se registrará en el corto plazo", señala el informe.

De hecho, Bruselas espera que España registre en 2014 una inflación media negativa (-0,1%), frente al 0,1% estimado en sus previsiones anteriores. Según sus cálculos, los precios repuntarían ligeramente al año siguiente, aunque con menos fuerza de la esperada previamente.

El crecimiento del 2% se retrasa hasta 2016

Al comprobar el detalle de las cifras, se comprueba que Bruselas retrasa a 2016 la consolidación del crecimiento del PIB español que en mayo estimaba para 2015.

Moscovici ha justificado este empeoramiento por el efecto arrastre que tendrá la ralentización de finales de este año sobre el principio del que viene, así como por el frenazo de la recuperación que se registrará en la zona euro, donde la Comisión Europea ha rebajado a la mitad sus previsiones para Alemania, Francia e Italia.

Así, ha mejorado levemente su previsión de crecimiento para 2014, al elevarla desde el 1,1% al 1,2%, por el buen comportamiento del consumo privado en los dos primeros trimestres del año, "más fuerte de lo esperado", según Moscovici, lo que ha llevado a que haya una mejora en el conjunto del ejercicio pese a la desaceleración esperada para el segundo semestre.

Pese a esa revisión al alza, la estimación de Bruselas sigue por debajo de la del Gobierno de España, que espera un crecimiento del 1,3% para este año y del 2% para 2015.

Según la Comisión Europea, la desaceleración de final de año se extenderá al principio de 2015, según ha explicado el comisario al explicar el recorte en el avance esperado para el año próximo. Por eso, las nuevas previsiones comunitarias retrasan el incremento esperado antes para 2015 hasta 2016, cuando estima un crecimiento del 2,2% del PIB.

Pese a esa revisión de datos, durante su intervención en la XVII edición del Congreso Nacional de Empresa Familiar, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado que España crecerá este año cuatro décimas más que el conjunto de la zona euro, seis décimas más en 2015 y cuatro décimas más en 2016. "Esto no hace sino ratificar lo que dice FMI", ha señalado el jefe del Ejecutivo, tras insistir en que España crecerá más que las otras tres grandes economías de la Unión Europea.

Baja el déficit, pero no se cumple el objetivo

En el resto de indicadores, destaca la evolución marcada por el Ejecutivo comunitario para el déficit público, ya que España cumpliría el objetivo comprometido para este año (en el que no se incluye las ayudas bancarias), mientras que incumpliría los de los dos años siguientes.

Hay que destacar que el margen por el que se sobrepasaría el objetivo de 2015 se ha reducido notablemente desde las previsiones de primavera (del 6,1% se ha pasado a 4,6%), debido "a que la mejora de las perspectivas económicas y los ahorros resultantes de las reformas aprobadas compensarán de sobra las anunciadas rebajas de impuestos y cierta relajación en la política de despidos del sector público".

Según Bruselas, el gasto en pensiones e intereses de deuda "seguirá aumentando", pero se verá compensado por la reducción de las prestaciones por desempleo y "la aplicación de la nueva fórmula de indexación de las pensiones", que desvincula su incremento del IPC.

Todo esto se refleja en los cambios que ha introducido en su previsión de gasto público: mientras esperaba una caída del 0,8% en 2014, ahora estima que aumentará un 0,4%, lo que llevará a aumentar los recortes el año que viene (de la prevista reducción del 0,7% pasa a una disminución del 1,4%) y en 2016 (-0,4%).

Respecto a la deuda, la Comisión reduce el peso de la deuda pública este año y el próximo, de forma que retrasa hasta 2015 el salto del 100% del PIB que antes creía iba a producirse este mismo año. En concreto, 2014 terminará con un endeudamiento público del 98,1% y al cierre de 2015 se alcanzará el 101,2%. En 2016 se prevé que continúe la progresión, con un 102,1% de deuda pública al final del ejercicio.

Leve mejora en la tasa de paro

También llama la atención la previsión para la tasa de paro, que mejora en los tres años analizados por Bruselas, que confía en que 2016 haya bajado del 23% y se sitúe en un 22,2% de la población activa.

Además, confía en que "la contracción de la población activa se elimine progresivamente" y que la mejora del mercado laboral se vea "favorecida por la continuidad de la moderación salarial y modestos incrementos del coste laboral unitario".

A pesar de que las estimaciones comunitarias para este año (24,8%) y el próximo (23,5%) son menores a sus anteriores cálculos, siguen por encima de los del propio Gobierno español, que asegura que 2014 se cerrará con un 24,7% de desempleo y 2015, con un 22,9%.

Por contra, en el indicador de creación empleo, el Ejecutivo comunitario eleva la previsión de este año (de 0,4% sube a 0,7%) y rebaja la de 2015, al dejarla en un 1,1% (frente al 1,2% adelantado en mayo).

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente