Enlaces accesibilidad

Virus del Ébola

Todos los contactos de la auxiliar que se contagió de ébola salen del Carlos III tras recibir el alta

  • Entre ellos está el marido de Teresa, Javier L., que ha estado asintomático
  • En total, once personas han recibido el alta tras 21 días en cuarentena
  • Solo sigue ingresada la auxiliar, tras haber dado negativo en los test

Por
Reciben el alta diez de las once personas que permanecían en observación en el Hospital Carlos III

Las once personas que permanecían aisladas bajo observación en el Hospital Carlos III de Madrid por el contacto con la auxiliar de enfermería que se contagió de ébola, Teresa R., han abandonado este lunes el centro sanitario tras recibir el alta al haber superado sin síntomas los 21 días de incubación del virus del Ébola

Entre ellos se encuentra el marido de la sanitaria, Javier L., que ha comparecido ante la prensa ya por la tarde para explicar que él y su mujer van a emprender acciones legales contra el consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez. "Ella nunca fue culpable. Es una historia plagada de errores y desaciertos políticos", ha señalado Javier.

Teresa seguirá ingresada unos días más en el hospital, aunque ya ha superado la enfermedad del Ébola. La auxiliar de enfermería ha asegurado en conversación telefónica con Televisión Española que está "feliz" tras haber superado el ébola, aunque a la vez se siente "encarcelada", casi como una "delincuente", por todo el tiempo que lleva aislada en el centro sanitario.

Una cuarentena "muy dura"

Entre las once personas que han abandonado el hospital este lunes se encuentra el último médico que atendió a la auxiliar de enfermería en el Hospital de Alcorcón antes de su ingreso, Juan Manuel Parra Ramírez, quien ha asegurado que la cuarentena ha sido "muy dura", pero que "la gran alegría" la ha dado Teresa al sobrevivir a esta enfermedad.

Este facultativo, que denunció fallos en el protocolo de atención a los enfermos del ébola a través de una carta, también ha agradecido el trato recibido tanto por parte del personal del centro sanitario como desde fuera.

Otras de las personas que ha hablado con la prensa a su salida del centro hospitalario es Javier Solano, uno de los médicos residentes del Hospital de Alcorcón que trató a Teresa en un primer momento a las órdenes de Parra en la Unidad de Urgencias. "Quiero dar las gracias a los compañeros del Carlos III y del Hospital de Alcorcón por todo el apoyo recibido. Nos hemos visto abrumados por todo ese apoyo", ha indicado.

Asimismo, ha dado un mensaje de ánimo a Teresa R., que espera que salga en los próximos días. Preguntado por si volvería a tratar a un paciente de ébola ha respondido: "Si me hubieran dicho que el precio a pagar, aunque fuese un pequeño grano arena, hubiesen sido tres semanas de aislamiento, lo hubiera hecho las veces que hiciera falta realmente", ha aseverado.

Solano también ha aprovechado la ocasión para lanzar un mensaje a la sociedad para que "se dé cuenta de que existen miles de hombres y mujeres como Teresa, que están siendo afectados por el ébola en Africa Occidental y los Gobiernos del primero mundo no han hecho hasta ahora los esfuerzo necesarios para erradicar esta enfermedad".

Se descartan contagios previos a conocer que estaba infectada

El resto de personas que han recibido el alta y que eran contactos de alto riesgo son un celador, cuatro enfermeras que tuvieron contacto con Teresa R. y otros dos médicos del SUMMA y el Carlos III. También ha salido ya del hospital la persona que utilizó la misma ambulancia que trasladó a la auxiliar de enfermería al Hospital de Alcorcón y que era considerado un contacto de bajo riesgo.

Los contactos de la auxiliar que se contagió de ébola podrían recibir este lunes el alta

Con estas altas se descarta cualquier contagio que se haya podido producir en los días previos al ingreso de Teresa R. en el Carlos III de Madrid, cuando aún se desconocía que la auxiliar de enfermería estaba infectada por el virus del Ébola.

La semana pasada ya se dio de alta a cinco de las ingresadas. Se trata de las dos peluqueras que depilaron a Teresa R. antes de saber que tenía el virus, la médico de familia que le atendió en el centro de salud de Alcorcón, una limpiadora de este mismo centro y una amiga de la auxiliar de enfermería.

Noticias

anterior siguiente