Enlaces accesibilidad

El déficit público bajó al 6,8% en 2013 y la deuda, al 92,1% por el cambio del cálculo del PIB

  • El dato previo del déficit de España, con ayudas a la banca incluidas, era 7,1%
  • Sin esa ayudas, acabó en un 6,3%, por debajo del 6,5% fijado por Bruselas
  • La deuda pública alcanzaba el 93,9% con la metodología anterior

Por
Billetes y monedas de euro
Billetes y monedas de euro Getty Images/iStockphoto Getty Images

El nuevo cálculo del PIB ha producido cambios en el déficit y la deuda públicos de todos los países europeos, incluida España. Así, según ha publicado este martes Eurostat, el déficit español se situó en 6,8% al final de 2013 (incluyendo las ayudas a la banca) y la deuda pública fue de 92,1%, ambas tasas inferiores a las que había con la metodología anterior: 7,1% y 93,9%, respectivamente.

Sin contar las ayudas a la banca -que suman 0,5 puntos porcentuales, pero no computan en el procedimiento por déficit excesivo-, el déficit español se situó al cierre del año pasado en el 6,3%, por debajo del 6,5% comprometido con Bruselas antes de la revisión del cálculo del PIB.

Esta modificación del déficit y la deuda públicos se produce, entre otras cosas, al recalcular ambos indicadores con el nuevo PIB que -al incluir actividades ilegales, contabilizar como inversión lo que antes eran gastos en I+D y Defensa, y reclasificar algunos gastos públicos como estatales- situó el tamaño de la economía española en 1,049 billones de euros en 2013.

Hasta ahora, y en función del anterior PIB, Eurostat estimaba que España había cerrado el año pasado con un déficit público del 7,1% (con ayudas a la banca) y del 6,6% (excluyendo las ayudas bancarias).

Así, el déficit de España en 2013 se situó en 71.291 millones de euros, teniendo en cuenta las ayudas públicas concedidas a la banca, mientras que su deuda pública se elevó hasta los 966.181 millones de euros al final de 2013. Esto supone una reducción del déficit en 0,3 puntos porcentuales y una caída de la deuda de 1,8 puntos porcentuales debido a la revisión respecto a los datos anteriores para el mismo período.

A pesar de esa ligera reducción, España es el tercer país de la UE con mayor déficit público, por detrás de Eslovenia (14,6%) y Grecia (12,2%). Le siguen Reino Unido (5,8%), Irlanda (5,7%), Croacia (5,2%), Chipre y Portugal (ambos con 4,9%), Francia (4,1%) y Polonia (4%).

Modificados los indicadores de 2010 a 2013

Según la oficina estadística europea, en las variaciones en el déficit público de España también han influido otras razones, como los cambios en el momento de registrar las transferencias del Gobierno central que han influido en el déficit de 2011 y la actualización de datos, en el caso de la revisión de 2013.

Eurostat también ha modificado el déficit para años anteriores. Así, en 2012, el desequilibrio entre gastos e ingresos públicos fue del 10,3% (en lugar del 10,6% derivado del anterior PIB); 2011 terminó con un 9,4% de déficit (frente al 9,6% previo), y en 2010, esa diferencia fue del 9,4% (9,6% con el cálculo anterior de PIB).

En cuanto a los cambios en el cálculo de la deuda, la subida en 2013 de la deuda española en valores absolutos del 0,5 puntos (ocasionada al reclasificar varias unidades públicas como estatales) se vio compensada a la baja en 2,3 puntos por el aumento en paralelo del PIB español.

Respecto a los ejercicios anteriores, la oficina europea estima ahora que la deuda terminó 2012 en el 84,4% (el cálculo anterior era de 86%); en 2011 cerró en el 69,2% (frente al 70,5% previo), y al final de 2010 se situó en 60,1% (en lugar del 61,7% anterior).

La UE cerró 2013 con 3,2% de déficit y 85,4% de deuda

Todos los países de la Unión Europea han visto recalculados esos indicadores, ya que todos han tenido que modificar la metodología para obtener su producto interior bruto. Como consecuencia de esos cambios, también ha variado el déficit público del conjunto de la UE -que ha bajado desde el 3,3% al 3,2% para 2013- y de la eurozona, que ha pasado de 3% a 2,9%.

En siete países de los 28 que componen la UE empeoró el dato de déficit público de 2013: Bélgica (de 2,6% pasó a 2,9%), Estonia (subió al 0,5% desde el anterior 0,2%), Croacia (de 4,9% se elevó a 5,2%), Lituania (de 2,2% subió a 2,6%), Hungría (de 2,2% pasó a 2,4%), Finlandia (alcanzó el 2,4% desde el 2,1%) y Suecia (subió al 1,3% desde 1,1%).

En dos países que ya tenían previamente superávit, mejoró esa diferencia: Alemania, que pasó de un equilibrio en sus cuentas a un superávit del 0,1%, y Luxemburgo, donde los ingresos públicos superaron a los gastos en un 0,6% en lugar del 0,1% previo.

Y en otros tres Estados miembros, el déficit se mantuvo igual que con el PIB anterior: Austria (1,5%), Portugal (4,9%) y Reino Unido (5,8%).

En los restantes 16 países, el déficit se redujo. Las mayores caídas fueron las de Irlanda (que rebajó su déficit de 2013 desde 7,2% a 5,7%), Grecia (pasó de 12,7% a 12,2%) y Chipre (bajó desde 5,4% a 4,9%).

Respecto a la deuda pública, la tasa sobre el PIB aumentó en siete países: Bélgica (de 101,%% pasó a 104,5%), Dinamarca (de 44,5% subió a 45%), Estonia (se elevó desde 10% a 10,1%), Croacia (desde 67,1% pasó a 75,7%), Letonia (subió a 38,2% desde el 38,1% anterior), Luxemburgo (pasó de 23,1% a 23,6%) y Austria (alcanzó 81,2% desde el 74,5% previo).

En el resto de los miembros de la UE, el porcentaje de deuda sobre PIB bajó con el nuevo cálculo. Las mayores reducciones se registran en Chipre (que pasa de 111,7% de deuda a 102,2%), Holanda (desde 73,5% reduce a 68,6%) Italia (que baja desde 132,6% a 127,9%), Reino Unido (cae de 90,6% a 87,2%) y Malta (disminuye desde 73% a 69,8%).

Noticias

anterior siguiente