Anterior Ábalos afirma que "el Podemos de Iglesias no tiene estrategia en Cataluña" y está "arrastrado" por Colau Siguiente Un ataque contra una mezquita mata a 235 personas en Egipto, el atentado más mortífero de su historia reciente Arriba Ir arriba
Los abuelos de la animación en La Casa Encendida

En la trastienda del cine de animación

  • Ladislas Starewitch, Jan Svankmajer y los hermanos Quay, referentes del género

  • La Casa Encendida de Madrid inaugura la exposición 'Metamorfosis'

|

Nombres como los de Tim BurtonJohn LasseterNick ParkTerry Gilliam o Wes Anderson son sinónimo de mundos fantásticos y animados únicos que han marcado el cine del cambio de siglo y comienzo del XXI, y además rompiendo la taquilla. Pero, estos padres de la animación actual, también tienen unos referentes, a los que podríamos considerar los abuelos de la animación: el ruso Ladislas Starewitch y el checo Jan Svankmajer, junto a los estadounidenses hermanos Quay -cineastas de culto en activo-, son los protagonistas de la muestra que nos introduce en el mundo grotesco y fantasmagórico de estas figuras clave de este tipo de cine.

Metamorfosis. Visiones fantásticas de Starewitch, Svankmajer y los hermanos Quaydesde el 2 de octubre al 15 de enero en La Casa Encendida de Madrid, nos sumerge en el inquitante mundo de estos creadores a través de marionetas, dibujos, fotografías, esculturas y, por supuesto, de su filmografía.

El objetivo de la muestra, comisariada por Carolina López y que ya ha pasado por el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, es redescubrir a este grupo de artistas de imaginación radical y releerlos "en el marco del presente cultural y contextualizar su potencial subversivo".

Insectos, surrealismo y objetos diminutos

Ladislas Starewitch (1882-1965), ruso de familia polaca que se asentó en París a partir de 1920, es el auténtico pionero de la animación de marionetas -el origen de la técnica de stop motion que emplearon sus sucesores-. Antropólogo de formación y entomólogo aficionado, su pasión por los insectos convirtió a estos en sus primeros personajes animados -marionetas casi indistinguibles de sus modelos disecados-, como la familia de escarabajos protagonista de una de sus películas míticas, La venganza del camarógrafo (1912). Cada una de sus cintas es una obra maestra de inventiva técnica y humor del absurdo y, aunque Hollywood llamó a su puerta gracuas a la serie de aventuras del perro Fétiche, Starewitch siguió rodando en su pequeño taller de las afueras de París con su mujer, Anna Zimmermann, como asistente y sus hijas Irene y Nina, como coguionista y actriz, respectivamente.

Pese al reconocimiento que obtuvo en la Rusia pre-bolchevique y el París de los 20 y los 30, el cineasta ruso murió en el olvido en 1965, aunque su obra comenzó a restaurarse en los 90. Para Jan Svankmajer es "el Méliès de la animación" y para los hermanos Quay, un maestro.

El checo Jan Svankmajer (1934) conjuga en su trabajo su militancia surrealista con las tradiciones culturales de su Praga natal, como el teatro negro y la vanguardia de la Lanterna Magika. Títulos como Fausto (1994) y Otésanek (2000) han sido reconocidos internacionalmente y lo han convertido en una de las figuras más fascinantes de la animación contemporánea, donde aborda temas como el sexo, la burocracia, la infancia, la comida, la descomposición, el absurdo y el humor negro. Su filmografía arranca en 1964, aunque la censura lo tuvo paralilzado entre 1972 y 1979.

Los gemelos Quay (1947) tienen como referentes a ambos creadores y, en general, toda la escena cultural centroeuropea, como Kafka, Bruno Schulz o Walerian Borowczyk. Procedentes del diseño gráfico y amantes de los objetos olvidados y de lo diminuto, su obra se distinguen por sofisticación técnica y el sentido musical de sus imágenes. Un ejemplo son sus 'dormitorium', los dioramas escenarios de sus películas en los que se mueven sus inquietantes marionetas. Siempre caminando en el filo del umbral del sueño y la vigilia, la razón y la locura y lo orgánico y lo mecánico, su multipremiado Streets of Crocodiles (1986) fue calificada por Terry Gilliam como una de las mejores obras de animación de todos los tiempos.

Este jueves 2 de octubre, cuando se inaugura la muestra, los hermanos Quay, Svankmajer y la nieta de Ladislas Starewitch, Léona Béatrice Martin Starewitch, protagonizarán un encuentro con el público.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente