Enlaces accesibilidad

Dijsselbloem seguirá al frente del Eurogrupo hasta verano de 2015 y critica la presión de España

Por
Boletines RNE - Dijsselbloem no oculta su malestar - 04/09/14

El presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, ha confirmado que tiene intención de seguir en su cargo hasta que expire su mandato en verano de 2015 y ha dicho que la presión de España para hacerse con el puesto para el ministro Luis de Guindos no es necesariamente buena para la institución.

"Me quedaré en mi trabajo al menos hasta verano del año que viene y veremos quién es candidato entonces", ha dicho Dijsselbloem en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión de la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara. El holandés no ha aclarado si buscará renovar su mandato contra Guindos y ha apuntado que "es una decisión que se tomará más tarde".

Al ser preguntado por si la batalla de España por hacerse con la presidencia del Eurogrupo es buena para la institución, Dijsselbloem ha respondido que "no necesariamente, pero así es la democracia". "Está bien, es un procedimiento abierto el año que viene, pero no hay ninguna vacante en este momento", ha insistido el presidente del Eurogrupo.

Deberíamos dedicar menos tiempo a hablar de los empleos de los políticos y más al empleo de los jóvenes

"Deberíamos dedicar menos tiempo a hablar de los empleos de los políticos y más al empleo de los jóvenes", ha resaltado.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ya dio por hecho este sábado que, pese a la presión de España, Dijsselbloem agotará su mandato e incluso aspirará a la reelección. "Sé que hay otras personas que pueden estar interesadas en este cargo, pero es un hecho que Dijssebloem completará su actual mandato y es muy probable que el año que viene sea de nuevo candidato para la presidencia del Eurogrupo", afirmó Rutte.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha señalado que la elección del próximo presidente del Eurogrupo no se decidirá hasta dentro de un año. "En cuanto al futuro, después de mediados de 2015, tomo nota de que la canciller alemana considera al señor Guindos como un candidato apto para cumplir esta función y que otros países de la eurozona comparten esta opinión", apunta.

Dijsselbloem sólo cuenta para renovar en el cargo con el apoyo de Austria y Finlandia, según la prensa holandesa, pero a su favor juega que las próximas elecciones generales en España se celebrarán en otoño de 2015 y es incierto que Guindos siga después como ministro. A menos que se convierta en un cargo a tiempo completo, el presidente del Eurogrupo tiene que ser obligatoriamente el ministro de Economía de su país.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, rechaza "entrar en polémicas con Holanda. "Lo que tengo claro es que el ministro de Economía español tiene unos apoyos muy importantes", resaltó.

"También somos conscientes de que el actual presidente del Eurogrupo tiene su periodo de mandato, pero hace dos años nadie pensaría que el ministro español de Economía fuera presidente del Eurogrupo y hoy tiene una mayoría muy importante a favor", aseguró Rajoy.

Dijsselbloem alerta de la "frágil" recuperación

Dijsselbloem, ha avisado de que la recuperación en la eurozona es "muy frágil y desigual" debido a la pérdida de impulso de Alemania, Francia e Italia y al impacto de la crisis en Ucrania y las sanciones a Rusia.

No obstante, Dijsselbloem ha apostado por mantener la política económica de la UE basada en reducir el nivel de deuda pública y privada, mejorar la competitividad con reformas estructurales y completar la reparación del sector financiero. También ha defendido medidas para reforzar el crecimiento, además de la actuación del BCE, el plan de inversión de Juncker, o el uso de la flexibilidad ya contemplada.

En su comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara, ha indicado que el crecimiento es más fuerte en países como España, Portugal, Holanda o Irlanda, lo que "tiene que ver con las reformas, que están dando resultados en estos países". Pero no resulta suficiente para contrarrestar la pérdida de impulso de Alemania, Francia o Italia.

Varios países europeos están mostrando un importante retroceso en la recuperación

"Hace un año había un optimismo general sobre la aceleración del ritmo de crecimiento. Ahora debemos darnos cuenta de que varios grandes países están mostrando un importante retroceso en esta recuperación económica y la gran preocupación de todos es que nos quedemos atrapados en este estancamiento", ha reconocido Dijsselbloem.

La crisis en Ucrania, ha subrayado el político holandés, "tiene un efecto real en nuestra economía" ya que "está afectando a la confianza de las empresas a la hora de invertir y de los consumidores a la hora de gastar", además de a las compañías europeas que hacen negocio en Rusia y Ucrania.

No existe riesgo de deflación

El presidente del Eurogrupo ha sostenido en todo caso que no existe riesgo de deflación en la eurozona, pero sí de "un largo periodo de baja inflación".

Para Dijsselbloem "no hay soluciones rápidas" a los problemas económicos de la eurozona, y la respuesta no puede venir únicamente del Banco Central Europeo, sino que "es una responsabilidad de toda la eurozona, tanto de los políticos como de los banqueros".

El político holandés ha defendido que todavía hay que esperar a los resultados de las medidas adoptadas por el BCE en junio para estimular la economía y se ha mostrado convencido de que la institución dirigida por Mario Draghi todavía no ha agotado todos sus instrumentos para combatir la crisis. Al mismo tiempo, ha subrayado que "no debemos esperar que todas las respuestas vengan del BCE y la política monetaria".

La actuación del BCE debe completarse, de acuerdo con Dijsselbloem, con el plan de inversión público-privado de 300.000 millones de euros que ha prometido Juncker, con el uso de la flexibilidad ya prevista y siempre a cambio de reformas.

"No creo que el debate sobre la política presupuestaria deba ser sobre si necesitamos acabar con el pacto de estabilidad. El pacto es crucial para nuestra credibilidad y sostenibilidad financiera a largo plazo y dentro de él ya hay flexibilidad", ha afirmado el político holandés.

"Creo que debemos utilizar la flexibilidad que hay dentro del pacto sin dañar la credibilidad de lo que hemos acordado y me parece que es posible. Pero la flexibilidad no significa que todo es posible", ha apuntado Dijsselbloem. "Algunos países parecen creer que simplemente utilizando la palabra flexibilidad sus problemas han desaparecido y no es el caso", ha criticado sin citar a Italia y Francia.

Noticias

anterior siguiente