Enlaces accesibilidad

La Unión Europea da a Moscú una semana de plazo mientras prepara nuevas sanciones

  • Aún sin un criterio preciso, los líderes coinciden en la necesidad de actuar
  • EE.UU. ha dado la bienvenida al anuncio de la Unión Europea

Por
Putin dice que el final de la crisis depende de Kiev y urge a Ucrania a negociar el modelo de Estado

Los líderes de la Unión Europea (UE) han anunciado que se tomarán una semana para consensuar y preparar nuevas sanciones contra Rusia ante la escalada "dramática" de tensiones en el este de Ucrania.

Moscú tendrá así siete días para sentarse a negociar con Kiev una solución política a la crisis.

El presidente saliente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha explicado que los jefes de Estado y de Gobierno están "decididos a poner toda la presión posible sobre Rusia para que se siente a la mesa de negociación y se encuentre una solución política a la crisis, porque "no hay ninguna solución militar".

Sanciones ante la falta de medios

La UE, ha reconocido el propio Van Rompuy, no tiene muchos medios a su disposición para conseguir este objetivo, pero las sanciones económicas adoptadas están teniendo "un impacto visible en la economía de Rusia" y tras la "dramática escalada de las tensiones en los últimos tres días" en el este de Ucrania, "todos los esfuerzos deben dirigirse a detener el derramamiento de sangre y evitar lo peor".

Van Rompuy ha explicado que no hay ningún "criterio preciso" para activar las nuevas sanciones, pero "todo el mundo es plenamente consciente de que tenemos que actuar rápidamente dada la evolución sobre el terreno y la trágica pérdida de vidas".

Los líderes europeos han encargado a la Comisión Europea (CE) que prepare de manera "urgente" propuestas para las nuevas sanciones, pero tanto Van Rompuy como el presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, han señalado que ya están listas todas las opciones.

Las consultas con los países comenzarán a partir de la próxima semana para estar preparados dentro de siete días.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE), que se reunieron el sábado con el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, condenaron "el cada vez mayor flujo de combatientes y armas desde territorio ruso hacia el este de Ucrania", así como "las agresiones por parte de fuerzas armadas rusas en suelo ucraniano".

Los Veintiocho han instado a Moscú a retirar "inmediatamente todos sus activos y fuerzas militares de Ucrania", después de que Poroshenko afirmara este mismo sábado que hay "miles" de soldados y tanques en suelo ucraniano, un extremo confirmado esta semana por la OTAN.

Estamos muy cerca del punto de no retorno: una guerra a gran escala

"Creo que estamos muy cerca del punto de no retorno. El punto de no retorno es una guerra a gran escala", ha señalado Poroshenko tras reunirse con los líderes comunitarios, expresándose en términos similares que el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, quien, sin embargo, ha mostrado su confianza en que todavía no sea "demasiado tarde para encontrar una solución política".

Apoyo al plan de paz de Poroshenko

La UE ha subrayado la importancia de que se implemente el plan de paz de Poroshenko, para lo que el primer paso debería ser "un alto el fuego mutuamente acordado y verificable", el restablecimiento del control ucraniano sobre la frontera con Rusia y un "cese inmediato al flujo de armas, material y personal militar" desde la Federación rusa a Ucrania, así como la liberación urgente de todos los secuestrados y presos.

Tanto la UE como Poroshenko tienen sus esperanzas puestas en las negociaciones que se reanudarán el lunes en Minsk (Bielorrusia) entre Ucrania y Rusia bajo la mediación de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), con la confianza de que se llegue al alto el fuego.

Van Rompuy ha reconocido que las sanciones tendrán también consecuencias en las economías comunitarias, pero recalcó que ello "es el precio que hay que pagar".

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha rechazado hablar de "ultimátum" a Rusia y ha asegurado que "no está en juego solamente una discusión sobre las sanciones, está en juego la idea de Europa y su relación con el vecino más grande, Rusia". Por su parte, el presidente francés, François Hollande, ha señalado que en la cumbre de este sábado "Europa ha afirmado qué situaciones que no pueden ser toleradas en sus fronteras", mientras que el primer ministro británico, David Cameron, ha advertido de que las relaciones entre la UE y Estados Unidos con Rusia serán "radicalmente diferentes" si Moscú no corrige su actuación.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha afirmado que "todos los esfuerzos deben ir dirigidos a mantener los canales de comunicación abiertos". Horas más tarde, EE.UU. ha dado la bienvenida al anuncio de la UE mediante un comunicado emitido por la portavoz de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Caitlin Hayden.

Noticias

anterior siguiente