Enlaces accesibilidad

El coste total de la crisis de Fukushima ascenderá al doble de lo previsto por el Gobierno nipón

  • La factura final sería de 80.800 millones de euros, según revela un estudio
  • TEPCO tendrá que indemnizar con 358.000 euros a la familia de una víctima
  • Su estado mental se deterioró al no saber cuándo regresaría a su casa

Por
Imagen del interior de la central nuclear de Fukushima facilitada por TEPCO
Imagen del interior de la central nuclear de Fukushima facilitada por TEPCO REUTERS REUTERS/Tokyo Electric Power Co

El coste total del accidente nuclear de Fukushima ascenderá a 11,08 billones de yenes (80.800 millones de euros), casi el doble de lo previsto por el Ejecutivo de Japón en 2011, según un estudio presentado este martes por los titulares de Economía y de Política Medioambiental en las universidades de Ritsumeikan y de Osakar respectivamente.

En esta ocasión se incluyen gastos que el Ejecutivo descartó en su precisión inicial por considerarlos difícil de estimar.

La cifra total incluye 4,91 billones de yenes (35.817 millones de euros) destinados a pagar compensaciones a los evacuados por la catástrofe, 2,48 billones (18.093 millones de euros) para las tareas de descontaminación radiactiva y 2,17 billones (15.830 millones de euros) para desmantelar la planta accidentada.

A esto se añaden, además, 1,06 billones de yenes (7.733 millones de euros) para costear el almacenamiento de los residuos y materiales radiactivos recogidos durante las tareas de descontaminación.

El cálculo se basa en los datos oficiales del Gobierno y los facilitados por la propietaria de la planta, la compañía energética Tokyo Electric Power Company (TEPCO).

La cifra podría aumentar cuatro veces más, según otro estudio

No obstante, los autores han advertido que la factura final podría ser aún mayor si se tienen en cuenta los futuros gastos para construir un depósito permanente para los residuos radiactivos, o el aumento del presupuesto para las tareas de desmantelamiento debido a su dificultad técnica.

Otro estudio del Instituto Nacional de ciencias y tecnologías avanzadas de Japón (AIST) ha situado el coste de los trabajos de descontaminación radiactiva en 5,13 billones de yenes (unos 39.000 millones de euros), cuatro veces más de lo presupuestado por el Gobierno y el doble de lo calculado por las universidades niponas.

El Gobierno de Japón financia actualmente el coste de las tareas de desmantelamiento y de descontaminación, y creó un fondo especial para ayudar a TEPCO a pagar las compensaciones que reciben los habitantes de la zona que se vieron obligados a abandonar sus hogares.

La compañía deberá reembolsar en el futuro las cantidades aportadas por el Estado, lo que podría tener repercusión en las facturas eléctricas de los consumidores.

TEPCO indemnizará por primera vez por el suicidio de una evacuada

Un tribunal nipón ha condenado este martes a la propietaria de la central nuclear de Fukushima, TEPCO, a pagar una indemnización de 49 millones de yenes (unos 358.000 euros) a la familia de la mujer que se suicidó al ser evacuada de su hogar tras el accidente de la planta.

El tribunal del distrito de Fukushima se ha pronunciado así sobre el litigio iniciado por el viudo de la mujer, llamada Hamako Watanabe, y otros tres familiares, que reclamaban una indemnización de 91 millones de yenes (664.000 euros), según recoge la agencia Kyodo.

No obstante, el viudo de la fallecida, Mikio Watanabe, se ha mostrado muy feliz de que el tribunal haya "comprendido la lucha de su familia", en declaraciones recogidas por Kyodo.

Watanabe y su familia vivían en la localidad de Kawamata, que se encontraba dentro de la zona de evacuación de 40 kilómetros en torno a la central, decretada en abril de 2011 por el Gobierno nipón.

En junio de ese año, la familia se mudó a un apartamento en la ciudad de Fukushima, a unos 60 kilómetros de la central, pero Watanabe se quemó a lo bonzo el 1 de julio tras regresar temporalmente a su casa de Kawamata.

Según los denunciantes, el estado mental de la mujer, que murió con 58 años, se deterioró por no saber cuándo podría volver definitivamente a su hogar y a su granja aviar, que constituía el principal sustento del matrimonio y que se vieron obligados a cerrar.

Es el primer caso en que la justicia nipona impone un pago a la compañía eléctrica por un suicidio relacionado con el desastre nuclear, causado por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011.

La pérdida del hogar le provocó una “severa presión psicológica”

"Al perder de forma repentina la naturaleza rica de su lugar de origen y la cálida sociedad local, (Watanabe) cayó en una depresión y esto le condujo a suicidio", ha señalado la familia en su declaración, recogida por la cadena estatal NHK.

TEPCO, por su parte, ha admitido que el accidente nuclear y sus consecuencias supusieron una "severa presión psicológica" sobre Watanabe, aunque ha alegado que antes de la catástrofe, la fallecida sufría de insomnio y se encontraba bajo medicación.

Asimismo, el abogado de los demandantes ha destacado que la decisión del tribunal es una "victoria total" y será "muy significativa para futuros casos de compensación" relacionados con el accidente nuclear.

Aunque es la primera sentencia de este tipo, TEPCO ya había acordado antes abonar una compensación por un caso parecido que no llegó a los tribunales.

La eléctrica pactó una indemnización con la familia de un granjero que se suicidó a finales de marzo de 2011 después de que sus terrenos quedaran encuadrados dentro del área de evacuación.

Más de 50.000 habitantes de la prefectura de Fukushima continúan viviendo evacuados de sus hogares cuando se han cumplido más de tres años de la catástrofe nuclear, la peor desde la de Chernóbil (Ucrania) en 1986 y que también ha afectado gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca local.

Noticias

anterior siguiente