Enlaces accesibilidad

La proclamación de Felipe VI, paso a paso

  • Don Juan Carlos no asistirá a la proclamación de su hijo en el Congreso
  • La filosofía de los actos de proclamación es de "solemnidad" y "austeridad"
  • Don Felipe jurará con uniforme militar y prescindiendo de elementos religiosos
  • Los nuevos reyes harán un recorrido en coche por Madrid hasta el Palacio Real

Por
El rey Juan Carlos y la reina Sofía junto a los príncipes de Asturias, futuros reyes Felipe y Letizia.
El rey Juan Carlos y la reina Sofía junto a los príncipes de Asturias, futuros reyes Felipe y Letizia. EFE EFE

La proclamación de Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia como nuevo rey Felipe VI comienza en realidad a las 00:00 horas de este jueves 19 de junio, con entrada en vigor de la ley orgánica de abdicación, ya sancionada por Juan Carlos I y aprobada por las Cortes Generales. Desde ese momento, en la medianoche, Felipe será considerado rey, Letizia reina y su primogénita, Leonor, adquirirá la condición de princesa de Asturias.

A partir de ahí, la secuencia de los actos de una jornada histórica en España vendrá marcada por las directrices de la "solemnidad y dignidad que requieren unos acontecimientos históricos junto a los criterios de austeridad que recomiendan los tiempos que corren".

Con todo, se vivirá un acontecimiento que no tenía lugar en España desde el 22 de noviembre de 1975, y que estará caracterizado por los siguientes pasos:

La agenda de la jornada

La agenda de la jornada, tal como la ha previsto la Casa Real en coordinación con las Cortes, será la siguiente:

9.30: Don Juan Carlos impone el fajín de capitán general al rey Felipe VI en la Sala de Audiencias del Palacio de la Zarzuela.

10.00: Recorrido en coche de los reyes junto a sus hijas, la princesa de Asturias, Leonor, y la infanta Sofía, desde el Palacio de la Zarzuela hasta el Congreso de los Diputados.

10.30: Llegada de los reyes al Congreso de los Diputados. Se brindarán honores de los tres Ejércitos al rey en la carrera de San Jerónimo, saludos en la Puerta de los Leones, entrada al hemiciclo e inicio del acto. A su término, los reyes presidirán, acompañados de la princesa de Asturias y la infanta Sofía, un desfile militar desde la escalera de la Puerta de los Leones.

11.30: Recorrido en automóvil desde el Congreso de los Diputados hasta el Palacio de Oriente por unas calles engalanadas para la ocasión, y en el que los reyes podrán saludar a los ciudadanos que acudan al Paseo del Prado, calle de Alcalá, Gran Vía, Plaza de España y Plaza de Oriente. Una vez llegados al Palacio Real, la Familia Real -los reyes, sus dos hijas, don Juan Carlos y doña Sofía- saldrán al balcón central del Palacio para saludar a los presentes en la plaza.

13.00: Recepción en los salones del Palacio Real y saludo a los asistentes en el Salón del Trono.

Don Juan Carlos, el gran ausente en las Cortes

Aunque sí estará antes y después, la ausencia del rey Juan Carlos en el acto de proclamación de su hijo como rey en la sede de las Cortes es el dato más significativo de todo el protocolo, justificado desde Casa Real en que, si el "protagonismo de la abdicación corresponde al rey don Juan Carlos, el de proclamación corresponderá al rey don Felipe".

No le faltará a este, sin embargo, la compañía del resto de la Familia Real. Entrará por la Puerta de los Leones con su esposa, la ya reina consorte Letizia, y entre los invitados estarán sus hijas, su madre la reina Sofía y su hermana la infanta Elena, que de hecho habrá dejado ya de ser Familia Real para pasar a ser solo familia del rey. Estarán incluso las infantas Pilar y Margarita, tías del nuevo monarca.

La otra hermana de don Felipe, la infanta Cristina, apartada de la actividad oficial de la Familia Real desde noviembre de 2011, no acudirá al Congreso ni estará en la recepción posterior en el Palacio Real.

En la línea de la citada austeridad, Zarzuela no ha enviado invitaciones al resto de casas reales europeas ni a otros jefes de Estado extranjeros.

De uniforme militar, sin crucifijo y sin misa

Siguiendo el ejemplo de don Juan Carlos y de la tradición monárquica española -los reyes siempre han exhibido su condición de jefes de las Fuerzas Armadas-, el príncipe Felipe será proclamado rey vestido con uniforme de gala del Ejército de Tierra y ceñido con el citado fajín de capitán general, el nuevo rango que ostentará en calidad de jefe supremo de las Fuerzas Armadas -hasta ahora, era teniente general-.

Está previsto que sea sobre un ejemplar de la Constitución y no sobre la Biblia, con la fórmula que aparece en la Carta Magna (artículo 61.1), como prestará el juramento de "desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas". Después, pronunciará su primer discurso del reinado, en el que expondrá sus ideas principales para esta nueva etapa.

A diferencia de la proclamación del rey Juan Carlos, hace 39 años, no habrá un crucifijo junto al cetro y la corona, los símbolos de la monarquía española que se utilizan desde la reina Isabel II. También se prescindirá de la misa de coronación posterior que sí tuvo el rey en 1975, época en la que España se definía como un Estado confesional.

Diputados, presentes y ausentes

El hemiciclo del Congreso se acondicionará para que quepan en el acto de proclamación todos los diputados y senadores que conforman las Cortes (más de 600), además de representantes de las principales instituciones del Estado. Está confirmada la presencia de los expresidentes Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

Hay, incluso, instrucciones de protocolo para los parlamentarios: ellos, traje oscuro, y ellas, vestido corto. Los miembros de las respectivas Mesas y los portavoces deben lucir la medalla de su Cámara.

Sin embargo, seis partidos con representación, lo que equivale a cerca de 40 diputados y senadores, tienen ya decidido no asistir a la ceremonia de proclamación de Felipe de Borbón y Grecia. Se trata de los parlamentarios de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), ERC, BNG, Geroa Bai y Compromís-Equo, es decir, los partidos que votaron en contra de la ley de abdicación de Juan Carlos I (Amaiur ni siquiera votó).

A estas ausencias se unen las de parte del PNV, que prevé estar representado únicamente por los portavoces en ambas Cámaras y por el lehendakari, Iñigo Urkullu. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, confirmó finalmente su asistencia.

Protocolos de seguridad

Unos 7.000 agentes entre policías y guardias civiles se encargarán de la seguridad en los actos de proclamación del nuevo monarca. Para esta jornada histórica, se ha activado el nivel 3 de seguridad antiterrorista, que supone la activación de las unidades especiales de intervención y reserva de las fuerzas de seguridad del Estado. Por primera vez, además, se ha activado un dispositivo de ciberseguridad que reforzará la protección de las infraestructuras críticas del país.

El Ejército del Aire, la Policía Nacional y otras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado participan en un dispositivo de seguridad acorde a la magnitud de acontecimiento.

Se pondrán en marcha distintos protocolos de seguridad para regular la aviación militar y civil. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, es la autoridad con capacidad legal para dar la orden de derribar un avión civil en caso de que éste invadiera el espacio aéreo que se ha acotado en Madrid el 19 de junio y supusiera una amenaza real para la seguridad nacional.

Además, ninguna aeronave o 'drone' podrá sobrevolar en un diámetro de al menos 10 kilómetros alrededor del Congreso.

Expertos tiradores integrarán desde los tejados parte del fuerte dispositivo policial. Y la Policía Nacional estará especialmente atenta a la posibilidad de que intenten atentar grupos anarquistas radicales.

Tres mil invitados en el Palacio Real

El balcón del Palacio Real ofrecerá la primera postal de la nueva Familia Real (los reyes Felipe y Letizia, sus dos hijas y los reyes Juan Carlos y Sofía). A partir de las 13:00 horas, hora en la que está previsto el saludo, se celebrará una recepción en los salones del Palacio de Oriente, con un saludo de los reyes a los asistentes en el Salón del Trono, y se servirá un vino español.

No hay una cifra confirmada de asistentes, aunque la estimación que se maneja en Zarzuela es triplicar la propia de la celebración de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, es decir, unos 3.000 asistentes.

Entre los asistentes en el Salón del Trono, estarán además del Gobierno, presidentes autonómicos, diputados y senadores, representantes del poder judicial, del mundo de la cultura, miembros de las Fuerzas Armadas y de la Iglesia,así como comunicadores y embajadores.

Don Juan Carlos y doña Sofía. ¿Y ahora, qué?

Un real decreto del Gobierno será el que establezca el tratamiento de títulos, tratamientos y honores de la Familia Real y de los Regentes, de modo que don Juan Carlos y doña Sofía mantendrán el título de rey y reina honoríficos de forma vitalicia.

En cuanto a las tareas que podrá desempeñar don Juan Carlos tras la proclamación de su hijo, tendrá que ser Felipe VI quien las determine, así como la dotación económica que recibirá.

Los reyes seguirán disponiendo del Palacio de la Zarzuela como su residencia, mientras que los reyes y sus hijas seguirán también en su actual domicilio, el palacete dentro del complejo. Eso sí, Felipe VI pasará a usar el que ha sido despacho de su padre en palacio.

En las próximas semanas, se resolverá también el nuevo estatus jurídico de don Juan Carlos, quien, al perder la inviolabilidad que le otorga la Constitución, pasará a ser aforado, como está previsto que lo sean la reina consorte y la figura del príncipe de Asturias.

Noticias

anterior siguiente