Enlaces accesibilidad

Un nuevo récord de velocidad de transferencia de datos en fibra óptica

  • Con nuevos láseres, conversores y chips se pueden alcanzar los 400 gigabits por segundo
  • En pruebas de laboratorio se ha conseguido mejorar un 14% el tiempo anterior
  • De momento esta tecnología es válida para cables de unos 50 metros
     

Por
  Uno de los chips de alta velocidad de IBM
Uno de los chips de alta velocidad de IBM IBM Research

Hace tiempo los ingenieros de Caltech marcaron un récord en transferencia de datos a largas distancias alcanzando los 186 gigabits por segundo.

Pero como la carrera por la eficiencia y por dotar de una mayor capacidad a los equipos de telecomunicaciones es imparable, ahora la firma estadounidense IBM y la Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne han anunciado un nuevo avance que permitiría alcanzar velocidades de entre 200 y 400 gigabits.

Aunque esta tecnología existe todavía únicamente como prototipo, se han dado a conocer algunos de sus detalles. Uno de ellos es un conversor analógico-a-digital (ADC) más eficiente que los que existen hoy en día.

Cuando se habla de este tipo de conversión ADC para transmitir datos analógicos, como pueden ser resultados de experimentos científicos, una onda de valores dentro de un rango definido, imágenes, etc., se calculan volúmenes de datos equivalentes a cientos o miles de gigabytes por segundo.

Incluso existe un término especial, los GS/s (giga-samples o ‘miles de millones de muestras por segundo’) para cuantificarlos.

En los experimentos, unos chips fabricados por Semtech, uno de los socios de IBM, alcanzaron los 64 GS/s. Utilizados en un circuito de dos canales supone unos 128 GS/s. En otras palabras: tiene la capacidad de convertir y transmitir de analógico a digital 128.000 millones de muestreos por segundo. 

Pruebas con cables y un láser

Para batir el récord anterior, los científicos del laboratorio de investigación T.J. Watson de IBM consiguieron enviar la información a través de un cable de unos 57 metros de longitud un 14% más rápido que el récord anterior.

Otra de las técnicas empleadas para batir el récord ha sido la utilización de un tipo de rayo láser llamado VSSEL, iniciales de ‘láser de emisión superficial con cavidad vertical’, que se integra especialmente en los chips de silicio y germanio fabricados para estos dispositivos.

El problema ahora consiste en superar la limitación en la longitud de los cables ópticos, porque este método no es válido de momento para grandes distancias, como pueda ser una conexión con otra ciudad o a nivel intercontinental, tan solo para algo más de 50 metros de distancia.

De todos modos, los científicos apuntan a que su alcance podrá ampliarse un poco pero a que su utilización será más bien dentro de un mismo edificio.

Según las estadísticas, el 80% de los cables que se utilizan en los grandes centros de datos tienen menos de 50 metros; también en los superordenadores, que es donde normalmente se usarían comunicaciones de este tipo, prácticamente la totalidad de los cables tienen menos de esa longitud.

Noticias

anterior siguiente