Enlaces accesibilidad

Cuatro muertos en Tailandia en el desalojo de los campamentos de opositores en Bangkok

  • Entre los fallecidos hay un policía y decenas de heridos han sido atendidos
  • Hay más de 100 detenidos. Los manifestantes se resisten a los desalojos

Por
Muere un policía en Tailandia en el desalojo de los campamentos de opositores en Bangkok

Al menos cuatro personas han muerto este martes en enfrentamientos entre la Policía y manifestantes antigubernamentales en la capital de Tailandia, Bangkok.

Uno de los fallecidos es un policía que ha recibido un disparo en la cabeza, según han confirmado las propias fuerzas de seguridad. Por su parte, el Erawan Medical Center que centraliza la información de los hospitales, ha indicado que tres manifesntes han fallecido. Además, hay decenas de heridos de diversa consideración 

Intento de desalojar los campamentos

Los choques entre policías y manifestantes se ha producido cuando la Policía ha intentado dispersar algunos de los campamentos que los manifestantes mantienen desde mediados de diciembre en la capital, cerca de oficinas gubernamentales o de intersecciones de avenidas. Los opositores exigen la dimisión de la primera ministra, Yangluck Shinawatra.

El incidente más grave se ha producido cerca la oficina de Shinawatra, donde los antidisturbios han intentado desmontar un tenderete de la oposición. La Policía asegura que los manifestantes han disparado contra los agentes y les han lanzado una granada. Los opositores niegan este extremo.

La Policía ha detenido también a un centenar de personas que ocupaba el Ministerio de Energía, en su mayoría mujeres y ancianos que no han opuesto resistencia, según ha informado el Consejo de Seguridad Nacional.

Esta es la primera detención en masa desde que comenzaron las protestas, en las que hasta ahora habían muerto 11 personas y más de 600 han resultado heridas.

La autoridades han publicado imágenes donde se pueden apreciar armas de fuego, bombas caseras y botes lacrimógenos supuestamente encontrados en las tiendas de campaña de los manifestantes.

El ministro interino de Trabajo, Charlem Yoobamrung, quien está al cargo de las operaciones de seguridad, ya advirtió el lunes que las autoridades tenían previsto retomar el control de varias posiciones, como las cercanías de la sede del Gobierno, el Ministerio de Interior, el Ministerio de Energía o el complejo gubernamental del norte de Bangkok.

Como respuesta a esta operación gubernamental, el líder de las protestas, el exparlamentario del Partido Demócrata Suthep Thaugsuban, ha movilizado a miles de seguidores para impedir los desalojos levantando obstáculos ante la sede del Gobierno y el Ministerio de Interior.

La primera ministra, acusada de corupción

A la primera ministra se le ha abierto otro frente este martes. La Comisión Nacional Anti-Corrupción ha decidido imputarla por irregularidades en el mecanismo de subsidios públicos al arroz.

La Comisión ha citado a la jefa del Gobierno el próximo 27 de febrero para informarle de los cargos de los que se le acusa por la supuesta gestión fraudulenta de las ayudas a los arroceros y que han causado pérdidas millonarias al erario público. Las ayudas fueron aprobadas en 2011 y ayudaron a Yingluck a ganar las elecciones.

Además de las presuntas irregularidades, el Ejecutivo no puede pagar a muchos agricultores por la dificultad de reunir los fondos necesarios mientras el Gobierno se encuentre en funciones.

La oposición tailandesa exige la creación de un consejo no electo que aborde una reforma del sistema político, que consideran corrupto y al servicio de los intereses del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, hermano de Yingluck.

Tailandia arrastra una grave crisis desde el golpe militar incruento que depuso a Thaksin en 2006. Desde entonces, los detractores y partidarios del ex primer ministro, quien reside en el extranjero, recurren a movilizaciones populares para derribar al gobierno de turno.

Noticias

anterior siguiente