Enlaces accesibilidad

La ONU contabiliza cerca de 6.000 niños soldado en las milicias de República Centroafricana

  • Las milicias cristianas se han organizado y ya se extienden por todo el país
  • Cerca de un millón de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares
  • La ONU ha creado una comisión para analizar los acontecimientos en el país

Por
La ONU informa de que cerca de 6.000 niños han sido reclutados en enfrentamientos con tintes religiosos en República Centroafricana
Un hombre con un arco y un machete saliendo de una casa tras la llegada de los soldados de la MISCA después de un ataque de las milicias anticristianas en el distrito 13 de Bangui. AFP PHOTO / ISSOUF SANOGO

Cerca de 6.000 niños han sido reclutados por grupos armados en la República Centroafricana y han sido forzados a cometer atrocidades bajo preceptos religiosos en un conflicto que corre el riesgo de convertirse en genocidio según los enviados especiales de Naciones Unidas al país.

Brutalidad sin precedentes

"El impacto del conflicto en los niños ha sido dramático con niveles de brutalidad sin precedentes", ha explicado la enviada de Naciones Unidas para conflictos armados y la infancia Leila Zerrougui. Los niños, ha dicho Zerrougui, han sido atacados de manera directa. "Han sido mutilados, asesinados y decapitados"."Han sido manipulados por ambos bandos y separados por una línea dibujada por motivos religiosos", ha dicho.

Ban Ki-moon ha anunciado este miércoles los miembros de una comisión de investigación para analizar las violaciones de los derechos humanos desde enero de 2013 en la República Centroafricana. 

Este grupo de análisis estará formado por el mexicano Jorge Castañeda, secretario de Relaciones Exteriores entre 2000 y 2003; la mauritana Fatimata M'Baye, conocida por la lucha en pro de los derechos de los negros africanos en su país, y el camerunés Bernard Acho Muna, que dirigirá la comisión.

Crece la presencia de las milicias anti-Balaka

El consejero especial de Naciones Unidas para el genocidio, Adam Dieng, visitó la República Centroafricana el pasado diciembre junto a Zerrougui y la enviada para asuntos de violencia sexual en casos de conflicto, Zainab Bangura. Tras esta visita dijo que los informes indicaban que la milicia anti-Balaka se estaba organizando y había sumado a sus filas a soldados simpatizantes del presidente depuesto Bozize. "Estos antiguos soldados están jugando un papel principal en la organización de los ataques contra civiles musulmanes", puntualizó.

Según el enviado de la ONU, personas entrevistadas en la capital del país (Bangui) que decían ser miembros anti-Balaka, informaron de que las milicias cristianas se desplegaban por las 16 provincias que forman el país para movilizar a los cristianos contra los musulmanes.

Una guerra de guerrillas con tintes religiosos

Más de la mitad de los 4,6 millones de habitantes de este país sin salida al mar necesitan asistencia y cerca de un millón han abandonado sus hogares después de que la mayoría rebelde Seleka alcanzase el poder en marzo tras un golpe de estado que obligó al presidente Francois Bozize a abandonar el país.

Dieng, ha mostrado su asombro ante el nivel de odio entre cristianos y musulmanes. "El carácter generalizado y sin control de los ataques contra civiles por militantes de ambas partes, así como a manos de civiles armados que colaboran con ellos, basados en la religión o la etnia constituye un caso de crímenes contra la humanidad" ha dicho. Dieng considera que si estos crímenes no cesan "existe riesgo de genocidio".

Los grupos cristianos de autodefensa, conocidos como "anti-Balaka" (anti-machete), han tomado las armas y Naciones Unidas estima que la sed de venganza se ha cobrado cientos de vidas.

Más de 4.000 víctimas de la violencia sexual

Por su parte, Bangura explicó ante el Consejo de Seguridad que entre enero y noviembre de 2013 la ONU ha registrado al menos 4,350 casos de violencia sexual cometidos por hombres armados, la mayoría de ellos presuntamente a manos se militantes Sekeka.

Se podría haber evitado

Para la enviada, la extrema animadversión entre musulmanes y cristianos, que antes vivían juntos, se casaban y trabajaban codo con codo es algo nuevo y "claramente se podía haber evitado". "La participación de niños en la comisión de estos crímenes atroces podría ser el 'punto de no retorno' que haría que ciertas comunidades no pudiesen volver a vivir juntas en el futuro", ha dicho.

"No debería caber duda de que la violencia en la República Centroafricana volverá a manchar de nuevo la conciencia de la gente en todo el mundo", ha puntualizado.

"Una mancha en la conciencia del mundo"

En diciembre, el Consejo de Seguridad autorizó a tropas francesas y africanas el uso de la fuerza para proteger a los civiles en la antigua colonia gala, impuso un embargo de armas y pidió a Naciones Unidas que se preparase para una posible misión de paz en el país.

La llegada de un refuerzo de 1.600 soldados franceses y otros 5.000 de la Unión Africana en misión de paz ha fallado hasta ahora en su objetivo de parar las luchas.

Esta semana la Unión Europea ha anunciado que enviará otros 500 soldados para apoyar a los ya desplegados y se espera que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas autorice este envío la semana que viene.

Además, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon informará al Consejo de Seguridad el próximo mes sobre las opciones para transformar la operación africana en una misión de paz coordinada por el organismo dentro de seis meses.

Críticas a la actuación de la Unión Africana

Algunos diplomáticos occidentales y oficiales de Naciones Unidas han informado de que la Unión Africana necesita al menos un año para controlar la situación en la República Centroafricana antes de dejar la operación en manos de las fuerzas internacionales, pero dudan de que la UA esté al día en este propósito.

Siete personas han muerto este miércoles en ataques de tintes religiosos y matanzas en represalia y la Cruz Roja ha informado de que ha encontrado 11 cuerpos más calcinados en la capital.

Noticias

anterior siguiente