Enlaces accesibilidad

Concluye con éxito la primera salida espacial para reparar la avería de la EEI

  • Después de seis horas de trabajo han conseguido retirar el módulo de bombeo
  • Podrían concluir el reemplazo de la bomba en la salida del próximo lunes
  • El japonés Watkata ha ayudado desde el interior con un brazo manipulador

Por

La primera salida espacial de los astronautas estadounidenses Rick Mastracchio y Mike Hopkins se completó hoy sin problemas, y con mayor rapidez de lo esperado, al lograr extraer una de las bombas estropeadas del sistema de refrigeración de la Estación Espacial Internacional (EEI). 

Mastracchio y Hopkins estuvieron fuera del módulo espacial cinco horas y 28 minutos, tiempo durante el cual fueron capaces de reemplazar el módulo de amoníaco, que tiene el tamaño de un refrigerador doméstico y pesa unos 350 kilos, y guardarlo en un compartimento de almacenamiento.

El próximo lunes los dos astronautas volverán a salir de la EEI para comenzar la instalación de un nuevo módulo.

En principio, la NASA preveía una tercera salida el miércoles 25, pero dados los progresos llevados a cabo durante la caminata espacial de este sábado, los ingenieros de la Misión de Control se mostraron optimistas de que los dos astronautas puedan disfrutar de "día libre" en esa fecha.

Según ha asegurado desde la Misión de Control de Houston el ex astronauta Doug Wheelock, los "chicos" han hecho "un gran trabajo". Wheelock realizó una maniobra similar en 2010 y fue uno de los supervisores de la operación.

Es la segunda vez que se realiza

De acuerdo a la NASA, la operación es bastante compleja, ya que solo es la segunda vez que se realiza, después de la llevada a cabo por Wheelock.

Los dos astronautas fueron ayudados desde el interior por su colega japonés Koichi Watkata, quien manipulaba un brazo robótico desde el interior de la EEI.

La NASA retransmitió en directo a través de su página web toda la operación, que se inició a las 12.01 GMT del sábado.

Llevaban unos sistemas de absorción de humedad

En esta ocasión, los astronautas llevaron incorporados unos improvisados sistemas de absorción de humedad y tubos de respiración adicionales dentro de sus trajes espaciales, para evitar los problemas que enfrentó un astronauta italiano de la EEI en julio.

Entonces, el astronauta Luca Parmitano tuvo que regresar rápidamente a la estación espacial debido a que un fallo en el sistema de calentamiento interno del traje provocó filtraciones y amenazaba que llenarse de agua.

Las temperaturas en el exterior de la nave son de más de 100 grados Celsius bajo cero.

Es la caminata espacial número 175

Se trata de la caminata espacial número 175 que llevan a cabo astronautas para operaciones de reparación y mantenimiento de la EEI, que fue lanzada en 1998 y lleva en funcionamiento desde noviembre de 2000.

La refrigeración es crucial para las operaciones de la EEI y si bien uno de los aparatos puede sustentar los sistemas críticos y mantener el laboratorio en operaciones, se necesitan los dos para evitar los apagones de equipos no esenciales.

Aunque los seis astronautas que ahora residen en la EEI no están en peligro por el problema en el sistema de refrigeración, se han recortado las actividades a bordo del puesto orbital, especialmente en el laboratorio especial que ha detenido todas sus investigaciones.

Podrían ser evacuados

Si otro problema inhabilitara la segunda sección del sistema de refrigeración los tripulantes deberían ser evacuados en una Soyuz para retornar a la Tierra.

La EEI, que orbita la Tierra a unos 400 kilómetros de distancia y a 27.0900 kilómetros por hora, está equipada con dos sistemas externos, independientes, de refrigeración que usan amoníaco para disipar el calor generado por los sistemas eléctricos del laboratorio.

Además de Mastracchio, Watkata y Hopkins la tripulación actual de la EEI la integran los rusos Oleg Kotov, con el rango de comandante, Mikail Tyurin y Sergey Ryazanskiy.

Noticias

anterior siguiente