Enlaces accesibilidad

Al menos 500 víctimas en enfrentamientos en Sudán del Sur tras un fallido golpe de Estado

  • Han muerto o resultado heridas en los enfrentamientos iniciados el domingo
  • El Gobierno dice tener controlada la situación, pero siguen los enfrentamientos
  • La ONU pide diálogo para evitar la violencia étnica y da refugio a 16.000 personas

Por
El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, explica el 16 de diciembre las circunstancias del golpe de Estado frustrado
El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, explica el 16 de diciembre las circunstancias del golpe de Estado frustrado. REUTERS REUTERS/Hakim George

Al menos 500 personas han muerto o resultado heridas, entre civiles y militares, en los enfrentamientos que estallaron el pasado domingo y continúan en Sudán del Sur, blanco de una intentona golpista según informes recibidos por las Naciones Unidas de fuentes locales.

El ministro sursudanés de Defensa, Kuol Manyang, ha declarado a la televisión estatal que el medio millar de víctimas no corresponde solo a fallecidos, como se había informado en un principio, sino que incluye también a los heridos.

La ONU ha informado de que su misión en el país ha dado cobijo a 16.000 personas que huían de zonas peligrosas. El portavoz de Ban Ki-moon ha dicho que el secretario general de Naciones Unidas se ha entrevistado por teléfono con el presidente Salva Kir y le ha pedido "que ofrezca diálogo" a sus opositores. Además, ha expresado su preocupación por los informes según los cuales ha habido ataques contra la población civil por motivos étnicos.

Un diplomático de Nueva York ha asegurado que "dos hospitales han registrado entre 400 y 500 muertos y (hasta) 800 heridos" según una estimación que ha aportado el jefe del Departamento de Operaciones de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas, Herve Ladsous, en una reunión a puertas cerradas con los 15 miembros. Aunque otro diplomático ha asegurado que la ONU no puede aún verificar las cifras.

El Consejo de Seguridad de la ONU tras tratar la cuestión este martes ha emitido una declaración instando "a todas las partes el cese inmediato de las hostilidades, que actúen con moderación y se abstengan de la violencia y otras acciones que puedan exacerbar las tensiones".

El embajador francés en la ONU, Gerard Araud, presidente del Consejo este mes, ha asegurado a los periodistas el Consejo se reuniría de nuevo en los próximos días ante en el recrudecimiento de la violencia en el país.

Por su parte, Estados Unidos ha ordenado la evacuación de todo su personal en el país considerado no esencial y ha suspendido las operaciones normales en su embajada.

En las últimas horas se han registrado nuevos choques en la capital y en las montañas que la rodean, y según la agencia France Presse, los tiros se seguían oyendo por la noche, lo que desmiente varios informes del Gobierno que durante el día había asegurado que la situación está bajo control.  De hecho, el ministro de Información instaba a los desplazados a volver a sus casas.

Detenciones de líderes políticos

Un portavoz castrense había explicado que los enfrentamientos rebrotaron la noche del lunes con "una pequeña fuerza de la Guardia Presidencial".

Además, las autoridades han informado de la detención de un grupo de una decena de políticos y militares, entre los que no está el ex vicepresidente Riak Mashar, al que se acusa de la intentona golpista.

El jefe de Estado sursudanés, Salva Kir, pertenece a la tribu Dinka, mientras que Mashar es miembro del clan Lou Nuer.

Los militares insurgentes trataron de asaltar el Ministerio de Defensa y sede del partido gobernante Movimiento Popular para la Liberación de Sudán (MPLS), así como el mayor almacén de armas de la capital, recuerda Efe.

Desde su independencia de Sudán en julio de 2011, Sudán del Sur ha sido escenario de enfrentamientos tribales, tensiones internas y conflictos con su vecino del norte.

Noticias

anterior siguiente