Enlaces accesibilidad

Díaz Ferrán, condenado a dos años y dos meses de prisión por la compra de Aerolíneas Argentinas

  • Ha impuesto la misma pena al exconsejero delegado de Air Comet
  • La Audiencia Nacional considera que defraudaron a Hacienda 99 millones
  • Es la primera condena contra el expresidente de la CEOE

Ver también: sentencia de la Audiencia Nacional (PDF)

Por
La Audiencia Nacional condena a Gerardo Díaz Ferrán a dos años y dos meses de cárcel

El juez de lo Penal de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia ha condenado al expresidente de la patronal CEOE Gerardo Díaz Ferrán a dos años y dos meses de prisión por un delito contra la Hacienda Pública por la compra de Aerolíneas Argentinas por parte de las empresas Air Comet y Viajes Marsans.

El magistrado ha impuesto, además, al expresidente de la patronal el pago de una multa conjunta de 99,04 millones de euros por impago del Impuesto de Sociedades de 2001, derivado de la operación de compra de la aerolínea argentina.

Se trata de la primera condena que se impone al expresidente de la patronal española, que aguarda en prisión -en la que ingresó hace poco más de un año- hasta que se abra otro juicio contra él por el vaciamiento patrimonial del Grupo Marsans. La sentencia emitida este martes por la Audiencia Nacional no es firme y contra ella cabe recurso.

Honrubia ha impuesto la misma pena para el exconsejero delegado de Air Comet y expresidente de Aerolíneas Argentinas Antonio Mata; declara la responsabilidad civil subsidiaria de Air Comet, Transportes de Cercanías y Segetur; y considera "extinguida" la responsabilidad criminal del socio de Díaz Ferrán, Gonzalo Pascual, por fallecimiento.

Además, el magistrado condena a Díaz Ferrán y a Mata a la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho de gozar de beneficios o incentivos fiscales o de seguridad social durante cuatro años y seis meses, así como a inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

Fraude a Hacienda

El juez ve probado que se defraudó el impuesto de sociedades del ejercicio fiscal de 2001 cerrado en febrero de 2002, hechos por los que la Audiencia Nacional obliga a Díaz Ferrán y Mata a indemnizar a Hacienda conjunta y solidariamente con la misma cantidad que defraudaron, 99.049.520 euros.

Según el magistrado José María Vázquez Honrubia, titular del Juzgado, los dos condenados defraudaron dicha cuantía utilizando los fondos públicos de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) para deshacerse de una compañía con "gravísimos" problemas económicos, Aerolíneas Argentinas.

La SEPI vendió a Air Comet el 99,2% de Interinvest, una mercantil domiciliada en Argentina que a su vez era propietaria del 92,1% del capital de Aerolíneas Argentinas, y a la que Díaz Ferrán y Mata usaron como "pantalla" porque no tributaba en España.

El precio de venta fue de un dólar, pero la SEPI también aportó en ese momento a Interinvest hasta 300 millones de dólares para pagar a los acreedores de Aerolíneas Argentinas, entonces en concurso, de modo que Air Comet se convirtió en titular de la deuda y pudo liderar las negociaciones del convenio, que terminaron en 2002 con una quita del 60%.

El papel de Air Comet en la operación de Aerolíneas Argentinas

De esta forma, Air Comet se constituyó en acreedor dominante en el concurso de Aerolíneas al obtener los reembolsos del concurso y cederlos a su patrimonial, Interinvest, que obtendría el correspondiente incremento patrimonial. Y al no hacer constar el incremento de su activo en el ejercicio de 2001, cuando adquirió los derechos de Interinvest, Air Comet no tributó en España.

"Air Comet, que se quiere presentar como un mero mandatario poco más que recadero, tampoco tributaría, pues los fondos que maneja son de un tercero y, por tanto, al dar cuanto recibe sin obtener nada, su resultado será fiscalmente neutro", resume la sentencia.

Pero "la realidad", argumenta, fue que los millones de dólares aportados por la SEPI para cancelar pasivos de Interinvest fueron utilizados por Air Comet para la compra de esos pasivos", de forma que pasó a ser el principal acreedor de la compañía.

En definitiva, prosigue, los créditos, que alcanzaron un importe de casi 273 millones de dólares, fueron satisfechos a los acreedores mediante cheques bancarios emitidos por BBVA a nombre de Interinvest con los fondos de la SEPI, sociedad que a su vez los cedió a Air Comet "con la peculiaridad fuera de toda lógica mercantil de que el adquiriente no obtuvo descuento alguno".

"No es de recibo que Air Comet pretenda estar exenta del pago de impuestos por no obtener beneficio alguno cuando el beneficio final, con los fondos de la SEPI, lo obtiene su patrimonial Interinvest que no paga impuestos en España", concluye la sentencia, que se puede recurrir ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Noticias

anterior siguiente