Enlaces accesibilidad

Matas dice "tener la conciencia tranquila" y el fiscal insiste en que "miente"

  • El expresidente balear se enfrenta a su segundo juicio por cohecho
  • El fiscal confirma la petición de 9.000 euros de multa
  • La defensa dice que no se ha hallado "nada" para condenarle

Por
El expresident Jaume Matas abandona el juzgado de Palma tras ser interrogado por el instructor
Jaume Matas abandona los juzgados de Palma con su abogado, Miquel Arbona, el pasado 18 de noviembre. REUTERS REUTERS

"Tengo la conciencia tranquila, quiero seguir demostrando mi inocencia", ha afirmado este miércoles el expresidente del Govern balear Jaume Matas para cerrar el juicio por presunto cohecho al que se ha enfrentado desde el pasado lunes por solicitar que su mujer fuera contratada en un hotel de Palma. Por su parte, el fiscal ha confirmado su petición de multa y sostiene que ha quedado patente que "miente" tanto Matas como su esposa.

Matas ha hecho uso de su derecho a la última palabra para expresar su confianza en la justicia y explicar al jurado popular que a finales de 2006 pidió al empresario Miguel Ramis que diera trabajo a su esposa en virtud de su amistad de más de 15 años y no como presidente del Govern balear.

Además, el antiguo líder del PP balear ha aludido a que tras 5 años y medio siendo objeto de una investigación judicial por las numerosas piezas del caso Palma Arena ha podido "demostrar que el 95 % de las acusaciones" contra él "no correspondían a la realidad".

Ha insistido en que su amigo Ramis "nunca" le pidió nada cuando era presidente del Govern y que "no creía que cometía un error" al demandarle el favor de que diera trabajo a su mujer, Maite Areal.

"Nunca, ni antes, ni en estos 5 años y medio, se me habría ocurrido ni pasado por la cabeza que tendría que acudir a un juicio por esto, por pedirle a un buen amigo de hace más de 15 años un puesto de trabajo para mi mujer", ha incidido.

Matas, condenado en firme a 9 meses de cárcel por tráfico de influencias en la primera pieza juzgada del caso Palma Arena, ha recalcado que hasta el momento no se ha formulado contra él "ni una acusación" de que se haya "apropiado ni un euro público".

El fiscal dice que "mienten" Matas y su mujer

El fiscal Pedro Horrach ha confirmado este miércoles su petición de multa de 9.000 euros por cohecho para el expresidente y ha subrayado que en el juicio ha quedado patente que "miente Matas y miente su mujer".

En su informe final ante el jurado, Horrach ha enumerado una quincena de pruebas que demostrarían que la contratación de la esposa de Matas, Maite Areal, como relaciones públicas del Hotel Valparaíso fue para el empresario que la aceptó "una inversión privada para captar dinero público".

El fiscal ha puesto el acento en que Areal no hizo ningún trabajo efectivo para la empresa que la contrató solo por ser la esposa del entonces presidente del Govern balear y exministro de Medio Ambiente y que fue despedida tras cobrar 42.000 euros durante todo 2007 porque Matas no logró reeditar su mayoría absoluta en las elecciones de ese año.

"Si Matas hubiera ganado las elecciones ella hubiera seguido siendo la supuesta relaciones públicas del hotel", ha insistido el acusador público, que ha recordado que entre 2000 y 2007 el Valparaíso facturó 400.000 euros a instituciones gobernadas por el PP y al propio partido.

Horrach ha instado al jurado a "no tolerar" que Matas se prevaliese de su condición de presidente autonómico para "exigir una comisión en especie" de "modo sibilino".

Ha recordado que el propio acusado admitió que, siendo jefe del ejecutivo, pidió al hotelero Miquel Ramis que contratase a su esposa pese a que este empresario, en contra de lo dicho por Matas, tenía negocios con instituciones públicas.

El fiscal, que ha cuestionado la amistad entre el exministro y Ramis, ha recordado que el empresario admitió en la vista que contrató a Areal "por compromiso" y que no supervisó en absoluto si realizó algún trabajo para el Valparaíso, lo que demostraría que "sabía que la contratación era ficticia".

La defensa dice que no se ha hallado "nada"

Por su parte, la defensa de Jaume Matas, ejercida por el letrado Miquel Arbona, ha manifestado que su patrocinado lleva cinco años en los que "se le está investigado absolutamente todo: su vida, sus familiares, sus amigos y su patrimonio, como si fuera una estrella de cine", sin que hasta el momento, ha apuntado, se haya hallado "nada", a pesar de que sobre el exministro pesa una condena de nueve meses de prisión sobre cuyo cumplimiento debe dirimir la Audiencia Provincial de Baleares.

En su intervención, el abogado ha manifestado que cree "firmemente que Matas debe ser absuelto" en el marco de esta vista oral, enmarcada en la pieza número seis del caso Palma Arena, al aseverar que el contrato de 42.111 euros por el que fue empleada su mujer en el hotel Valparaíso fue "cierto y existió", por lo que ha negado que fuese un "regalo en especie" por razón del cargo que ostentaba, como apunta la Fiscalía.

Tal y como ha recalcado, las pruebas expuestas por el fiscal "son un poco tramposas", al recordar que varios de los testigos que han comparecido en el juicio, como el administrador del establecimiento hotelero, Miquel Ramis, y el de Martorell Asesores Tributarios han señalado que el contrato que se le hizo a Maite Areal "existió", y que la razón por la que fue contratada fue "la amistad".

"Han dicho que han compartido cenas de Nochevieja en familia, que eran amigos desde hacía veinte años o que iban juntos de matanzas", ha agregado Arbona para justificar que Matas acudiese a Ramis para pedirle trabajo en favor de su mujer. "Es más fácil encontrar amigos en el ámbito en el que uno está", ha proseguido el representante legal del expresidente, apuntando además que Ramis "no es del PP", si bien fue alcalde de la localidad mallorquina de Muro por CDM en coalición con los 'populares'.

En esta línea, ha rebatido el argumento del fiscal de que después de que Matas dejase de ser presidente del Gobierno balear en 2007 cesó el contrato de Areal en el Valparaíso, a lo que Arbona ha espetado que "Matas perdió las elecciones en mayo de ese año" y la mujer de Matas finalizó el contrato en diciembre. Es más, ha apuntado que si Ramis dijo haberse sentido "comprometido" después de que el exmandatario le pidiese trabajo para Areal es porque "eran amigos".

Tras la intervención del expresidente balear, el magistrado Juan Jiménez, ha dado por concluido el juicio y poco después ha citado a los miembros del jurado a las 14.00 horas para entregarles y explicarles el objeto del veredicto sobre el que tendrán que deliberar, para lo cual quedarán incomunicados. El jurado tendrá que considerar las pruebas y los testimonios aportados en la vista y los argumentos de la Fiscalía y del abogado defensor de Matas.

Noticias

anterior siguiente