Enlaces accesibilidad

El jefe del Eurogrupo avisa de que, tras la crisis, "conseguir crédito no será tan fácil como antes"

  • Se pregunta si es sabio que familias endeudadas pidan nuevos créditos
  • Opina que "no hay por qué seguir" con el rescate bancario "en este momento"
  • Cree que, para dar más tiempo para rebajar el déficit, se exigirán más reformas
  • Señala que España "tiene mucho camino por recorrer" en el mercado laboral

Por
Dijsselbloem afirma que "hay que trabajar más tiempo y más duro"

"Conseguir crédito tras superar la crisis no será tan fácil como en el pasado", ha advertido este lunes el presidente del Eurogrupo, Jeron Dijsselbloem, durante su visita a Madrid, aunque, a continuación, ha repetido en varias ocasiones que la restauración del crédito para empresas y familias es crucial para que países como España retomen la senda del crecimiento económico.

Sentado junto al ministro de Economía español, Luis de Guindos, en un desayuno informativo del Fórum Europa de Nueva Economía, Dijsselbloem ha señalado que en España se ha fortalecido ya al sistema financiero y eso -ha asegurado- ha favorecido que empiece a fluir el crédito. "Creo que el crédito empieza a llegar ya a las familias... La pregunta ahora es si es sabio para algunas familias pedir nuevos créditos si aún están pagando préstamos anteriores", ha advertido el jefe de la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro.

El ministro de Finanzas holandés ha resumido esa aparente contradicción: "Estamos en una fase transitoria, en la que tenemos que eliminar la deuda, pero también tenemos que hacer todo lo posible para restaurar el crédito".

Dijsselbloem ha comparado la situación en España con la de Holanda, al apuntar: "Los hogares y empresas en mi país también obtuvieron muchos créditos y ahora tienen que pagar esas deudas". Así, para solucionarlo, ha resumido la intención de su Gobierno: "Básicamente, cuando salgamos de la crisis y tengamos crecimiento, tendremos que abordar el problema de la deuda en empresas y familias". Un orden de solución diferente al que está ocurriendo en España, donde el desendeudamiento del sector privado ha comenzado antes de que se alcance el crecimiento económico.

"No hay por qué seguir con el programa bancario en este momento"

Sobre la posibilidad de que España pueda dar por terminado el rescate de la banca en el plazo previsto -a finales de este año-, Dijsselbloem ha eludido pronunciarse claramente, ya que ha indicado: "Creo que vamos a poder llegar a una conclusión en nuestra reunión [del día 14] de noviembre sobre la conclusión del programa bancario español. Creo que será positivo. No sé cuál será la resolución final, pero creo que será muy positivo".

Sin embargo, luego ha sugerido que los 17 países del euro se decidirán por aprobar el fin del programa de asistencia a España, sin adoptar medidas de apoyo o prórrogas, al añadir que "entonces se podrá tener disponibles para España y los bancos españoles los mismos instrumentos que para todos los bancos de Europa. No hay por qué seguir con este programa de los bancos españoles en este momento".

Esta conclusión del rescate bancario español ya se apuntó en la reunión de los ministros de Economía de la eurozona de principios de este mes, donde se constató que "la tendencia general" dentro del Eurogrupo es que se ponga fin al programa, tal y como desea también el Gobierno español.

Más reformas a cambio de dar más tiempo para cumplir el déficit

Durante su intervención ante un auditorio plagado de empresarios y representantes de instituciones españolas e internacionales, Dijsselbloem ha lanzado una velada advertencia sobre la flexibilidad concedida para alcanzar los objetivos de déficit a países como España, que ha logrado dos años más de los previstos -hasta 2016- para rebajarlo del 3%.

"Las reglas europeas permiten la extensión del plazo, pero la indulgencia que se da no es la adecuada. Si un país adelanta las reformas, se pueden ampliar los períodos para esas reformas, pero debe ligarse a la aplicación y los logros de esas reformas", ha señalado.

Más adelante, en respuesta a la pregunta de un asistente sobre los problemas para controlar el déficit público español, el jefe del Eurogrupo ha ampliado esa idea: "La Comisión Europea ha sido muy sabia en los últimos años al permitir más tiempo a los países en los que era necesario para llegar a sus metas fiscales. Pero creo que eso debería completarse con un acuerdo que implique que deberán hacer más a nivel de reformas".

"En este momento, no existe ese vínculo entre metas fiscales y reformas a medio plazo, pero debería decirse: 'Si haces más reformas, tu presupuesto será más sostenible y te podremos dar más tiempo a corto plazo'", ha explicado Dijsselbloem.

Este aviso se produce cuando los miembros de la zona euro se han comprometido a tener listos el próximo diciembre los contratos que firmará cada país y en los que se especificarán las reformas a las que se comprometen, así como de los "mecanismos de solidaridad asociados" para financiarlas.

En esa línea, aunque sin hacer referencia expresa al caso español, Dijsselbloem ha indicado que reformas en los sistemas de pensiones o en la sanidad pública pueden ayudar a la sostenibilidad de las cuentas públicas al tiempo que al crecimiento económico.

Respecto a las pensiones, ha añadido: "Todos nosotros vamos a vivir mucho más que nuestros abuelos y nuestros padres, nos mantendremos saludables durante más tiempo y, con los niveles de educación actuales, empezamos a trabajar más tarde. Hay muchas razones por las que tenemos que trabajar más. Hay que trabajar más duro y durante más tiempo. Es un mensaje muy poco popular que no repetiría en mi propio país. Y durante ese tiempo que trabajemos de más, hay que contribuir para mantener el modelo social europeo, hay que contribuir a las inversiones en educación e investigación".

España ha mejorado, pero debe ampliar la reforma laboral

Preguntado sobre qué reformas adicionales tiene pendientes España, el ministro holandés ha apuntado al mercado laboral, donde -ha añadido- "la OCDE ha demostrado que tiene mucho camino por recorrer todavía". "Los contratos deben modernizarse, la diferencia entre los fijos y los temporales deben ser menores, y debe apoyarse al colectivo de jóvenes desempleados, formándolos para encontrar trabajo", ha concretado Dijsselbloem como prioridades en ese campo.

Sin embargo, el responsable de dirigir el Eurogrupo ha insistido en lanzar un mensaje optimista sobre la situación económica española, ya que -ha asegurado- "las medidas que se han puesto en marcha no han sido fáciles y el trabajo no está todavía terminado, pero todo indica que España ya ha pasado página y está mucho mejor que hace un año".

Dijsselbloem: "Todo indica que España ha pasado página y está en el camino de la recuperacíón"

"Desde la reestructuración de su banca, ha mejorado la financiación que llega al Gobierno y las instituciones, los desequilibrios macroeconómicos han desaparecido, parece que se ha estabilizado el desempleo y, en el tercer trimestre, ha vuelto el crecimiento a la economía. Sin embargo, todavía no se ha acabado la tarea", ha resumido.

Preguntado sobre el riesgo de desaparición de la clase media en España ante el avance de la pobreza -con tres millones de pobres, según Cáritas- y el aumento de los más ricos, Dijsselbloem ha reconocido que desconoce las estadísticas españolas "en lo referente a la diferencia de ingresos", pero ha ratificado que es "crucial" que después de esta crisis "se mantenga el modelo social europeo, que ha traido a Europa estabilidad social y mucha riqueza".

"Es mi mensaje principal: lo más importante es que sigamos con las reformas por toda Europa, no para favorecer a las grandes empresas o los gobiernos, sino para las familias, para mantener el modelo social, para que las diferencias de ingresos sean más moderadas", ha señalado.

"Se disipan la urgencia que ha permitido avanzar en las reformas"

Dentro de las reformas que deben continuar,  Dijsselbloem ha considerado una "prioridad ir hacia la unión bancaria plena" y ha destacado los avances conseguidos en poco tiempo.

"Hace dos años, hablábamos de la supervivencia del euro a corto plazo y ahora miramos hacia el futuro", ha destacado, antes de recordar que se han tomado "muchas medidas impensables en el pasado. Como dicen algunos, nunca hay que malgastar una buena crisis, y ahora tenemos un compromiso con el euro, como anclaje financiero y también como motor de crecimiento. El euro es parte de solución no parte del problema".

Sin embargo, Jeron Dijsselbloem ha mostrado su preocupación porque "es crucial que, al salir de las crisis, mantengamos lo que acordamos".

"El sentido de urgencia que tuvimos durante la crisis permitió fortalecer los acuerdos y los mecanismos y, así, avanzar con reformas que hubieran sido inalcanzables en el pasado. Esa urgencia que tuvimos se está disipando rápidamente y eso me preocupa porque Europa no es suficientemente competitiva todavía", ha advertido.

Aunque el jefe del Eurogrupo ha rechazado pronunciarse sobre la polémica sobre la independencia de Cataluña ("No quiero entrar en debates políticos internos", ha señalado), sí ha recordado que su labor al frente del foro que reúne a los 17 países del euro es "trabajar por la integridad de la zona euro".

"Quiero que la eurozona sea completa y todo lo que hacemos en el Eurogrupo es para lograr una mayor integración. Nuestro objetivo es mantener la zona euro intacta y tener mayor integración para ser más fuertes", ha concluido.

De Guindos reclama un examen a la banca europea como el español

El ministro De Guindos ha coincidido con Dijsselbloem en la importancia de concluir la unión bancaria, un asunto "especialmente complejo", como ha reconocido.

Preguntado sobre cuáles pueden ser los resultados de las pruebas de solvencia a la banca europea que empezará a realizar el Banco Central Europeo el próximo noviembre y que durarán un año, el presidente del Eurogrupo se ha mostrado convencido de que en ese momento, la UE tendrá los instrumentos adecuados para atender las eventuales deficiencias de capital, si se producen. 

Ha recordado el proceso que se seguirá en caso de necesitarse recapitalizaciones: primero, la financiación de los mercados, luego la de los accionistas y bonistas, y finalmente, las ayudas públicas nacionales. Y ahí ha deslizado que "el ministro De Guindos es optimista sobre la situación de los bancos españoles, y con razón, tras lo conseguido con el programa bancario".

El titular de Economía español ha remarcado también la importancia de esos exámenes a la banca europea. "Ese ejercicio debe ser ambicioso, exhaustivo, riguroso y transparente. También debe respetar la coherencia entre países, realizando ejercicios similares al ejecutado por España, que tuvo resultados positivos", ha señalado De Guindos, en alusión a la presión de países como Alemania, Francia o Italia, que pretenden suavizar los análisis para que no aflorecen eventuales problemas de sus respectivos sistemas financieros.

Pese a esos test pendientes, el ministro español ha asegurado que "Europa ha dejado atrás la recesión y ha recuperado la estabilidad financiera", aunque se enfrenta a "muchos retos a nivel global". "Superada la crisis financiera y los desequilibrios en las finanzas públicas, tenemos que centrarnos en las políticas de crecimiento", ha señalado De Guindos.

Noticias

anterior siguiente