Enlaces accesibilidad

El Roto: "No tenemos líderes, tenemos gobernantillos"

  • Se publica una nueva recopilación de sus viñetas: 'A cada uno lo suyo'
  • "Están usando a España como un laboratorio de cobayas", asegura

Por
Andrés Rábago, "El Roto" y el chiste que da título a su nuevo libro
Andrés Rábago, "El Roto" y el chiste que da título a su nuevo libro Reservoir Books

Andrés Rábago García (Madrid, 1947)

Historietista, humorista gráfico, guionista, escenógrafo y pintor. De formación autodidacta, en 1968 comienza a publicar viñetas e ilustraciones en revistas como Hermano Lobo, aunque siguió colaborando posteriormente en numerosos medios impresos, como La Estafeta Literaria, La Codorniz, Triunfo, Cuadernos para el Diálogo, El Independiente o Ajoblanco. En 1978 inició su colaboración con revistas de cómic adulto como Tótem, El Jueves, El Cuervo o Madriz y siguió publicando en prensa en medios como Diario 16, Cambio 16, Tiempo, El Periódico de Catalunya, Informaciones, Pueblo o La Hoja del Lunes. En la actualidad publica en el diario El País. Entre sus numerosos premios destaca el Nacional de Ilustración, conseguido en 2012

En la crisis que nos azota se esta comprobando, una vez más,la importancia de unos buenos medios de comunicación independientes y que cuenten la verdad. Pero también están destacando los viñetistas, que a veces son los únicos que cuentan la verdad. Y entre los maestros del humor gráfico destaca Andrés Rábago García, más conocido como "El Roto", que lleva varios años siendo uno de los mejores analistas de la crisis y sus consecuencias a través de sus viñetas diarias en el periódico El País, de las que el mismo hace una recopilación anual. Después de Viñetas para una crisis y Camarón que se duerme (se lo lleva la corriente de opinión),  llega su nuevo, e imprescindible, recopilatorio: A cada uno lo suyo (Reservoir Books).

"Es un título ambiguo -confiesa "El Roto"- porque puede tener muchas lecturas e interpretaciones. Por una parte es como si cada uno recibiera  su castigo, una especie de vendetta contra los que nos están fallando. Quería que se pudiera interpretar de distintas formas porque busco que mis viñetas se puedan aplicar a distintas cosas, que tengan riqueza de sentido y significados. Las cosas fáciles no me interesan".

El título sale de una viñeta del recopilatorio que tenéis encabezando esta noticia. Según el editor, Miguel Aguilar: "Dentro de cincuenta años, la mejor guía para entender esta crisis serán las viñetas de "El Roto", el primer libro (Viñetas para una crisis) era un retrato del impacto de la crisis sobre la gente; el segundo (Camaron que se duerme..) mostraba cómo los medios reflejaban esa crisis; y este tercero nos cuenta cómo nos ha dejado la crisis a cada uno".

Una crisis acentuada, según El Roto, por la falta de líderes políticos: "No tenemos líderes, tenemos gobernantillos -ha asegurado-. Y será complicado que mejoren porque su torpeza forma parte de su naturaleza. Porque los propios mecanismos de los partidos parecen impedir el crecimiento de otro tipo de gobernantes, parece que los pasan por una criba que los hace inútiles para gobernar. Me sorprende que no haya más clarividencia en este sentido por parte de los propios partidos".

"España es un laboratorio de cobayas"

Además, El Roto, asegura que: "España es un laboratorio de cobayas donde se está haciendo un experimento social a gran escala. Primero lo probaron en Grecia pero no era un país lo bastante grande ni representativo. Ahora lo están probando en España y, si funciona, extenderán ese modelo a otros países. Si no, no se explica que estén insistiendo en una línea que se ha demostrado que es un fracaso".

"Hubo un momento -continúa- en que parecía que la sociedad iba a reaccionar para parar esta trama, pero parece que poco a poco están conseguido someternos. Aún así, no veo a una sociedad resignada, la veo enfadada. Pero es una trama muy bien urdida, el susto es diario para mantener a la gente con miedo. Solo espero que esta estrategia termine fallando".

"La solución a la crisis -según El Roto- no va a ser un cambio político ni la lucha social, sino el cambio de mentalidad, para cambiar la realidad. Yo ya lo he hecho y, como cuento en la última viñeta del libro, si no podemos cambiar de horizonte, cambiemos de perspectiva. Hay jóvenes que están empezando a hacerlo.  Veo mucha creatividad y movimiento en el mundo de arte (soy muy aficionado a las galerías). Y no sé si los jóvenes conseguirán cambiar las cosas, pero hay mucho talento y ganas".

"Tenemos que cambiar nuestra mentalidad, ante nosotros hay numerosos caminos que se abren, y alguno será el acertado. Las formas actuales de lucha no nos llevan a ningún sitio" -concluye El Roto-.

"Al final la luz prevalecerá"

"Tengo pensado hacer, por lo menos, otros dos libros sobre la crisis -asegura El Roto- y agradezco a los editores que los publiquen con esta calidad y dignidad que se merecería cualquier libro, y a un precio asequible. El primer libro reflejaba el Tsunami, y ahora (una vez que las aguas se han retirado) tenemos que reconstruir, pero parece que no hay intención de hacerlo".

Aunque esté considerado un genio del humor negro, El Roto asegura que: "Mis viñetas son objetivas, lo que es una forma de optimismo. Estoy seguro de que al final la luz prevalecerá. Los pesimistas son los que insisten en que esto es lo que hay y que no se puede hacer nada para cambiarlo. Y eso es falso, porque se pueden hacer muchas cosas".

Ni siquiera la Monarquía se libra de su mordacidaz: "La Monarquía no se puede modernizar -asegura- porque es un arcaísmo en si misma. La única solución sería la decencia, pero parece que eso es incluso más difícil que la modernización. Lo que está claro es que necesita un cambio y que el primero en planteárselo debería ser la propia monarquía".

En cuanto a sus dibujos El Roto comenta que: "En mis viñetas siempre busco que haya una simbiosis entre la imagen y el texto. Aunque no siempre lo consigo. Lo más importante es el dibujo, tiene que tener mucha fuerza porque el texto es lo primero que va a morir, y algunos dibujos mantienen esa fuerza durante mucho tiempo. Lo que más me cuesta es la austeridad en el texto. Parece que siempre necesites más palabras. El dibujo es más amplio porque debe ser interpretado por el lector, que de esta forma participa en la creación de la idea y la hace suya. Pero no concibiría mis viñetas sin la frase que las acompaña".

Sin duda uno de los pensadores más lúcidos de la actualidad, como refleja diariamente en sus dibujos. Los políticos deberían aprender muchas cosas de El Roto.

Noticias

anterior siguiente