Enlaces accesibilidad

La eurozona analiza este lunes el rescate a la banca española y la unión bancaria

  • Existe "acuerdo tácito" para no presionar a España a prorrogar su ayuda
  • También se revisarán los rescates de Grecia, Portugal e Irlanda

Por
La troika llega este lunes a Madrid para examinar a la banca española

El Eurogrupo debatirá este lunes la marcha del rescate de la banca española, los programas de asistencia financiera para Portugal, Irlanda y Grecia, y algunos elementos de la unión bancaria, de cara a las pruebas de resistencia que se realizarán a la banca europea en 2014 y la creación de un mecanismo único de resolución de entidades con problemas.

Sin presiones a España

En cuanto a España, los ministros de Finanzas de la eurozona analizarán las conclusiones de la cuarta revisión del cumplimiento de las condiciones por el rescate concedido para reestructurar la banca española (del que se han utilizado 41.300 millones de los 100.000 millones disponibles), que expira a finales de diciembre.

De momento, y a la espera de que se aborde más en profundidad el final del programa de asistencia financiera a la banca española en el Eurogrupo del 14 de noviembre, la eurozona tiene un "acuerdo tácito" para que nadie presione a España para que solicite una prórroga de ese préstamo.

El Gobierno de España no quiere mantener abierta esa línea de crédito, porque hay una "completa claridad por parte de las autoridades españolas de que cualquier tipo de programa de seguimiento es considerado innecesario", ha señalado un alto funcionario de la Unión Europea (UE) recientemente.

La eurozona considera además que el caso español no es comparable al luso, griego o irlandés -en lo que sí se tendrá que abordar la estrategia de salida y posibles programas de acompañamiento-, porque no se le aplicó un programa macroeconómico completo y nunca se quedó fuera de los mercados para financiarse.

España va por el buen camino, pese a que debe perseguir "con vigor" los objetivos fiscales vigentes y continuar con las reformas que ha emprendido, afirma ese alto funcionario europeo.

Pendientes del rescate griego

En el caso de Grecia, la revisión actual del rescate por parte de la troika (Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo) a nivel político está en "pausa" hasta que el trabajo técnico concluya en Atenas.

Por esa razon, todavía no se puede desembolsar el próximo tramo de 6.800 millones de euros en ayudas financieras acordados en julio, que se dividieron en varios tramos repartidos hasta otoño y se condicionaron al cumplimiento de ciertas acciones previas.

La eurozona tampoco analizará todavía cómo cerrar una potencial brecha de financiación en el programa hasta finales de 2014, a la espera del presupuesto griego para el próximo año y los resultados de las pruebas de resistencia a la banca, que están en marcha.

Por ello, las reuniones de noviembre y diciembre serán "más interesantes" en relación al rescate heleno, señaló la misma fuente, que reiteró que cualquier posible medida para aliviar la deuda griega -referencia velada al tercer rescate para el país- no se abordará hasta el verano del próximo año.

Colchón de liquidez en Portugal

La revisión del programa portugués, que expirará a mediados de 2014, se adoptará en el Eurogrupo de noviembre y las condiciones en torno a la salida del rescate se analizarán el año que viene, indicó la fuente diplomática.

No hay prisas, alegan en Bruselas, dado que Portugal tiene "un colchón de liquidez relativamente cómodo", y tampoco se preparan planes de contingencia después del pronunciamiento del Tribunal Constitucional sobre las reformas del sistema de pensiones y de la función pública, porque Lisboa siempre ha sabido hacer frente a las decisiones del alto tribunal.

En relación a Irlanda, su salida del rescate está más cerca -a finales de este año-, aunque ese punto se abordará una vez se tengan los resultados de las pruebas de resistencia en marcha y la revisión de los balances de la banca, señaló la fuente.

Dublín no ha pedido un plan de acompañamiento y las condiciones de mercado son "muy favorables" para financiarse, agrega el diplomático.

El Eurogrupo abordará además elementos claves de la unión bancaria, como los cortafuegos que harán falta de cara a los resultados de las pruebas de resistencia y el análisis de la calidad de los activos por parte del BCE y cómo se tratarán las posibles recapitalizaciones de esas entidades.

Los ministros también debatirán sobre la necesidad de un cortafuegos europeo en conexión con las negociaciones del mecanismo único de resolución de bancos propuesto en julio, para el que se trata de definir el papel que jugará el fondo de rescate (el Mecanismo Europeo de Estabilidad, MEDE), aunque quedan por resolver varios aspectos legales.

Noticias

anterior siguiente