Anterior La espera para operarse en la sanidad pública se dispara de 89 a 115 días Siguiente Leopoldo López grita " ¡Me están torturando! ¡Denuncien! " desde dentro de la cárcel Arriba Ir arriba
Inmigrantes en Tarifa, España
Inmigrantes en Tarifa, España. AFP AFP PHOTO/ MARCOS MORENO

Europa: una ley de inmigración para cada país

  • La Ley Bossi-Fini de Italia, la más restrictiva

  • Reino Unido planea un endurecimiento de su norma

  • Alemania es el país que más inmigrantes y refugiados recibe

|

NÚMERO DE INMIGRANTES IRREGULARES (estimado, enero-junio de 2013, fuente: Frontex)

- Ruta del Mediterráneo occidental (desde el Norte de África hacia España): más de 4.000
- Ruta del Mediterráneo central (hacia las islas italianas de Sicilia y Lampedusa): más de 31.000
- Ruta del Mediterráneo Oriental (desde Turquía a Grecia y Bulgaria): más de 15.000
- Oeste de los Balcanes: más de 15.000

INMIGRANTES DE LARGA DURACIÓN (2011, fuente: Eurostat):

Reino Unido: 566.044
Alemania: 489.422
Italia: 385.793
Francia: 267.367
Suiza: 148.799
Grecia: 110.823
Austria: 104.354


ESPAÑA: 371.331 PETICIONES DE ASILO (2012, fuente: ACNUR)

Alemania: 64.500
Francia: 54.900
Suecia: 43.900
Reino UnidO: 27.400
Suiza: 25.900
Bélgica: 18.500
Austria: 17.400
Italia: 15.700
ESPAÑA: 2.579

La política de control de fronteras y de inmigración sigue en manos de cada estado miembro de la UE. Aunque las normas de inmigración son similares, se dan casos como la ley italiana, que es especialmente restrictiva.

  • UE: Existe legislación de la Unión para regular las entradas y salidas de corta duración (inferiores a 3 meses), la estancia de estudiantes y trabajadores cualificados (con la llamada "tarjeta azul", similitar a la "tarjeta verde" que permite la entrada en EE.UU.) y se está desarrollando normativa para trabajadores temporales. La "Directiva de Retorno" establece las condiciones para que los países cooperen en la repatriación de inmigrantes irregulares. La norma abre la vía al retorno voluntario y medidas para internar a los inmigrantes en centros de detención hasta su deportación. Las leyes comunes que regulan la integración, en cambio, sí están muy desarrolladas.
  • Italia: La Ley Bossi-Fini (2002), nombrada así por sus promotores, Umberto Bossi (Liga Norte) y Gianfranco Fini (Alianza Nacional). Considera la entrada irregular como un delito y criminaliza la ayuda a los inmigrantes, en ambos casos con penas de multa. La ley establece además un “contrato de residencia” que liga al inmigrante a un empleador concreto, perdiendo, además del trabajo, también el derecho de residencia. En caso de expulsión, el inmigrante debe volver a su país de origen o procedencia.
  • España: La Ley de Extranjería de 2000, con varias modificaciones, considera los supuestos anteriores como infracciones penadas con multa, aunque eso no libra a los inmigrantes de acabar en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIES) durante el tiempo que tarde en ser expulsado. El trato en estos centros ha sido denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones humanitarias.
  • Francia: La polémica norma de 2010 endurece la obtención de la nacionalidad, dificulta la reagrupación familiar y agiliza las expulsiones.
  • Reino Unido: El gobierno de David Cameron planea una reforma con la Ley de Inmigración (Inmigration Bill), con el objetivo de seleccionar a los inmigrantes que entran al país y simplificar los trámites de deportación. Pretende además impedir el recurso a entidades superiores en caso de negociación de asilo. Los inmigrantes que estén poco tiempo tendrán que pagar sus gastos sanitarios y los propietarios de viviendas deberán comprobar el estatus de sus inquilinos.
  • Alemania: Una ley de 2005 pone el acento en la integración y permite quedarse más tiempo a los inmigrantes cualificados.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente