Enlaces accesibilidad

La cápsula de carga Cygnus, lista para emprender su primera misión a la Estación Espacial Internacional

  • Se encarga del abastecimiento de consumibles para la EEI
  • Lleva 731 kilos de carga útil, aunque su capacidad máxima es de 2.000 kg
  • Tendrá que superar una serie de pruebas antes de aproximarse a la Estación
  • Al fin de la misión se desintegrará en la atmósfera

Por
Encapsulado de la Cygnus en su carenado protector.
Encapsulado de la Cygnus en su carenado protector. ORBITAL SCIENCES

Todo está listo en las Instalaciones de Vuelo Wallops de la NASA para el lanzamiento de la primera cápsula de carga Cygnus con rumbo a la Estación Espacial Internacional, previsto para el 18 de septiembre de 2013 a las 16:50h, hora española.

Con seis tripulantes a bordo, la Estación Espacial Internacional necesita recibir periódicamente envíos de consumibles como aire, alimentos y bebidas, y combustible, componentes para mantenimiento, equipos para experimentos, etc.

Para esto se usan naves de carga como las Progress rusas, los ATV de la Agencia Espacial Europea, o los HTV de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial, aunque durante muchos años la nave con mayor capacidad de carga que la visitaba eran los transbordadores espaciales de la NASA.

Pero con la retirada de estos, la agencia estadounidense se ha visto en la necesidad de buscar otra forma de hacer envíos a la Estación, además del espacio que pueda conseguir en los lanzadores de otras agencias, para lo que decidió recurrir a la iniciativa privada bajo el programa de Servicios Comerciales de Transporte Orbital.

Dos proveedores

La primera empresa en tener su nave de carga lista dentro de este programa fue SpaceX, que con su cápsula Dragon lleva ya completadas con éxito tres misiones a la Estación. De hecho, una Dragon fue el primer vehículo construido por una empresa privada en atracar con la EEI en mayo de 2012.

Orbital Sciences, la segunda empresa contratada bajo el programa COTS, llevó a cabo en abril de 2013 un primer ensayo de su cápsula de carga Cygnus, y aunque en aquella ocasión lo que usaron fue un simulador de carga en este lanzamiento usarán ya una Cygnus de verdad para intentar llevar a cabo una misión completa.

Con un compartimento de carga de 3,66 metros de altura y 3,07 de diámetro, esta lleva a bordo un total de 731 kilos de carga, aunque su capacidad máxima es de 2.000 kilos.

De estos 731 kilos, 171 fueron cargados con la cápsula ya acoplada a su cohete lanzador como parte de las demostraciones que exige la NASA, en este caso la de poder introducir cargas de última hora en la cápsula por cuestiones imprevistas o porque la carga sea perecedera.

Paso a paso

Tras el lanzamiento, la Cygnus y sus sistemas serán sometidos a toda una serie de pruebas que tendrán que superar a satisfacción de la NASA antes de que se le permita tan siquiera salir de su órbita inicial e ir acercándose a la Estación.

Si todo va según lo previsto, la cápsula alcanzará al cabo de unos días una posición a pocos metros de la Estación que permitirá su captura por parte del brazo robot de esta, que será el encargado de acoplarla en uno de los puertos del módulo Harmony de esta, lo que está previsto que suceda el domingo 22 de septiembre.

Una vez allí, y comprobada la estanqueidad de la unión, los tripulantes de la Estación podrán entrar en ella en mangas de camisa para retirar la carga que lleva a bordo y para sustituirla por materiales de desecho que se desintegrarán junto con ella en la atmósfera al final de su misión, ya que a diferencia de la Dragon la Cygnus no está diseñada para volver a tierra de una pieza y ser así reutilizada.

Noticias

anterior siguiente