Enlaces accesibilidad

Al menos 13 muertos y ocho heridos en un tiroteo en un edificio de la Marina en Washington

  • Entre las víctimas mortales está el tirador, abatido por la Policía
  • Dos militares españoles, presentes en la base, no han sufrido daño
  • La investigación descarta, en principio, que se trate de un atentado terrorista

Enlaces relacionados

Por
La Policía de EE.UU. identifica al sospechoso del tiroteo de Washington que ha dejado 13 muertos

Al menos 13 personas, incluido el supuesto atacante, han muerto y otras ocho han resultado heridas en un tiroteo en un edificio de la Armada estadounidense en Washington, según las autoridades. La Policía, que ha abatido a un sospechoso, desconoce aún el motivo del ataque.

El hombre abatido ha sido identificado posteriormente por el FBI como Aaron Alexis, un exmilitar que en la actualidad estaba contratado en una empresa informática para actualizar el equipamiento utilizado en la Intranet de la Marina, por lo que tenía privilegios especiales de acceso, aunque no se ha podido confirmar si se encontraba trabajando en el momento del suceso.

Aunque en un principio se buscaba a otros dos sospechosos, un hombre blanco con uniforme de la Armada y otro negro, de unos 50 años, "con uniforme de estilo militar", el alcalde de Washington ha dicho que, según la investigación, "no hay indicios de que hubiera un segundo tirador", aunque no descarta que haya más sospechosos.

Por el momento no se han conseguido esclarecer las causas del tiroteo, pero las autoridades no consideran que se trate de un atentado terrorista.

El tiroteo ha tenido lugar en las instalaciones del Mando de Sistemas Navales de la Armada, a orillas del río Anacostia en el extremo este de la capital estadounidense y a 1,6 kilómetros del Capitolio y a unos 5 kilómetros de la Casa Blanca.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha calificado lo ocurrido como un "acto cobarde" al comenzar una comparecencia que había sido convocada para hacer balance de la marcha de la economía.

En el momento de producirse el suceso se encontraban en las instalaciones dos militares españoles, que no han sufrido daños, según ha confirmado en declaraciones a TVE el embajador de España en Washington, Ramón Gil Casares.

@@MEDIA@@

Se desconoce el motivo

La alarma se ha desatado sobre las 8.20 de la mañana (14.20 del lunes, hora peninsular española) cuando un atacante ha conseguido, por medios que aún se desconocen, entrar en uno de los edificios "y ha empezado a disparar", según Gray.

En un país donde son frecuentes los tiroteos, inmediatamente se emitió una orden de "refugio en el sitio", que obliga a los empleados a encerrarse en sus respectivas oficinas en una instalación en la que trabajan hasta 3.000 personas.

La jefa de la Policía Metropolitana, Cathy Lanier, ha alabado los "actos de heroismo" que han tenido lugar durante el suceso, aunque ha explicado que, por el momento, no podía revelar más datos.

"Todo el mundo ha sentido pánico e intentaba buscar la manera de salir del edificio. Algunos hemos conseguido salir corriendo", ha explicado Patricia Ward, una de las trabajadoras del edificio. "Los guardias de seguridad gritaban que corriéramos", ha añadido.

Nuevo ataque en instalaciones militares

Se trata del peor ataque a una instalación de la Marina de EE.UU. desde que, en 2009, el jefe de la Marina Nidal Hasan abrió fuego contra soldados desarmados en Fort Hood, Texas, en un acto que acabó con la vida de 13 personas e hirió a otras 13. Hasan, que explicó que había actuado como represalia por las guerras de EE.UU. en países musulmanes, fue sentenciado a muerte por un juzgado militar en el mes de agosto.

El Secretario de la Marina Ray Mabus ha calificado el suceso como un "ataque a la familia de la Marina", y ha advertido que este tiroteo ha revelado una brecha de seguridad "potencialmente grave".

Es habitual que el personal militar tenga prohibido llevar armas en instalaciones militares, pero con la acreditación necesaria se pueden evitar controles rutinarios de armas de fuego.

"Será interesante comprobar quién fue el autor de los disparos y cómo consiguió entrar en el recinto con armas", ha explicado el Comandante Tim Jirus, al cargo de la evacuación del edificio.

"En este momento son muchos los que se plantean si es o no seguro el edificio y el entorno de la oficina", ha añadido.

Sólo en 2013, se han registrado varios ataques contra bases militares en Estados Unidos, como el que acabó con la vida de tres marines en Quantico, Virginia, en el mes de marzo, o el que mató a un empleado civil dos semanas después en Fort Knox, Kentucky.

En la Navy Yard se diseñan, construyen, compran y mantienen buques de guerra, submarinos y equipos de combate. Con un presupuesto anual de 30.000 millones de dólares, es uno de los cinco mandos mayores de la Marina de Guerra de EE.UU., informa Efe.

La Policía Metropolitana ha ampliado la vigilancia a los vecindarios circundantes e intensificado la vigilancia en torno a varias instituciones de Washington. En un primer momento, se suspendieron las operaciones en el aeropuerto Reagan National.

Cuatro días de luto nacional

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha decretado cuatro días de luto.

Las banderas ondearán a media asta en todos los edificios y lugares públicos, así como en las bases militares y navales, junto a embajadas, consulados y el resto de delegaciones diplomáticas hasta el atardecer del próximo día 20.

"Nos enfrentamos a un nuevo ataque masivo con armas de fuego, de nuevo contra una instalación militar, esta vez en la capital de nuestro país", ha dicho Obama.

El presidente aboga por endurecer las medidas de control en la venta de armas en EE.UU., desde que en diciembre, un hombre asesinara a 20 niños y 6 adultos en la matanza de Newtown, un ataque a una escuela primaria en Connecticut.

Obama ha telefoneado al secretario de la Marina estadounidense, Ray Mabus, para transmitirle sus condolencias para las familias y compañeros de las víctimas del tiroteo.

El presidente estadounidense también ha felicitado a los "valientes miembros de la Marina y a la policía local", que han trabajado junto con las autoridades federales para responder a la tragedia, según ha informado la Casa Blanca en un comunicado.

Noticias

anterior siguiente