Enlaces accesibilidad

Las familias recurren a bancos de libros de texto y trueque para afrontar los recortes en ayudas

  • Las asociaciones de padres ponen en marcha iniciativas solidarias
  • El intercambio de material escolar llega a la calle y a internet
  • El mercadillo desalojado del Barrio del Pilar vuelve este fin de semana
  • "Cada vez hay más familias que no pueden asumir los gastos", afirma Cruz Roja

Por
Una ocasión para la solidaridad

La crisis económica ha provocado que los gastos aparejados a la "vuelta al cole" se hayan vuelto inasumibles para miles de familias que se enfrentan a una verdadera “cuesta de septiembre”.

El coste medio por alumno oscila entre los 600 y los 800 euros. Los libros de texto son uno de los artículos más caros, ya que cuestan entre 200 y 300 euros, según señalan las organizaciones de consumidores que advierten de que los precios no han dejado de crecer en la última década.

A este encarecimiento se suman los recortes en los programas de libros gratis que han empujado a muchas familias a recurrir al intercambio de material escolar o a las donaciones para encarar el retorno a las aulas.

Este curso solo dos comunidades autónomas, Andalucía y Navarra, mantienen la gratuidad total de los libros de texto en la enseñanza obligatoria.

En 2011 eran seis: a estas dos autonomías se sumaban Castilla-La Mancha, Canarias, Aragón y La Rioja, según un informe de CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos). Todas estas regiones han sustituido el sistema por ayudas económicas en función de la renta.

La comunidad aragonesa es una de las afectadas por el tijeretazo y es de las regiones donde más se han extendido los bancos de libros de texto en los centros educativos.

“Nos consta que hay niños que van a clase sin libros”

“Yo hace dos años trabajaba y tenía un buen sueldo pero ahora estoy en el paro y necesito ahorrar con los libros de texto”, cuenta a RTVE.es Esther Ayuso, madre de dos hijas y miembro del AMPA del Colegio Público Domingo Miral de Zaragoza.

Los propios padres fueron los que pusieron en marcha el trueque en el centro escolar al ver cómo se disparaba la necesidad entre los vecinos del barrio del Torrero.

El banco de libros funciona como una cooperativa donde todas las familias aportan una cantidad para hacer frente a los gastos de reposición. Los libros se “alquilan” a un precio razonable y deben ser devueltos a final de curso.

“Por 40 euros se llevan el lote entero aunque la tarifa es variable. Estamos llegando donde la Administración no lo hace. Además se firma un compromiso por escrito para mantener en perfecto estado los libros por lo que se optimizan recursos y se conciencia sobre su cuidado”, argumenta Esther Ayuso.

Desde FAPAR (Federación de Padres y Madres de Aragón) aseguran que, desde que se echó el cerrojazo al programa de gratuidad, las subvenciones solo llegan a un 10% de quienes las solicitan porque hay familias que “con 500 euros de renta se pasan del umbral y no se la dan”.

“Nos constan casos de colegios donde los niños han ido sin libros”, relata a RTVE.es Nieves Burón, miembro de este colectivo.

Las familias han dado un paso más allá y han llevado hasta el Gobierno una propuesta para la aprobación de una ley que regule la creación de bancos de libros de texto en colegios públicos y concertados.

La iniciativa ha partido de Elena Alfaro, una madre madrileña de dos hijos, que ha recogido 265.000 firmas a través de la plataforma ciudadana "change.org" y que ha entregado esta semana en el Ministerio de Educación para reclamar un precio más justo en los textos escolares y un sistema de reutilización.

Las asociaciones de padres no son los únicas que han arrancado iniciativas de este tipo. En el último año, municipios como Lorca (Murcia), Oviedo (Asturias) o Fuenlabrada y Torrejón de Ardoz (Madrid) han puesto en funcionamiento bancos de libros de texto.

La oficina municipal de intercambio de Torrejón de Ardoz (121.000 habitantes), que no impone limitación en el número de ejemplares que se pueden donar, ha recogido unos 1.200 libros que ha repartido gratuitamente entre más de 300 familias.

“Tuvimos un programa de becas durante tres años pero nos quedamos sin presupuesto y pensamos en la forma de ayudar sin dinero. No todas las familias se llevan el lote entero para el curso pero sí cambian una media de tres o cuatro libros lo que supone un ahorro de unos 180 euros”, explica a RTVE.es Juan de la Calle, técnico de Educación del consistorio torrejonero.

‘Top manta’ y mercadillos de material escolar

Al margen de los colegios y de los ayuntamientos, el intercambio de libros, cuadernos, gomas, lápices y demás equipamiento escolar también es una realidad a pie de calle impulsada por los propios estudiantes o por asociaciones de vecinos.

En la madrileña calle Libreros alumnos de Bachillerato improvisan por estas fechas un “top manta” de libros de segunda mano con precios "populares" que pueden oscilar entre 5 y 10 euros.

Por su parte, la plataforma vecinal Barrio del Pilar en Lucha (Madrid) ha levantado un mercadillo de trueque sin ánimo de lucro que fue desalojado la semana pasada por la Policía al no contar con los permisos necesarios para ocupar la vía y que se ha trasladado al centro social La Piluka donde estarán este fin de semana (Plaza de Corcubión s/n).

"La idea del trueque parece idealista pero nos ha sorpendido la respuesta porque ha venido muchísima gente, sobre todo de la escuela pública, y esto nos demuestra lo mal que lo está pasando la gente en nuestro barrio (...) el material lo han donado los vecinos pero también muchos profesores que han aportado los manuales que a ellos les dan de muestra", cuenta Quique, uno de los jóvenes de la asociación.

El profundo zarpazo de la crisis ha provocado que estos ejemplos no sean aislados. Cruz Roja cuenta con varios programas a nivel estatal de recogida de material escolar que el pasado año repartieron entre más de 50.000 personas.

“Hablamos de material básico pero hay familias que no pueden asumirlo porque tendrían que quitárselo de la vivienda o de la comida. La demanda cada vez es mayor porque el colchón familiar se debilita y se agotan los recursos”, detalla a RTVE.es José Javier Sánchez Espinosa, responsable de exclusión social de Cruz Roja.

Plataformas online de intercambio

Internet también se perfila como alternativa pujante para adquirir, intercambiar o donar.

En esta línea y bajo el paraguas del reciclaje nació hace un año truequebook.es. Una red social de trueque de artículos relacionados con el mundo académico, “desde libros de texto y lectura, a uniformes, instrumentos musicales, equipaciones y complementos deportivos”, responde por correo electrónico Nuría Marín, una de las impulsoras de esta red que engloba a diferentes comunidades virtuales creadas por los usuarios.

Marín destaca que a través de la web se realizan intercambios en pueblos y ciudades de toda España y que ya reciben visitas de otras partes del mundo.

El ingeniero informático barcelonés Fernando Guirao es el creador de bookint.eu. Una aplicación que permite el intercambio digital de libros de texto en centros escolares. La plataforma cuenta con 37 colegios de toda España y el pasado curso facilitó el flujo de más de 20.000 libros.

“Inventé 'bookint' a petición de un grupo de padres del AMPA del colegio de mis hijos que me dijeron que era necesario. Son los propios centros los que manejan la herramienta y si no están disponibles los libros hay una opción para comprarlos a un precio asequible”, señala Guirao a RTVE.es.

Por su parte, la Consejería de Educación de Valencia ha puesto en marcha Llibrey, una red social dirigida a la reutilización de libros de texto. A través de esta plataforma digital las familias pueden ofrecer, buscar, localizar y recibir libros en su colegio, en su localidad o en toda la comunidad valenciana.

Noticias

anterior siguiente