Enlaces accesibilidad

Cumbre del G20

Obama arranca el apoyo de la mitad del G20, incluida España, a una "fuerte respuesta" en Siria

Por
Diez países, entre ellos España, apoyan tras el G20 una "fuerte respuesta" en Siria

El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha arrancado de la cumbre del G20 el apoyo de diez países, entre ellos España, a una "fuerte respuesta internacional" contra el régimen sirio tras el supuesto ataque con armas químicas perpetrado en Damasco el pasado 21 de agosto.

El comunicado conjunto, que no está firmado por Alemania, no menciona explícitamente el apoyo a una intervención militar, sino tan solo a una respuesta y no supone la participación directa de las potencias firmantes en una intervención militar ya que la mayoría de ellas ha mostrado su rechazo a un ataque, sin el aval del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Los Gobiernos de Australia, Canadá, Francia, Italia, Japón, Corea del Sur, Arabia Saudí, España, Turquía, Reino Unido y EE.UU. piden en la nota que haya una "fuerte respuesta internacional a esta grave violación de las normas y la conciencia mundial, que envíe un claro mensaje para que este tipo de atrocidad no vuelva a repetirse".

El comunicado señala que "las pruebas señalan claramente al Gobierno de Siria como responsable del ataque, como parte del patrón de uso de armas químicas del régimen" y señala la "parálisis" de la ONU para tomar medidas en el conflicto. Además, reconoce que "no hay uuna solución militar" y reafirma el compromiso de buscar una solución politica al conflicto mediante la aplicación de los acuerdos de Génova de 2012 que conduzcan a una Siria "unida, democrática e inclusiva".

Obama logra el respaldo de diez países del G20 a una "fuerte respuesta" en Siria

Obama, que según ha anunciado se dirigirá a la nación desde la Casa Blanca el próximo martes, insiste en que es necesaria una acción internacional para detener el uso de armas químicas. Esa decisión, ha continuado, “no vendrá a través del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”, donde China y Rusia, miembros permanentes, ya han vetado varias resoluciones sobre Siria desde que comenzó el conflicto hace dos años. "Tal y como dije ayer, fui elegido para acabar guerras no para comenzarlas", ha sentenciado Obama en su intervención al cierre de la cumbre.

Obama seguirá en su búsqueda de apoyos

Pese al rechazo mayoritario a una posible intervención militar en Siria en el seno de la cumbre del G20, el presidente de EE.UU. ha asegurado que seguirá buscando apoyos en los próximos días para una intervención armada.

En este sentido, ha reconocido que algunos de sus colegas quieren un aval del Consejo de Seguridad de la ONU, y ha dicho que respeta a quienes piensan que es inaceptable un ataque sin este beneplácito, aunque cree que dada la inacción del Consejo este principio no puede aplicarse en este caso. "El Consejo de Seguridad de la ONU prácticamente está paralizado para una decisión sobre la cuestión siria", ha señalado Obama.

Obama, más solo en su ataque a Siria tras el G20

Preguntado por los periodistas acerca de los avances obtenidos en la cumbre, Obama ha considerado que en la cena de este jueves, dedicada a abordar la cuestión, la opinión mayoritaria era que el régimen de Bachar Al Asad fue responsable del ataque, aunque después el presidente de Rusia haya reducido a cinco países -Francia, Arabia Saudí, Canadá, Reino Unido, que no actuará tras el no de su Parlamento, y Turquía- el apoyo a una posible intervención militar. Una acción contra Damasco sería "una señal para todas las naciones de que no queremos vivir en un mundo así", ha señalado el mandatario estadounidense.

Obama no quiso responder directamente a la pregunta de si ordenará un ataque en el caso de que el Congreso de EE.UU. no dé su visto bueno la semana que viene, y se ha limitado a mostrarse confiado en que recibirá luz verde.

Encuentro entre Obama y Putin

Las diferencias con Rusia, aliada del régimen de Bachar Al Asad sobre la intervención, han quedado patentes en el encuentro de los 19 países más industrializados y la Unión Europea.

Obama y Putin se reunieron este jueves tras la cena, en un encuentro que no estaba previsto, y en el que no lograron aproximar posturas, aunque seguirán los contactos a través de sus ministros de Exteriores. Más bien al contrario, Putin ha afirmado que ayudará a Siria en caso de que se produzca una acción militar exterior internacionaly ah reducido a cinco los países del G20 que apoyan una intervención militar (Francia, Reino Unido, Arabia Saudí, Canadá y Turquía).

Pese a los obstáculos, el presidente estadounidense mantendrá los contactos para recabar apoyos a una intervención. "Voy a seguir hablando con los líderes de todo el mundo y con el Congreso, voy a hacer todo lo que pueda con el pueblo estadounidense y la comunidad internacional para elegir la opción adecuada", ha señalado en la conferencia de cierre de la cumbre.

"Si fuera Ruanda ¿se pondría en cuestión?"

En el ataque perpetrado el pasado 21 de agosto en Damasco “1.400 personas fueron gaseadas y cerca de 400 personas eran niños”, ha enfatizado el presidente de EE.UU. “Cuando se viola una norma de esta importancia, si la comunidad internacional está paralizada, esa norma se cae y caerán otras”. Las decisiones en el futuro "serán más difíciles", ha añadido.

A lo largo de su última intervención en el marco de la cumbre del G20 Obama ha comparado en varias ocasiones la situación tras el supuesto ataque con armas químicas con el genocidio en Ruanda, en 1994, y se ha preguntado si en la actualidad se pondría en cuestión la necesidad de una intervención para impedir la matanza.

"Seguimos pensando que el régimen de Al Asad ha usado esas armas, y es una tragedia. También es una amenaza para los países vecinos y para todo Oriente Medio porque pueden caer en manos de grupos insurgentes", ha continuado Obama.

Los países de la UE quieren que el asunto se debate en la ONU

Mientras, los ministros de Defensa y Asuntos Exteriores de la Unión Europea han responsabilizado al régimen de Bachar Al Asad del ataque con armas químicas perpetrado en Damasco y con una serie de matizas apoyan una respuesta contundente.

Defienden la importancia de abordar en Naciones Unidas la respuesta al uso de armas químicas en Siria, pero no se pronuncian en contra de los planes de Estados Unidos para actuar sin el aval del Consejo de Seguridad.

La UE, en general, no se opone a una respuesta militar estadounidense, según lo acordado por los ministros de Exteriores y Defensa reunidos en Vilna, en Lituania, pero quiere que el asunto se debata antes en Naciones Unidas sobre la base del informe que preparan los inspectores de la ONU que analizan el ataque químico en Siria, tal y como han exigido varios ministros.

A priori, ese podría ser el mensaje que lance este sábado la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, como postura del bloque al término de la reunión ministerial y como punto de entendimiento común entre los Veintiocho, que evitarían de esa forma aparecer divididos.

París, en todo caso, esperará a conocer el informe de la ONU antes de decidir su participación definitiva, a pesar de que el jefe de su diplomacia, Laurent Fabius, le restó hoy importancia al considerar que no aportará nuevos elementos. Londres, mientras, ha reiterado todo su apoyo a una "respuesta firme", pero no intervendrá tras el "no" de su Parlamento.

Noticias

anterior siguiente