Anterior El Congreso aprueba, con el rechazo del PP, investigar a Fernández Díaz por el supuesto uso "partidista" de Interior Siguiente González se siente "engañado" porque Sánchez le dijo en julio que se abstendría en la investidura de Rajoy Arriba Ir arriba
 Mujer embarazada
Mujer embarazada. Getty Images/iStockphoto

El sobrepeso durante el embarazo aumenta el riesgo de que los hijos desarrollen enfermedades

  • Los hijos de madres con sobrepeso tienen un 40% más de riesgo

  • En el futuro pueden desarrollar obesidad, diabetes tipo 2 u osteoporosis

  • Para prevenirlo aconsejan un asesoramiento prenatal sobre el control de peso

|

Un estudio del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) ha confirmado que el sobrepeso durante la gestación está relacionado con un mayor riesgo para los hijos de padecer obesidad, diabetes e incluso cáncer en la edad adulta.

Entre un 20% y un 40% de las mujeres embarazadas son obesas o alcanzan un exceso de peso durante los meses de embarazo. Aunque ya se sabía que el sobrepeso de las gestantes empeora la salud del feto y sus probabilidades de sufrir dolencias en el futuro, ahora el IVI ha analizado su papel en las madres y en su descendencia a corto y largo plazo, según recoge SINC.

“Durante el embarazo un exceso de peso no solo aumenta el riesgo de complicaciones maternas, sino también complicaciones fetales que podrían estar infradiagnosticadas por la peor visualización de los órganos en las ecografías”, ha apuntado la primera autora del trabajo, Daniela Galliano.

El estudio, que es una revisión de otros artículos publicado en la revista Gynecological Endocrinology, va un paso más allá y demuestra que el sobrepeso tiene consecuencias en las madres y los recién nacidos y también en el futuro desarrollo de obesidad y enfermedades relacionadas en la descendencia.

La obesidad se convierte en un problema perpetuamente autogenerado

“Esto se debe a que las condiciones en el útero materno tienen un efecto sobre la fisiología fetal conocido como 'programación fetal', es decir, que el ambiente donde se desarrolla el feto condiciona su desarrollo durante su vida postnatal y adulta”, ha explicado Galliano, quien ha aclarado: “Este concepto se denomina también memoria metabólica y provoca que la obesidad se convierta en un problema perpetuamente autogenerado”.

Más riesgo para las hijos de padecer enfermedades

El estudio recoge que los hijos de madres con sobrepeso tienen un 40% más de probabilidades de padecer sobrepeso y obesidad en la edad adulta, mientras que si se trata de madres con diabetes gestacional el riesgo es un 26% mayor,“lo que sugiere que algunos mecanismos que subyacen a la obesidad se establecen antes del parto”, ha afirmado Galliano.

Pero los hijos de madres obesas tienen más riesgo de desarrollar en el futuro no solo obesidad, sino también diabetes tipo 2, osteoporosis, problemas neurológicos como autismo y esquizofrenia, enfermedad cardiovascular, envejecimiento prematuro e incluso cáncer.

Prevenir las futuras enfermedades

“La compresión de los patrones procedentes de las diferentes generaciones de la familia, tanto por parte del padre como de la madre, puede ser de importancia para abordar correctamente las estrategias preventivas y reducir la obesidad”, sostiene.

Para los expertos es fundamental que los profesionales de la salud realicen un asesoramiento prenatal sobre el control de peso en las mujeres que desean concebir para prevenir y tratar esta enfermedad.

“El manejo de la obesidad presenta un coste más elevado en el embarazo, y el gasto de los cuidados hospitalarios antenatales es cinco veces superior al de las mujeres con índice de masa corporal normal”, ha concluido Galliano.

Complicaciones durante el embarazo y en el feto

Durante los meses de gestación un exceso de peso aumenta el riesgo de hipertensión, diabetes gestacional, preeclampsia, tromboembolismo, macrosomía fetal (tamaño excesivo del feto, más de 4,5 kg), infecciones del tracto urinario, amenaza de parto pretérmino, muerte fetal, parto vaginal instrumentado, cesárea, complicaciones quirúrgicas y anestésicas, hemorragia postparto e infección, entre otros.

En el caso de los percances para el feto, las más significativas son el sufrimiento fetal, hipoglucemia, ictericia (coloración amarillenta de la piel y mucosas debida a un aumento de la bilirrubina), hidramnios (exceso de líquido amniótico), macrosomía y malformaciones congénitas, especialmente cardíacas y neurológicas.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente