Enlaces accesibilidad

Accidente de tren en Santiago

El maquinista ante el juez: "Es que no le doy explicación, no lo comprendo cómo no lo vi"

  • Explica que activó los frenos cuando se dio cuenta pero ya era "inevitable"
  • "No estoy tan loco para no frenar", respondió el maquinista al fiscal
  • El País ha publicado un extracto en audio de su declaración ante el juez

Por
El maquinista de Santiago reconoce que frenó tarde

El maquinista del Alvia que descarriló en Santiago de Compostela hace una semana, Francisco José Garzón Amo, de 52 años, insistió una y otra vez en su declaración en sede judicial el pasado domingo en que no sabía cómo se pudo olvidar de frenar a tiempo como había hecho otras veces antes de la fatídica curva. Cuando se quiso dar cuenta y activó todos los sistemas de frenado, el accidente ya era "inevitable", según su relato. Murieron 79 personas.

El diario El País ha publicado este miércoles un extracto del audio de la declaración del maquinista ante el juez y el fiscal que le interrogaron el pasado domingo. "Es que no le doy explicación, no lo comprendo, cómo no lo vi", le dice en una de las ocasiones al instructor del caso.

El maquinista le explica al juez que solía frenar "por norma" cuatro kilómetros antes de entrar en los túneles porque así "la frenada es más suave y casi no tiene que utilizar el neumático, va con freno eléctrico", pero que esa vez no lo hizo, que "hay más túneles" y que iba "tranquilamente".

Las cajas negras han confirmado que Garzón Amo estaba hablando por teléfono con personal de Renfe en el momento del accidente. Minutos antes recibió una llamada en su móvil de empresa para recibir indicaciones de qué hacer al llegar a Ferrol, destino final del Alvia que partió de Chamartín, en Madrid. 

El fiscal que le interrogó, Antonio Roma, insistió durante parte del interrogatorio en intentar esclarecer por qué el maquinista no se dio cuenta de dónde estaba. Roma le preguntó en qué estaba pensando antes de entrar en el túnel antes de la curva.

La lacra que me va a acarrear para toda la vida es tremenda

"No lo sé, si lo supiera... la lacra que me va a acarrear para toda la vida es tremenda", responde el maquinista, que al ser preguntado una segunda vez asegura que "sinceramente" no lo sabe: "No estoy tan loco para no frenar".

Cuando el fiscal le pregunta si frenó en algún momento, el maquinista respondió que sí pero que ya era "inevitable" y que en la curva ya vio que no la pasaba: "Antes de que se me venza el tren, ya llevo todo activado y veo que no, que no la paso".

Tras el accidente, llamó a Renfe para informar de lo ocurrido. "Dije que había muchísimos muertos porque era inevitable. A la velocidad que iba, aunque no pudiera ver hacia atrás, yo sé lo que llevo entre manos y sé que ahí tenía que haber desgracia".

El fiscal preguntó por los sistemas ASFA y ERTMS

Desde que ocurrió el accidente el pasado miércoles, se abrió el debate sobre los sistemas de seguridad que tenía el tramo en el que ocurrió el accidente. El propio fiscal le preguntó al maquinista si algo había podido influir en el accidente como los sistemas ASFA o ERTMS.

El maquinista lo negó: "Es que todo va en que yo debo saber que en ese punto debo ponerme a esa velocidad (80 kilómetros por hora), nada más".

El maquinista: "No sé por qué no frené, no estoy tan loco para no frenar"

No obstante, el presidente de Adif reconoció hace unos días que si hubiera estado instalado en la vía el sistema ERTMS, el que utilizan los trenes de alta velocidad y que frenan de forma automática el tren, no se hubiera producido el accidente. En el tramo de vía el sistema es ASFA, que solo frena el tren por debajo de los 200 kilómetros por hora o si el maquinista se salta una señal o pierde la consciencia.

Por su parte, el maquinista señaló el pasado domingo al juez que el sistema de frenado automático en el Alvia que pilotaba el día del accidente, solo entra en funcionamiento a partir de los 200 kilómetros por hora y tras avisos previos, según ha informado Efe.

El fiscal le preguntó si mantuvo alguna conversación con la torre de control, pero el maquinista respondió que no lo recordaba.

Un iPad para mirar el libro de órdenes y la ruta

Según los detalles de la declaración publicados este miércoles por El País, el conductor del Alvia siniestrado explicó que se subió en el tren en Ourense a las ocho de la tarde para relevar a un compañero.

El maquinista explicó que llevaba consigo su iPad con la ruta y el libro de órdenes "descargado de una página de Renfe". También llevaba la información en papel, pero relató que él prefería consultarlo en su dispositivo electrónico porque podía ampliar la información con la lupa.

Negó que durante el viaje usara el iPad para asuntos personales como Facebook o el correo electrónico. "Cuando voy trabajando y llevo el iPad, lo llevo para trabajar y no lo saco de esa página".

Francisco José Garzón Amo también explicó en su declaración que la foto que colgó en Facebook en la que presumía de circular a más de 200 kilómetros por hora fue tomada en una clase de conducción y que él no iba a los mandos del tren.

Noticias

anterior siguiente