Enlaces accesibilidad

Grecia rebaja el IVA del 23% al 13% en restaurantes y cafeterías a partir del 1 de agosto

  • El Gobierno de Atenas ha logrado el permiso de la troika para la reducción
  • Se trata de impulsar el consumo en plena temporada turística
  • Se calcula que el abaratamiento de precios rondará el 5%

Por

Grecia reduce a partir de este jueves el impuesto sobre el valor añadido (IVA) desde el 23% al 13% en el sector de la restauración, una medida que el Gobierno de Andonis Samarás ha logrado arrancar a la troika para tratar de insuflar oxígeno al consumo privado, sobre todo, para aprovechar algo la temporada turística.

La reducción se aplicará, de momento, hasta el próximo 31 de diciembre si no hay una visible mejora económica, además de una reducción del fraude fiscal. Aunque si se demuetra su efectividad y que no erosiona los ingresos fiscales del país, la troika podría aceptar prolongarla.

El propio primer ministro ha reconocido que la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI no están convencidos del sentido de esta reducción, pero con ella, el Ejecutivo heleno confía en que restaurantes, cafeterías, bares y servicios de catering trasladen esa rebaja del IVA a los precios y, así, atraigan a más clientes.

Rebajas en los precios de, al menos, un 5%

Matemáticamente, la bajada en diez puntos porcentuales del IVA debería traducirse en una reducción de los precios del 8,1%, pero el Gobierno no cree que haya un abaratamiento superior al 5% debido a la fuerte crisis que atraviesa Grecia y que ha reducido los ingresos en todos los sectores.

El acuerdo alcanzado entre el Ejecutivo y el sector de la restauración contempla que los establecimientos que apliquen una rebaja de, al menos, el 5% en tres cuartas partes de los productos incluidos en su lista de precios, recibirán un distintivo que podrá exhibir en su local.

En esta placa o cartel, que vendrá parcialmente escrita en inglés, se podrá leer: "Ha bajado el IVA, aquí bajamos los precios", y además invita al cliente a reclamar factura. En su menú, los restauradores deberán poner los precios antes y después de la reducción del IVA.

La rebaja, no obstante, no se aplica a las bebidas alcohólicas, ni tampoco a las no alcohólicas si es para entrega a domicilio.

Para incentivar al sector a trasladar la rebaja al cliente, el Gobierno se ha comprometido a dar prioridad a las empresas que lo hagan en programas europeos o nacionales de ayuda al sector.

Noticias

anterior siguiente