Enlaces accesibilidad

Industria firma la orden de cese de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña

  • Así lo ha anunciado la vicepresidenta del Gobierno tras el Consejo de Ministros
  • Inicia los cambios legales necesarios para que pueda seguir con la actividad
  • Sáenz de Santamaría señala que la central no para por fallos de seguridad
  • Nuclenor dice que no tomará "decisiones irreversibles" y que la plantilla seguirá

Por
Cierra la central nuclear de Garoña aunque estaba desconectada de la red desde diciembre de 2012

El Ministerio de Industria ha firmado la orden de cese de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) cuya licencia de explotación expira este sábado. Así lo ha anunciado este viernes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros, en la que ha señalado que el responsable de la rúbrica ha sido el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal.

La orden ministerial de cese de explotación, según ha recordado la vicepresidenta, es un proceso administrativo iniciado hace meses y que debía concluirse antes del 6 de julio "y estamos a 5 [de julio]". Sáenz de Santamaría ha querido señalar que, puesto que el cierre se produce por motivos económicos, no se descarta que la planta burgalesa pudiera reanudar su actividad en el futuro.

Industria firma la orden de cese de Garoña

"Dado que el cese se ha producido por motivos económicos, y no de seguridad, el Ministerio [de Industria] va a iniciar las modificaciones normativas necesarias para contribuir a que pueda continuarse con la actividad de la instalación, si fuera posible", ha subrayado Sáenz de Santamaría.

Esta ley será un real decreto que modifica el reglamento sobre instalaciones nucleares, de modo que una nuclear podrá renovar su licencia de explotación en el plazo de un año a partir de la fecha de la declaración de su cese, siempre que éste no haya obedecido a razones de seguridad nuclear o protección radiológica. Está abierto aún a consulta pública y el Ministerio de Industria lo publica en su web, ha explicado a EFEverde Carlos Bravo, portavoz de la organización ecologista Salvia.

Nuclenor mantendrá la plantilla de la empresa

En un comunicado, la empresa Nuclenor ha asegurado que "no renuncia" a la posibilidad de solicitar una renovación de la autorización de explotación de la central en caso de que las condiciones así lo permitiesen. "A partir de este momento la situación administrativa de la central es la de cese de actividad y comienzo de la fase de predesmantelamiento de la instalación que tendrá una duración aún no definida", asegura Nuclenor en un comunicado.

La empresa destaca que "la organización y las actividades se irán adaptando progresivamente a lo requerido por la nueva situación" pero se compromete a no tomar "decisiones irreversibles" para la operación de la central. Así, mantendrá la plantilla de la empresa y desarrollará un conjunto de actuaciones de planificación y mantenimiento adicionales a las actividades de cese. Además, "continuará adoptando todas las medidas necesarias que garanticen la seguridad de la central".

El titular de Garoña, -formado por Iberdrola y Endesa al 50%- reconoce el "importante esfuerzo" que en los últimos meses están realizando numerosas personas, empresas e instituciones para buscar "una solución a este proceso". Por este motivo, explica que se intenta mantener "plenamente operativa" a Garoña, de la que dice que está "plenamente integrada en el entorno y cuya actividad contribuye activamente al desarrollo socioeconómico de la provincia de Burgos".

En este contexto recuerda que la planta invirtió siete millones de euros en 2012 en proyectos "exclusivamente destinados a la continuidad". Igualmente, reitera que "también" en 2009 y 2012 a pesar de tener un "horizonte incierto", Nuclenor invirtió 50 millones de euros e incorporó 25 nuevos profesionales. De este modo, defiende que la "apuesta por la continuidad" del titular ha sido "clara e incuestionable".

Esta semana, Nuclenor comunicó a los trabajadores que el cese era "reversible" y que a partir del próximo lunes, trabajarían en un "periodo de transición" hasta decidirse el futuro de la planta, recoge Efe.

La plantilla acudirá el próximo lunes con normalidad a su centro de trabajo y desarrollará su cometido sin variación alguna respecto de como viene ocurriendo desde diciembre de 2012, fecha en la que se extrajo el combustible de la vasija para trasladarlo a la piscina, según le ha comunicado la empresa propietaria, Nuclenor, al comité de empresa, subraya Europa Press.

No produce energía desde diciembre

La elaboración de la norma para que pueda volver a funcionar ya fue adelantada el 19 de junio por el ministro José Manuel Soria, quien destacó entonces en el Senado la imposibilidad de revocar parcialmente la orden de cierre de la planta para que Nuclenor pudiera estudiar una nueva prórroga de la vida útil de Garoña, debido a la imposibilidad de cumplir los plazos legales.

Nuclenor había pedido un año más, en el que la central estaría sin operar a potencia, para decidir si presentaba una solicitud de renovación de la autorización. Pero, según agregó el ministro entonces, "esta modificación no ha podido ser conseguida por el Ministerio por la imposibilidad del cumplimiento de los plazos previstos en la ley". La empresa propietaria de Garoña ya presentó el pasado 5 de junio la documentación para cerrar Garoña al no tener listo este marco jurídico.

Garoña se apagó el 16 de diciembre de 2012. La empresa Nuclenor vinculaba entonces directamente la decisión al coste de la reforma energética aprobada por el Ejecutivo central, a la Ley de Medidas Fiscales para la Sostenibilidad Energética aprobada por el Gobierno -que entró en vigor el 1 de enero de 2013- y que creaba dos nuevos impuestos para la energía nuclear.

Noticias

anterior siguiente