Enlaces accesibilidad

Passos Coelho anuncia que hay una fórmula para garantizar la estabilidad del Gobierno

  • El primer ministro portugués ha dicho que aún debe ser "profundizada"
  • Las palabras de Draghi reducen la presión sobre la deuda portuguesa

Por
El primer ministro de Portugal Pedro Passos Coelho llega al palacio presidencial de Belem
El primer ministro de Portugal Pedro Passos Coelho llega al palacio presidencial de Belem. AFP FL/seb

El primer ministro portugués, el conservador Pedro Passos Coelho, ha comunicado que ha encontrado una fórmula para garantizar la estabilidad del Gobierno pero que aún debe ser "profundizada", por lo que no ha dado por cerrada la crisis política en su país.

Después de tres rondas de conversaciones, abiertas la pasado noche, con el dimisionario titular de Asuntos Exteriores, Paulo Portas, líder del partido que le da mayoría parlamentaria, y un encuentro con el jefe del Estado, Aníbal Cavaco Silva, el primer ministro ha anunciado que seguirán los contactos en busca de "condiciones" para gobernar.

En una breve y confusa declaración a los periodistas tras la audiencia con Cavaco, el primer ministro ha dicho que "será encontrada una forma de poder garantizar el apoyo político del CDS-PP al Gobierno y, en esa medida garantizar la estabilidad política del país".

El CDS-PP seguirá respaldando al Gobierno

La renuncia de Portas "no afecta" al respaldo de su partido, el Centro Democrático Social Partido Popular (CDS-PP, democristiano), al Gobierno, ha agregado.

Esa formación y el Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha) de Passos Coelho buscarán "la mejor fórmula" de garantizarlo, ha informado el primer ministro, que no ha aceptado preguntas de los periodistas.

La crisis política abierta en Portugal se desencadenó el pasado martes con la dimisión de Portas, que justificó su decisión por no estar de acuerdo con el jefe del Ejecutivo en el nombramiento de la nueva ministra de Finanzas, Maria Luís Albuquerque.

La que fuera secretaria de Estado del Tesoro tomó posesión apenas una hora después de que se hiciera pública la salida de Portas, cuya renuncia pese a ser "irrevocable" fue rechazada por Passos Coelho en un discurso al país en el que exhortó a recuperar el consenso en el seno de la alianza de Gobierno.

Las palabras de Draghi reducen la presión sobre la deuda portuguesa

Por otra parte, el anuncio del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, de que los tipos de interés continuarán bajos fue recibida de forma positiva por los mercados, que redujeron su presión sobre Portugal durante las últimas horas de la sesión.

Las palabras de Draghi también tuvieron un efecto positivo en la Bolsa de Lisboa, cuyo principal índice ganó un 3,73% y se recuperó parcialmente del desplome sufrido la sesión precedente, cuando perdió más de un 5%, su mayor retroceso de los últimos tres años.

La presión que ejercen los mercados sobre Portugal se mantuvo durante toda la jornada en niveles similares a los del día anterior hasta última hora, coincidiendo con las declaraciones de Draghi, en una sesión que se caracterizó por su volatilidad.

La información facilitada por Draghi ha permitido en el caso portugués compensar la incertidumbre política que planea estos días sobre el país, y que ha perjudicado también a otros socios europeos, entre ellos España, que ha visto subir los intereses en su última emisión de deuda.

A diez años, las obligaciones lusas cotizaban en el mercado secundario en torno al 7,2%, dos décimas menos que al cierre de ayer y lejos del 8,1% que llegó a tocar en la previa. Asimismo, su deuda a cinco años se relajó hoy hasta el 6,5% después de haber alcanzado el 6,7% a lo largo de la jornada.

Sin embargo, en los plazos más cortos las tasas eran superiores a las del cierre de la sesión anterior, como a dos años, que siguió con su tendencia al alza hasta el 5,3%.

Noticias

anterior siguiente