Enlaces accesibilidad

La NASA prepara el lanzamiento de IRIS, su nuevo observatorio solar

  • Estudiará la emisión de ultravioleta y el proceso que produce erupciones solares
  • La duración prevista de la misión es de dos años
  • Lo lanzará un cohete Pegasus, que a su vez es lanzado desde un avión

Por
Impresión artística de IRIS en órbita.
Impresión artística de IRIS en órbita. NASA

La energía que produce el Sol es el resultado del proceso de fusión atómica que en su núcleo convierte átomos de hidrógeno en átomos de helio. Esta energía, además de la que producen los campos magnéticos que existen allí, va disminuyendo según avanza hacia la superficie del Sol, que es lo que cabría esperar cuando uno se aleja de una fuente de calor.

Pero en la zona de transición o interfaz que está entre la cromosfera y la corona, la temperatura vuelve a subir, pasando de unos 4.300 a 8.300 kelvin en la fotosfera a aproximadamente 1 millón de kelvin en la parte superior de la zona de transición, y a varios millones de kelvin en la parte superior de la corona.

Los científicos tienen varias teorías que podrían explicar el proceso mediante el que esto sucede, e IRIS intentará ayudar a dilucidar cuál de ellas es la correcta, o bien a descartarlas todas, que nunca se sabe.

Las intimidades del Sol

IRIS son las siglas en inglés de Espectrógrafo de Imágenes de la Región de Interfaz y llevará a cabo su misión tomando imágenes en el ultravioleta de la región de transición con una resolución y, sobre todo, una rapidez, mayor que ningún otro instrumento anterior, ya que tomará una espectro por segundo y una imagen cada cinco. En total enviará unos 60 gigabits de dato cada día.

Los instrumentos de a bordo de IRIS están diseñados para tomar imágenes de material que esté entre los 5.000 y los 65.000 kelvin, y hasta 10 millones de kelvin durante las erupciones solares; es la temperatura del material que está en la superficie del Sol y en las capas inferiores de su atmósfera, la zona de transición y la cromosfera.

Con los datos obtenidos por IRIS los científicos de la misión esperan poder contestar al menos a tres cuestiones, que son la de qué tipos de energía no térmica dominan en la cromosfera y más allá, cómo regula la cromosfera la energía y la masa que reciben la corona y la heliosfera, y cómo ascienden a través de la parte inferior de la atmósfera del Sol los flujos de energía y campos magnéticos y qué influencia tiene esto en las erupciones solares y en las eyecciones de masa coronal.

IRIS nos ayudará a entender un poco más cómo funciona el Sol

Con todo esto podremos entender un poco más cómo funciona el Sol, en este caso el proceso que es la principal fuente de luz ultravioleta que llega a la Tierra y que es también la fuente de energía del viento solar que llega a todas partes del sistema solar; también se espera que aprendamos más acerca de las erupciones solares y las eyecciones de masa y cómo la meteorología solar afecta a la Tierra.

Lanzamiento desde el aire

IRIS será lanzado el viernes 28 de junio de 2013 a las 4:27, hora de España, mediante un cohete Pegasusde Orbital Sciences Corporation, que a diferencia de otros lanzadores no despega en posición vertical sino que es lanzado desde la panza de un avión nodriza, un Lockheed L-1011 convenientemente modificado.

El Stargazer, que así se llama este avión, llevará al Pegasus hasta una altura de unos 40.000 pies antes de soltarlo, y a partir de ahí serán los motores de las tres etapas del cohete los que pongan en órbita a IRIS.

Esta será una órbita polar sincronizada con el Sol con una altura mínima de 620 kilómetros y máxima de 670, de tal forma que IRIS podrá observar el Sol de forma ininterrumpida durante ocho meses al año. La duración prevista de la misión es de dos años, pero no sería de extrañar que se pudiera extender.

Noticias

anterior siguiente