Enlaces accesibilidad

Snowden dice que el Gobierno de EE.UU. "no puede frenar la verdad" y promete más detalles

  • Asegura que nunca reveló objetivos militares legítimos
  • Lo ha hecho en un encuentro digital con The Guardian

Por

Edward Snowden, el responsable de las filtraciones sobre los programas de vigilancia secretos de EE.UU. y actualmente oculto en Hong Kong, ha dicho este lunes al periódico británico The Guardian que el Gobierno de su país no puede "frenar la verdad". Snowden, que mantiene un encuentro digital en el diario ha manifestado que nunca reveló las operaciones legítimas de Estados Unidos” y que pronto revelará más detalles sobre el programa de espionaje.

"Todo lo que puedo decir ahora es que el Gobierno de Estados Unidos no va a poder encubrir esto encarcelándome o asesinándome. La verdad está saliendo y no se puede parar", ha declarado el exempleado de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) en una sesión de preguntas y respuestas con internautas del citado rotativo británico. Snowden ha reconocido además que, tras haber huido de su país, "no espera volver a ver su casa", si bien desconoce "dónde terminará". 

Snowden se ha defendido de las acusaciones de dañar la seguirdad nacional del país. “No revelé las operaciones legítimas de Estados Unidos contra objetivos militares. Cuando señalé la NSA había hackeado infraestructuras civiles tales como universidades, hospitales y empresas privadas es porque es peligroso. Estos actos son abiertamente agresivos, criminales están equivocados, no importa la razón”, ha comentado Snowden.

También se ha defendido de las acusaciones que le apuntan como un espía chino. "Hágase la pregunta: Si yo fuera un espía chino, ¿por qué no habría huido directamente a Beijing", ha dicho.

“Habrá más detalles sobre los accesos directos de la NSA pronto”. Ha comentado Snowden quien ha criticado “que si un analista de la NSA, FBI, CIA, DEA, tienen acceso a consultar bases de datos SIGINT, pueden entrar y obtener resultados de lo que quieran: Número de teléfono, correo electrónico, ID de usuario, el teléfono móvil y así sucesivamente.”

"Continuada letanía de mentiras"

Snowden no ha aclarado si hay más personas, aparte de él, con copia de los controvertidos documentos que pudieran, dado el caso, hacerlos públicos si a él le sucediera algo. También ha explicado que abandonar EE.UU. le ha supuesto "un riesgo increíble", pues los empleados de la NSA deben notificar sus viajes al extranjero con 30 días de antelación y "son vigilados".

Además, ha dicho que había una posibilidad de ser "interceptado en ruta", con lo que tenía que viajar sin reservar por adelantado a un país que le permitiera trabajar "sin ser detenido inmediatamente".

El extecnico de la NSA ha explicado que, aunque quiso revelar al mundo los programas antes de que Barack Obama llegara al poder, su "fe" en la "prometedora" campaña política del actual presidente del Gobierno le hizo esperar. "Desafortunadamente, al poco de llegar al poder, (Obama) cerró la puerta a investigar las violaciones sistemáticas de la ley, profundizó y expandió varios programas abusivos y se negó a gastar capital político para poner fin a las violaciones de derechos humanos como las ocurridas en Guantánamo", ha dicho.

Snowden ha asegurado que el motivo que le ha llevado "a actuar" y desvelar las polémicas filtraciones ha sido "la continuada letanía de mentiras, desde funcionarios hasta el Congreso", así como el darse cuenta "de que el Congreso (de EE.UU.) apoyaba completamente las mentiras". Para Snowden "ver que alguien en la posición de James Clapper -Director Nacional de Inteligencia- mentía de mala manera al público sin repercusión es la evidencia de una democracia subvertida", ha añadido.

Las filtraciones de Snowden

Los documentos habrían sido entregados a The Guardian por Edward Snowden, fuente de las filtraciones sobre el masivo programa de espionaje estadounidense que han sacudido en las últimas semanas al Gobierno de Barack Obama.

Informe Semanal - Espionaje masivo

Snowden trabajó durante cuatro años para la NSA como empleado de varias compañías adjudicatarias de contratos de defensa, la última de ellas Booz Allen Hamilton, desde la que tuvo acceso a la información secreta.

El joven ha estado una década relacionado con la inteligencia estadounidense, primero como técnico informático de la CIA, destinado en Ginebra, y después como consultor en varias empresas externas de defensa que colaboran con la NSA. El pasado jueves, EE.UU. anunció que intentaría detener a Snowden, el exempleado de la CIA que filtró el espionaje

Noticias

anterior siguiente