Enlaces accesibilidad

El Ejército sirio y Hizbulá expulsan a los rebeldes de la estratégica ciudad de Al Qusair

  • La localidad, en la frontera con Líbano, es un paso estratégico
  • La oposición combate ahora desde dos aldeas situadas más al norte
  • Los rebeldes aseguran que algunos permanecen para evacuar a los heridos

Por
Soldados del gobierno sirio en el centro de la localidad de Al Qusair AFP AFP

El Ejército sirio ha recuperado el control de la estratégica ciudad de Al Qusair, en la frontera con Líbano. Así lo aseguran los medios oficiales sirios, mientras que fuentes de los rebeldes han reconocido a Reuters que se han retirado de la localidad. "Ante el enorme arsenal, la intervención de Hizbulá y la falta de suministros, decenas de combatientes se han quedado atrás para asegurar la retirada de sus camaradas junto con los civiles", dice el comunicado enviado a Reuters.

Por su parte, la agencia estatal siria Saná asegura que "nuestras heroicas fuerzas armadas han devuelto la seguridad y la estabilidad a toda la ciudad de Al Qusair",

Saná precisa que las tropas del régimen han entrado en los túneles en los que resistían los rebeldes, que se habrían rendido "en gran número". El Ejército ha desactivado también decenas de bombas colocadas en las calles para evitar su avance, siempre según el comunicado de la agencia estatal.

La televisión siria Mayadin TV ha mostrado imágenes de soldados colocando banderas con la imagen de Asad.

Un miliciano de Hizbulá ha asegurado a Reuters que la oposición huyó ante un "ataque sorpresa" en las primeras horas del día. Según la cadena de televisión de la milicia libanesa, Al Manar, los insurgentes sirios combaten ahora en las aldeas de Dabaa y Boueida Al Sharquiya, al norte de Al Qusair.

Una salida por el norte de la ciudad

Por su parte, los rebeldes han asegurado que intentan resistir el avance del Ejército desde el sur de la localidad para evacuar a los heridos. Un portavoz del Ejército Libre Sirio (ELS), que ha preferido mantener el anonimato, ha reconocido a Efe que "Al Quseir ha comenzado a caer en manos de las fuerzas del régimen", aunque los insurgentes tratan de resistir en el sur en un intento de sacar a los heridos fuera de la ciudad.

Según esta fuente, hay un gran número de heridos en la localidad, de donde algunas brigadas del ELS se han retirado. El portavoz ha afirmado que las tropas del presidente Bachar Al Asad avanzan junto a los milicianos de Hizbulá desde el sur al interior de la localidad.

"Se ha mantenido abierta una salida por el norte y los combatientes han tomado la decisión de salir por allí", ha comentado otro comandante rebelde a Reuters.

Esta ciudad, de unos 25.000 habitantes, es un enclave estratégico para los rebeldes debido a su ubicación en la ruta que conecta el norte del Líbano, de mayoría suní, con la provincia central siria de Homs, lo que permite el abastecimiento de armas. También es fundamental para el régimen, ya que esa carretera comunica Damasco con sus feudos de la costa mediterránea, de mayoría alauí, secta a la que pertenece Al Asad.

Tropas del gobierno y de Hizbulá han luchado contra la oposición armada en Al Qusair durante más de dos semanas. La ciudad es importante porque permite el abastecimiento de los rebeldes a través de la frontera con Líbano. En los dos años de guerra civil siria han muerto 80.000 personas, según la ONU, y más de un millón de sirios han abandonado el país

Noticias

anterior siguiente