Enlaces accesibilidad

El régimen iraní excluye de las presidenciales a los aspirantes opuestos al líder supremo

  • Los medios estatales informan del veto al expresidente Rafsanyani
  • El Consejo de Guardianes también rechaza al candidato de Ahmadineyad

Por

El Consejo de Guardianes de la Revolución de Irán ha publicado la lista final de candidatos admitidos a las elecciones presidenciales del próximo 14 de junio, que recoge a los principales aspirantes conservadores y descalifica a los opuestos al entorno del líder supremo, ayatolá Ali Jamenei.

Según la agencia semioficial Mehr, citada por Efe, han pasado el filtro solo ocho de los 686 aspirantes inscritos. Según medios estatales, destaca la ausencia del expresidente Akbar Hashemi Rafsanyani, el político con más larga y destacada trayectoria en puestos públicos en el Irán de la Revolución Islámica y hoy considerado reformista.

Aunque hasta este miércoles no se prevé una confirmación oficial, las fuentes también dice que ha sido apeado de la carrera electoral Esfandiar Rahim Mashaei, apoyado por el actual presidente saliente, Mahmud Ahmadineyad, a cuyo entorno los ultraconservadores califican ahora de desviacionista religioso.
Mashaei responde según Efe a la etiqueta de nacionalista conservador y liberal en cuestiones sociales.

Cinco candidatos del régimen

De los candidatos aprobados, cinco son los representantes más firmes del sector conservador principalista cercano a Jamenei y, entre ellos, destaca Said Jalili, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional y principal negociador internacional del país en materia nuclear.

También están Mohamad Bagher Qalibaf, alcalde de Teherán; Gholam Ali Hadad Adel, parlamentario y expresidente del Parlamento; Ali Akbar Velayati, asesor del líder supremo y exministro de Exteriores; y Mohsen Rezaei, excomandante del Cuerpo de Guardianes de la Revolución y actual secretario del Consejo del Discernimiento.

Los otros tres candidatos admitidos se presentan como independientes, aunque Hasan Rohani y Mohamad Reza Aref están considerados reformistas moderados y Mohamad Gharazi, que ha desempeñado cargos públicos con distintas administraciones, no tiene ninguna adscripción, según Efe.

La semana pasada, fuentes del régimen ya anunciaron que no se había aceptado la candidatura de ninguna mujer porque según su interpretación de la Constitución, están excluidas expresamente de esta elección.

El 'reto' de Rafsanyani

Los 12 clérigos y jurisconsultos de alto rango musulmanes chiíes que componen el Consejo, que supervisa la vida política del país y designa a los candidatos a las elecciones nacionales, son en su mayoría ancianos conservadores, cercanos a Jamenei, y tienen una amplia discrecionalidad para decidir que aspirantes eligen.

Aunque la descalificación de Mashaei se daba como muy probable, la del veterano Rafsanyani, cuya inscripción como aspirante pilló por sorpresa y ha supuesto un reto importante para los conservadores, será difícil de justificar, según la agencia española. "En este Estado teocrático, para los miembros del Consejo de Guardianes sería incluso difícil asimilar y justificar la aprobación de Mashaei, del que han dicho que está poseído por el diablo y al que han llegado a tachar de hereje", ha dicho a Efe un diplomático europeo que pidió el anonimato.

En cuanto a Rafsanyani, la justificación oficial para su descalificación puede haber sido su elevada edad: 78 años.

En 2009 hubo también cientos de candidatos y solo cuatro aspirantes finales: Ahmadineyad, entonces considerado ultraconservador, otro conservador y dos reformistas. Estos denunciaron fraude y se sucedieron manifestaciones de protesta que fueron brutalmente reprimidas por el régimen en lo que se dio en llamar Movimiento Verde, por el color del partido del candidato que quedó oficialmente segundo, Hosein Musaví. Este y el otro candidato reformista, Mehdi Karrubí, fueron detenidos y están excluidos de la política.

La campaña empezará el 24 de mayo y acabará un día antes de las elecciones, que se celebrarán el 14 de junio.

Noticias

anterior siguiente