Enlaces accesibilidad

Una de las tres liberadas en Cleveland tuvo una hija durante su cautiverio

  • El FBI ha confirmado que Amanda Berry tiene una niña de seis años
  • La policía investigó la casa donde estaban retenidas las chicas en 2004

Por

Las vidas de Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight dieron un giro radical hace 10 años cuando fueron secuestradas. Sobre todo, para Amanda, quien tuvo durante su cautiverio una hija que hoy tiene 6 años, según han informado fuentes policiales y del FBI.

El director de seguridad pública de la localidad de Cleveland, en Ohio, no ha dado más detalles y no ha confirmado si el padre de la niña es alguno de los tres detenidos por el secuestro de las jóvenes.

Hallan con vida en EE.UU. a tres mujeres desaparecidas hace una década

Ariel Castro, de 52 años y propietario de la vivienda donde las jóvenes permanecieron retenidas, es el principal sospechoso y ha sido detenido junto a dos de sus hermanos, Pedro, de 54, y Oneil, de 50, aunque todavía se preparan los cargos que se presentarán contra ellos.

"La verdadera heroína es Amanda"

Amanda Berry desapareció en abril de 2003 a la edad de 16 años; Gina DeJesus, de orígenes puertorriqueños, en 2004 y con 14 años. Y Michelle Knight, cuya desaparición no había acaparado tanta atención mediática, desapareció en 2002 cuando tenía 20 años. Las tres han sido rescatadas este lunes ante la incredulidad de los residentes del vecindario, de mayoría hispana.

El agente especial de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) encargado del caso, Stephen Anthony, ha señalado en la misma rueda de prensa que "estas tres chicas han mostrado la última definición de supervivencia y perseverancia. Ahora comienza el proceso de cura".

Anthony ha declarado que los últimos diez años "se han seguido todas las pistas posibles" en el caso y que tanto "las familias como los agentes de la ley no perdieron nunca la esperanza" de encontrarlas.

Según Ed Tomba, subjefe de policía de Cleveland, "la verdadera heroína es Amanda, sin ella ninguno de nosotros estaríamos aquí ahora".

Investigaron la casa en 2004

El director de seguridad pública de la ciudad ha revelado que las autoridades llamaron a la puerta de la casa en la que se encontraban las desaparecidas en enero de 2004 por una queja contra Ariel Castro por haber abandonado a un niño cuando era conductor de un autobús escolar. Nadie respondió dentro de la vivienda ese día y la policía abandonó el lugar sin continuar las pesquisas.

El alcalde de Cleveland, Frank Jackson, ha indicado que las autoridades tienen "muchas preguntas sin responder", como las razones por las que las tres jóvenes fueron secuestradas y, sobre todo, por qué los vecinos no detectaron que había tres personas recluidas en esa casa durante tantos años.

Según las autoridades, Ariel Castro tiene otras propiedades y los agentes tienen previsto registrarlas.
 

Noticias

anterior siguiente