Enlaces accesibilidad

Dos marcas de ropa ofrecen compensaciones a las víctimas del derrumbe en Bangladesh

  • Primark y Loblaw ofrecen ayudas a los heridos y a los familiares de los muertos
  • La OIT envía una misión al país
  • Gritos de "¡cuélguenlo!" contra el dueño del edificio

Por

Dos de las grandes marcas de ropa relacionadas con los talleres que trabajaban en el Rana Plaza, el edificio que se derrumbó en Bangladesh provocando casi 400 muertos, han prometido compensar a los heridos y a las familias de los trabajadores fallecidos.

Se trata de la británica Primark y la canadiense Loblaw. Primark, que usaba como proveedor a una de las compañías instaladas en el edificio, ha asegurado que trabaja con una ONG local.

"Primark pagará una compensación a las víctimas del desastre que trabajaron para su proveedor", ha asegurado la compañía, propiedad de Associated British Foods, una de las empresas punteras de la bolsa de Londres.

"Esto incluirá la previsión de ayuda a largo plazo para los niños que han perdido a sus padres, ayuda financiera a los heridos y pagos a las familias de los fallecidos", añade.

Por su parte, Loblaw Companies Ltd, cuya marca Joe Fresh se fabricaba en el Rana Plaza, ha comunicado que trabaja "para ofrecer apoyo de la mejor manera posible", según ha dicho su portavoz, Julija Hunter.

Primark y Loblaw aseguran operar bajo códigos de buenas prácticas para asegurar que las condiciones en que se fabrican sus productos son las adecuadas. Las organizaciones internacionales y los sindicatos, sin embargo, han denunciado en numerosas ocasiones las malas condiciones de la industria textil en Bangladesh.

La marca española Mango aseguró que no había llevado a cabo una "auditoría social" de la empresa Phantom-Tak, a la que había pedido una muestra, pero que lo hubiera hecho de haberle contratado como proveedor. Las autoridades bengalíes buscan al director de Phantom, el español David Mayor.

La Policía española asegura que aún no hay ninguna orden de detención internacional contra él.

La OIT envía una misión

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha anunciado que enviará una misión de alto rango a Bangladesh en los próximos días.

"El horror y el lamento deben transformarse en acción firme", ha declarado el director general, Guy Ryder, en un comunicado. "La acción ahora puede prevenir tragedias futuras", ha añadido.

Mientras tanto, ocho personas han sido arrestadas: cuatro jefes de talleres, dos ingenieros, el dueño del edificio, Mohamed Sohel Rana, y su padre, Abdul Jalek.

En la comparecencia del dueño ante el tribunal en Dacca se han vivido escenas de tensión, con los abogados y el público gritando "¡cuélguenlo, cuélguenlo!".

La maquinaria pesada a comenzado a trabajar para limpiar los escombros en Savar (a 30km de la capital), después de que el lunes las autoridades abandonaran la esperanza de encontrar a gente con vida.

Noticias

anterior siguiente