Enlaces accesibilidad

Guillermo de Holanda jura como nuevo rey tras la abdicación de su madre, Beatriz

  • Jura ante los Estados Generales del reino
  • "Abro paso a una nueva generación", ha dicho la princesa
  • Miles de personas siguen los actos en Amsterdam

En vivo: Ceremonia de entronización de Guillermo de Holanda

Por
Guillermo Alejandro, nuevo rey de los Países Bajos

Siguiendo la tradición de la Casa Real holandesa, los Orange, la reina Beatriz ha dejado este martes oficialmente de serlo para convertirse en Princesa de Holanda. Tras hacer efectiva su abdicación, que pone fin a 33 años de reinado, su hijo Guillermo se ha convertido oficialmente en nuevo rey, y así ha jurado ante los representantes del pueblo, como es la norma en Holanda.

Firma de la carta de abdicación

Miles de personas han seguido los actos en la Plaza Dam, en el centro de Amsterdam, que se iniciaban a las 10:00 de la mañana con la firma de una carta ante los representantes del Gobierno y del Parlamento. Con ese acto, el heredero, Guillermo Alejandro, pasaba a ser rey, y su esposa, la argentina Máxima Zorreguieta, reina consorte.

"Abro paso a una generación. Mi hijo asume hoy la responsabilidad de esta nueva función", ha declarado Beatriz.

La firma solemne ha tenido lugar en el salón Moises del Palacio Real en la capital, Amsterdam. A la misma han asistido el Gobierno, con su primer ministro, el liberal Mark Rutte, al frente; los presidentes del Senado y el Congreso de los Estados Generales de los Países bajos; el vicepresidente del Consejo de Estado del Reino, diputaciones de Aruba, Curaçao y Sint Maarten y los demás miembros de la familia real.

Tras la firma, Beatriz, Guillermo y Máxima han salido al balcón a saludar a los miles de personas que esperaban desde primera hora en la Plaza Dam. Muchos de ellos ataviados con prensas naranjas, el color de la dinastía y que ya representa al país.

"Les presento a su nuevo rey: Guillermo-Alejandro", ha dicho la ya exreina.

La familia real holandesa saluda desde el balcón

Visiblemente emocionados, los nuevos reyes han dado las gracias a la princesa Beatriz. "Querida madre, hoy he tomado el relevo del trono y te estoy agradecido, inmensamente agradecido por todos estos años", ha dicho Guillermo.

Después han salido a saludar las hijas del matrimonio: Catalina-Amalia, de nueve años y la heredera del trono, Alexia, de 7 y Ariane, de 6.

Investidura ante los representantes del pueblo

Los actos han continuado con la investidura (no coronación, como explica Anna Bosch en su blog) de Guillermo en la Iglesia Nueva, ante los representantes del pueblo holandés. Allí se le ha impuesto el manto que le distingue como rey de Holanda y ha jurado solemnemente observar la Constitución, defender el Estado y garantizar la libertad y la prosperidad, tanto individual como colectiva, de los holandeses.

Al acto en la Iglesia Nueva han asistido más de 2.000 invitados, entre ellos los príncipes herederos o reinas consortes de las casas reales europeas y del resto del mundo, incluyendo a los Príncipes de Asturias.

La sorpresa ha sido la presencia de la princesa Masako, esposa del heredero del trono del crisantemo, Naruito. Hacía 11 años que Masako no salía de Japón.

La música de la investidura ha corrido a cargo de la Sinfonietta de Amsterdam, el conjunto de instrumentos de viento Nederlands Blazers Ensemble y el Coro de Cámara Holandés, en representación de la cultura holandesa. También han actuado el coro infantil Nieuw Amsterdams Kinderkoor y el organista fijo de la Iglesia Nueva, Bernard Winsemius.

El séquito real se ha dirigido después al palacio de Amsterdam, donde los nuevos reyes de los Países Bajos han ofrecido una recepción a sus invitados de 18 casas reinantes del mundo, así como a autoridades nacionales, al cuerpo diplomático y otros dignatarios invitados.

Paseo fluvial y "baile del rey"

Tras ser investido rey Guillermo-Alejandro, los holandeses que contemplaban la ceremonia en el exterior a través de pantallas gigantes, han gritado vivas a los nuevos reyes.

Las ceremonias de la tarde han tenido un tono marcadamente popular y de cercanía al pueblo. Muchos holandeses han seguido el paseo fluvial de su familia real desde las orillas del río, así como desde algunos barcos antiguos.

En las calles de Amsterdam miles de holandeses han continuado de todas las edades y rincones del país, han seguido festejando a Guillermo-Alejandro, de 46 años, y a Máxima, de 41, la pareja real más joven entre las monarquías europeas.

"Es un momento especial, la nueva generación traerá modernidad a la monarquía y Máxima influirá desde la retagurdia la labor de su esposo", dijeron a Efe Silvia y Richard, una pareja que se ha desplazado desde el este del país para la ocasión.

Los festejos aún se prolongarán hasta la noche y concluirán con el llamado "baile del rey", un evento popular al que se espera que acudan entre 50.000 y 70.000 personas y que cierra dos días dedicados a los Orange y que han costado al contribuyente holandés unos 11,5 millones de euros.  

Unos 10.000 policías velan por la seguridad en la capital holandesa, donde también se han reservado espacios especiales para las manifestaciones en contra de la monarquía.

Noticias

anterior siguiente