Enlaces accesibilidad

Dos superejércitos y sus arsenales se arremolinan en el paralelo 38, la frontera-polvorín intercoreana

  • Ambos países tienen ejércitos mucho más grandes de lo que les correspondería
  • La artillería del Norte puede causar muchas víctimas en Seúl
  • Pyonyang desarrolla armas atómicas, pero su vecino tiene más tecnología
  • EE.UU. ayuda a Corea del Sur con una gran fuerza que desequilibra la balanza
  • China y Rusia son otras dos potencias atómicas vecinas

Por
Maniobras con fuego real en la costa este norcoreana, según la agencia del régimen. REUTERS REUTERS/KCNA

Grandes presupuestos

Según el anuario de la CIA, la agencia de inteligencia estadounidese, Corea del Sur dedica a Defensa el 2,6% de su PIB, lo que lo convierte en uno de los países superdesarrollados que más gasta en este capítulo.

No obstante, la desproporción es grandísima en el caso de la empobrecida Corea del Norte, donde se trata de la principal partida del Estado. Según las fuentes, dedica entre el 7,5% y el 20% de su PIB.


Hace 60 años, al término de la guerra que enfrentó a las dos Coreas, se estableció una Zona Desmilitarizada en torno al paralelo 38 que divide a ambos países. Pero el nombre es engañoso: se trata de la frontera más militarizada del planeta, con armamento de todo tipo y cientos de miles de soldados listos para el combate.

De hecho, de los grandes países del mundo, son el segundo y tercero con Ejércitos más numerosos en relación a su población, solo superados por Israel y con mucha diferencia sobre los demás. Según la web especializada globalsecurity.org, Corea del Norte tiene 42 soldados por cada mil habitantes y el Sur, 25. (A título comparativo, Estados Unidos tiene 3,5 soldados por cada mil habitante y España menos de 3; mientras Israel lidera la lista con 79).

En términos absolutos, Corea del Sur tiene 1.240.000 soldados y el Norte 1.000.000, según esta fuente, que contabiliza como tales al personal en activo más los reservistas que efectivamente pueden ser movilizados de forma eficaz en caso de intervención. Por eso, el país capitalista supera al comunista, mientras que otras clasificaciones señalan a este como más numeroso.

Si se cuentan todos los reservistas, Corea del Norte tendría unas Fuerzas Armadas de más de seis millones de personas sobre una población total de 24 millones; frente a más de cinco millones de efectivos Corea del Sur, que tiene el doble de habitantes.

Artillería y fuerzas especiales

Además en un primerísimo momento, Pyongyang cuenta con más soldados en activo, y sobre todo, con las fuerzas especiales más numerosas del mundo, integradas por 60.000 personas, según el comandante de las fuerzas estadounidenses y de la ONU en Corea del Sur, el general James Thurman, citado por la CNN. Algunas fuentes elevan a casi 90.000 la plantilla de este cuerpo de elite entrenado para misiones de todo tipo, incluso contra civiles.

En este punto conviene advertir de que todas estas cifras, si bien son más o menos coincidentes por diversas fuentes, son imposibles de contrastar en casi ningún caso, pero mucho menos en Corea del Norte debido al gran hermetismo del régimen.

De ahí que surjan grandes dudas sobre temas como la preparación de las tropas. Algunos expertos apuntan incluso a la desnutrición como elemento a tener en cuenta, mientras otros señalan que su motivación es muy elevada.

Su otra gran baza es la artillería. Se estima que cuenta con 10.000 piezas de artillería y la gran mayoría, como las tropas, están apostadas en torno a la Zona Desmilitarizada, donde en efecto están prohibidas las maniobras militares, pero que solo se extiende unos dos kilómetros a cada lado de la frontera.

Además, se estima que Corea del Norte tiene unos 4.000 búnqueres en la zona y acceso a 20 túneles que cruzarían al país vecino, según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS).

Las otras ‘grandes’ amenazas del Norte

En cuanto a la otra gran amenaza de Kim Jong-un, el ataque con misiles al cercano Japón o incluso a Estados Unidos, parece muy difícil que se pueda llevar a cabo.

En diciembre pasado Corea del Norte ponía en órbita un satétile, lo que implica que tiene capacidad para alcanzar objetivos a más de 10.000 kilómetros.

No obstante, según informes de servicios de inteligencia, esa prueba no fue del todo exitosa, lo que sugiere, unido al fracaso de un lanzamiento similar de un misil intercontinental hacía solo unos meses, que todavía no domina la tecnología, según la BBC.

En 2011, el mismo Pentágono estimó que Corea del Norte necesitaba cinco años de desarrollo para tener a su alcance Norteamérica, según recuerda la revista Foreign Policy.

Mucho más difícil aún, es decir, queda casi descartada la posibilidad de que el régimen incorpore a esos proyectiles cabezas nucleares, a pesar de sus últimos ensayos atómicos, según los expertos citados por todos estos medios.

Sobre lo que no hay apenas datos es sobre qué tipo de armamento químico pudiera tener Corea del Norte.

Las ventajas del Sur: tecnología y apoyo exterior

También es una incógnita el estado real del armamento de Corea del Norte, pues casi la totalidad está diseñada hace medio siglo, en la época de la guerra fría. Corea del Sur cuenta aquí con una gran ventaja, pues aunque tiene una aviación y una marina de guerra ligeramente inferior en número, cuentan con mucha más tecnología. Según el método de comparación de potencia militar Tascform, el armamento ‘occidental’ es entre dos y cuatro veces más efectivo que el soviético.

Pero sobre todo, Seúl cuenta con el firme apoyo de EE.UU., que tiene desplegados permanentemente 28.500 soldados en el país, con el cual todos los años realiza espectaculares ejercicios conjuntos. Los de este 2013, en curso todavía en este momento de escalada de la tensión, han contado con aparatos no vistos hasta ahora en la zona, como los bombarderos ultramodernos B-52.

Pero además, EE.UU. cuenta con otros 40.000 efectivos en Japón, país al que está obligado a defender merced a su tratado de asistencia. Según el IISS, Washington cuenta con unos 300 aviones de combate en la región y puede despachar inmediatamente a la zona sus submarinos con capacidad nuclear desde sus bases en el Pacífico.

Este hecho es denunciado por Pyongyang como una grave amenaza que parecía pasada una vez que a comienzos de los años 90, EE.UU. retiró sus cabezas nucleares de la península.

Por su parte, la superpotencia también parece sentirse amenazado porque Pyongyang sí tiene dominio sobre misiles de medio alance (hasta 4.000 kilómetros), que podrían alcanzar su base de Guam. Fuentes de inteligencia en Seúl han hecho saber que el régimen ha desplazado un misil Musudan de este tipo hacia la costa este.

Y casi al mismo tiempo, EE.UU. ha anunciado el envío de un sistema antimisiles a esa base estratégica.

Bombardeo sobre Seúl y otros escenarios

Pero el escenario bélico que todos estos analistas dibujan como más probable sería un ataque relámpago de Corea del Norte sobre Seúl, que dista solo 50 kilómetros de la frontera y en cuya área metropolitana viven unas 24 millones de personas. Según Foreign Policy, Pyongyang puede lanzar en la primera hora de un eventual conflicto hasta 500.000 proyectiles sobre la capital surcoreana.

Con todo, en Seúl el jefe de las Fuerzas Armadas también ha hablado abiertamente de un ataque preventivo al Norte.

Pero la evolución a un escenario por tierra y mar y con la entrada de nuevos actores sería impredecible. Y también habría que contar con otros actores, fundamentalmente China, tradicional aliado de Corea del Norte aunque distanciado en este momento.

Pekín cuenta con el ejército más numeroso del mundo y no renunciará a su influencia sobre su territorio vecino. También desempeñaría un papel importante Rusia, la otra gran potencia nuclear de la región.

Noticias

anterior siguiente