Enlaces accesibilidad

Carne de caballo contaminada por un analgésico entra en la cadena alimenticia francesa

  • Ocho caballos británicos sacrificados dan positivo por un analgésico peligroso
  • Carne de tres de los caballos ha entrado en la cadena alimenticia francesa

Por
Científico extrayendo muestras de carne de caballo
REUTERS PLA/JK

Carne de caballo contaminada con un analgésico antiinflamatorio procedente del Reino Unido puede haber entrado en la cadena alimenticia de Francia, ha informado el secretario de Estado británico de Agricultura, David Heath.

En su comparecencia en el Parlamento, Heath ha confirmado que ocho caballos sacrificados en mataderos británicos dieron positivo por ‘bute’, un analgésico potencialmente dañino para los humanos, según los últimos test efectuados por la Agencia de Estándares Alimentarios británica (FSA).

"Las pruebas más recientes hechas por la FSA sobre la presencia de 'bute' en caballos sacrificados en el Reino Unido se practicaron en 206 cadáveres de equino", ha explicado el secretario, tras haberse reunido con representantes de minoristas y proveedores alimentarios británicos, a quienes ha exigido garantías.+

De los ocho caballos afectados, según ha señalado Heath, tres podrían haber entrado en la cadena alimentaria en Francia y los cinco restantes habrían quedado fuera.

Por otro lado, el Ministro de Consumo francés, Benoit Hamon, ha acusado a la compañía cárnica Spanghero de haber vendido carne de equino haciéndola pasar, intencionadamente, por carne de vacuno. La empresa habría importado la carne de un matadero rumano sabiendo que se trataba de caballo, pero la habría etiquetado como bovino procedente de Holanda.

"No hay motivos para dudar de que el proveedor actuase de buena fe". ha añadido el ministro Hamon. Además, el ministro francés de Agricultura, Stephane Le Foll, ha anunciado que "el gobierno se plantea retirar la licencia a Spanghero".

Los tests se han llevado a cabo por el escándalo que estalló el pasado mes, y que se ha extendido ya a Francia, Reino Unido, Rumanía, Suecia, Luxemburgo, Polonia y Países, tras hallarse ADN de carne de equino en hamburguesas de cinco cadenas de supermercados con presencia en el Reino Unido e Irlanda.

Reacciones en Reino Unido

Por otro lado, las pruebas para detectar si los productos procesados de la firma Findus UK estaban contaminados dieron "negativo", según ha revelado Heath. Además se ha hecho público un informe elaborado por el comité parlamentario de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales británico, que ha condenado la gestión del Gobierno de David Cameron.

En este informe se reprocha al Gobierno Británico la pérdida de capacidad de reacción por los recortes en la Agencia de Estándares Alimentarios (FSA).

Además, en el documento se recomienda al Ejecutivo británico y a la FSA que lleven a cabo pruebas más amplias en productos con niveles más altos de contaminación para garantizar que no haya ADN que no sea de vacuno u otras sustancias que pudieran resultar dañinas para la salud humana.

Europa se une contra el fraude

La FSA, el gobierno británico y las autoridades francesas han establecido una colaboración para tratar de retirar la carne contaminada de la cadena alimentaria. Europol, la agencia europea de Policía, será la encargada de coordinar la investigación, y ha solicitado máxima colaboración a los países implicados.

La Comisión Europea ha propuesto exigir a los Estados miembros de la Unión Europea que efectúen pruebas de ADN de productos elaborados a partir de carne de vacuno como respuesta al escándalo.

A esa reunión informal en Bruselas asistieron los titulares de Agricultura y Consumo de los siete países que hasta la fecha se han declarado afectados por el problema.

Noticias

anterior siguiente