Enlaces accesibilidad

Las propuestas de los economistas 'indignados' para una salida "equitativa" a la crisis

  • La auditoría de la deuda y en definitiva mayor transparencia son los puntos clave
  • Se propone cambiar la actual por una banca social, similar a la banca ética

Enlaces relacionados

Por

Los movimientos sociales, los indignados de Europa, han colocado el tema de la deuda en el centro del debate, pero están lanzando propuestas para el conjunto de la economía. En el encuentro celebrado esta semana en Madrid por el colectivo Econonuestra, expertos de varios países de la periferia pusieron sobre la mesa un buen número de alternativas, no siempre compatibles entre sí, y con más o menos concreción. Lo que sigue es solo una somera enunciación de algunas de las que se escucharon en una sesión de este foro:

Auditoría ciudadana de la deuda

Es una reclamación unánime de los colectivos. Se trataría de identificar la parte de la deuda de un Estado que es “ilegítima”, aunque los criterios para determinarla no están tan claros. En principio, esta es la que procede de préstamos que, por cómo fueron concedidos, gestionados y en aquello que financian, de forma directa o indirecta, atentan contra la dignidad de los ciudadanos. Algunos creen que las ayudas a los bancos entrarían en ese cálculo, y en general, los denominados “rescates” a los países. Grupos de trabajo en varias ciudades de España se han coordinado en una plataforma para este fin.

“Impago equitativo”

Se trata de rechazar el pago de la “deuda ilegítima”, lo que implica un impago o reestructuración de forma selectiva y que afecte especialmente a quienes se han beneficiado con el sistema actual.

Regulación de los mercados y del nivel de deuda

El profesor italiano Sergio Cesaratto propone romper la espiral de la crisis con una estabilización del ratio de deuda pública de cada país según su riqueza (PIB) con una intervención del regulador de la eurozona (BCE) para que los tipos de interés bajen al nivel de Alemania, pero sin exigir más recortes. “Un país que no crece no puede reducir su déficit fiscal”. El dinero que ahorraría el país por la bajada de intereses no irían la pago de la deuda, sino a estimular la economía.

Plan de estímulo

El partido griego de izquierda radical Syriza apela a Alemania y pone el ejemplo de este país tras la segunda guerra mundial: renegociar la deuda al tiempo que se puso en marcha el Plan Marshall, que permitió el pago su pago posterior en línea con el crecimiento del país y las exportaciones.

Reforma de las instituciones europeas y aumento del presupuesto

La unión monetaria se gestó con importantes deficiencias: la autoridad monetaria (BCE) no tiene algunas competencias fundamentales y otras instituciones no han avanzado en la unión fiscal y otras políticas económicas que serían necesarias para el funcionamiento de una zona común. Además, el presupuesto de la UE no es suficiente para corregir desequilibrios de este tipo.

Banca social

La banca, bajo el control público y transparencia, debería financiar solo aquello que suponga directamente una mejora en el bienestar de la sociedad, algo así como generalizar lo que hasta ahora queda limitado a la llamada banca ética. Mientras, a las entidades financieras que tienen la gran parte de los títulos de deuda, proponen presionarles para que asuman un coste en una eventual reestructuración.

Más allá de estas propuestas, estos economistas defienden otra serie de alternativas a nivel global, como la eliminación de paraísos fiscales, el decrecimiento como respuesta a la crisis ecológica, la renta universal, el reparto del trabajo y de los cuidados...

Muchas de estas ideas se pueden consultar en las webs de los colectivos participantes y que se pueden ver a la izquierda del texto.

Noticias

anterior siguiente