Enlaces accesibilidad

Amnistía denuncia el uso "excesivo" de la fuerza y detenciones "arbitrarias" en las manifestaciones

  • Critica que las investigaciones no son "exhaustivas, imparciales ni efectivas"
  • AI pide que los agentes vayan identificados y cumplan el derecho internacional
  • Los sindicatos policiales ven "falso" y "parcial" el informe de Amnistía
  • Consulta el informe de Amnistía Internacional sobre la actuación policial en .pdf

Por
Los agentes inmovilizan a una mujer en la manifestación del 4 de agosto de 2011 frente a Interior. EFE EFE/ Luca Piergiovanni

"El grupo de policías se gira, retrocede y viene hacia nosotros y empieza a pegarnos otra vez [con las porras]. Es en ese momento cuando recibo un golpe  muy fuerte, a la altura del muslo/cadera, del lado izquierdo. Me agacho, pongo los brazos tratando de protegerme la cabeza, giro esta y puedo observar cómo golpeaban a todos los que vinieron en mi ayuda pero, en especial, a la chica que estaba sentada a mi derecha y que me abrazaba".

Ángel Jaramillo, de 58 años, contó así a Amnistía Internacional lo que vivió el 4 de agosto de 2011 cuando una concentración del Movimiento del 15M frente al Ministerio del Interior acabó en cargas policiales. Este es uno de los testimonios recogidos en el documento sobre la Actuación policial en las manifestaciones en la Unión Europea.

El informe denuncia el "uso excesivo de la fuerza, empleo indebido de armas "menos letales" (aquellas que no son de fuego pero que pueden causar lesiones graves o incluso la muerte como las pelotas de goma), obstrucción del acceso a asistencia médica y detención arbitraria" en varios países como España, Grecia y Rumania; exige el cumplimiento del derecho internacional a la hora de manejar manifestaciones y exige que los antidisturbios vayan visiblemente identificados.

Ángela estaba en un banco del paseo de la Castellana, en Madrid, cuando vio avanzar a una decena de antidisturbios. Al pasar a su lado una agente le golpeó en la cara con su escudo. La policía le golpeó luego en la rodilla izquierda, según relata Amnistía. Un grupo de jóvenes la auxilio y recriminó a la policía cómo podían pegar a una persona mayor. Es entonces cuando los agentes retrocedieron y les volvieron a pegar en la escena relatada más arriba.

La denuncia que presentó por estas agresiones al día siguiente aportando imágenes sobre la operación policial e informes médicos fue finalmente archivada por un juzgado de Madrid el 15 de marzo de 2012 "porque la agente responsable no había podido ser identificada", según recoge Amnistía.

Amnistía exige a Interior una investigación "exhaustiva"

El informe insiste en que "en muchos" casos, "las investigaciones criminales de las denuncias presentadas contra los agentes presuntamente responsables de las violaciones de derechos humanos no han sido exhaustivas, imparciales ni efectivas, y en otros, ni siquiera se ha abierto una investigación".

Según recoge Efe, la responsable de Interior y Derechos Humanos de Amnistía, Virginia Álvarez, ha mostrado su preocupación por que cuando se producen denuncias contra los agentes de la Policía por parte de los asistentes a las manifestaciones "no hay mecanismos para la rendición de cuentas" y los "abusos" de los agentes quedan impunes. Por este motivo han pedido una investigación "exhaustiva" e "independiente" sobre el "abuso" de los agentes.

Por su parte, la directora adjunta de Amnistía Internacional (AI) en España, Eva Suárez-Llanos, ha declarado este jueves que prohibir la toma de imágenes de policías en manifestaciones y protestas públicas, como estudia Interior, supone "un factor que dificultaría aún más" las investigaciones de posibles abusos y conllevaría un aumento de la impunidad.

En el documento, Amnistía Internacional reconoce que la actuación policial "puede resultar complicada" que los agentes "encargados de hacer cumplir la ley tienen a veces que recurrir a la fuerza para mantener el orden e impedir que se cometan delitos. Sin embargo, en el desempeño de sus funciones, deben respetar el derecho internacional".

Desalojo de plaza Catalunya

AI hace referencia a los vídeos grabados en Barcelona el 27 de mayo de 2011, cuando se desalojó la plaza de Catalunya, que "muestran a agentes de policía cargando con porras y disparando balas de goma o de impacto reiteradamente contra manifestantes que no parecen representar ninguna amenaza para los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley ni para otras personas".

El informe de AI se hace público tres semanas después de que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz censurase también en un auto judicial, el que archivó la causa contra los convocantes de la primera protesta de la Coordinara 25S, la actuación de la Policía al haber incurrido en un "claro" exceso de sus funciones.

Los sindicatos policiales ven "falso" y "parcial" el informe

Por su parte, los sindicatos policiales han tachado de "falso" y "parcial" el informe de Amnistía Internacional (AI) que denuncia el uso desproporcionado de la fuerza por parte de los agentes en manifestaciones y han recordado a esta organización que los heridos más graves en las protestas son siempre policías.

Tanto el Sindicato Unificado de Policía (SUP), como la Confederación Española de Policía (CEP) y el Sindicato Profesional e Policía (SPP) han salido al paso de esa denuncia que, tal y como han dicho a Efe, no obedece a criterios objetivos.

El portavoz del SUP, José María Benito, ha asegurado a Efe que se trata de un informe "falso" y ha recordado que en España se celebran anualmente alrededor de 40.000 manifestaciones, por lo que "no es significativo" que haya incidentes en un pequeño número de ellas ("dos, tres o diez", ha dicho).

De este modo, cree que no se puede generalizar una situación que "se da de forma muy aislada y esporádica".

Según Benito, en España la Policía no lleva a cabo detenciones arbitrarias, como denuncia AI, porque todos los arrestos están justificados y las personas detenidas pasan a disposición judicial.

Desde la CEP, su secretario general, Ignacio López, ha dejado claro que su sindicato no comparte en absoluto el informe, que ha calificado de "tendencioso" y "carente de soporte documental" y que "no obedece a una lectura crítica e imparcial".

López ha echado en falta en ese informe la "agresividad" y "violencia" de la que hacen uso algunos "grupúsculos" que acuden a las manifestaciones y que cometen actos ilegales como la destrucción del mobiliario urbano o agresiones a los policías.

Por parte del SPP, su presidente, José Ángel Fuentes Gago, también ha querido dejar claro que la Policía cuenta con mecanismos internos para depurar responsabilidades, a los que se añaden los procedimientos judiciales que puedan ser abiertos.

"Que vengan a decir que hay un uso desproporcionado de la fuerza es absolutamente parcial. Además, de los policías heridos no se acuerda nadie", ha enfatizado Fuentes Gago.

Al igual que los otros sindicatos, el SPP considera que esos supuestos abusos son "algo minoritario" en el gran número de protestas que se celebran en España, incluidas las que ni siquiera son comunicadas.

Noticias

anterior siguiente