Enlaces accesibilidad

España es el país de la zona euro donde la crisis ha tenido un mayor impacto sobre el empleo

  • El informe del BCE relaciona el impacto del PIB sobre el empleo
  • Por sectores, la construcción y la industria son los que más lo han notado
  • Percibe un ajuste salarial "limitado" pese a la severidad de la crisis

Por

España es el país de la zona euro donde el empleo ha sufrido un mayo impacto en relación con la actividad económica del país desde el inicio de la crisis, en 2008, hasta el último trimestre de 2011, según el informe del Banco Central Europeo (BCE) sobre el mercado laboral.

En concreto, España es el Estado de la zona euro en el que la relación entre empleo y PIB alcanza un ratio mayor, de 1,4 puntos, mientras que la relación con el desempleo es de casi 1,2 puntos. Muy por encima de Irlanda, que le sigue con un ratio ligeramente superior a un punto sobre el empleo e inferior a 0,6 puntos sobre el impacto en el desempleo. En el extremo opuesto, Alemania, donde la relación de la actividad económica sobre el empleo y el desempleo fue más reducida, inferior a 0,1 puntos.

En relación a las reformas del mercado laboral en Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia, el organismo las elogia porque incluyen "medidas importantes para incrementar la flexibilidad en las negociaciones salariales y reducir la excesiva protección del empleo".

Asimismo, BCE considera que estas reformas en el mercado laboral constituyen los primeros pasos adecuados para mejorar la competitividad de estos países y del conjunto de la zona del euro. En el informe, titulado "Los mercados laborales en la zona del euro y la crisis" y publicado este lunes, también se refiere a la heterogeneidad en el ajuste del mercado laboral en la zona del euro durante la crisis.

Trabajadores poco cualificados, temporales y jóvenes

"Las reacciones a la crisis en los diferentes países no sólo reflejan las diferencias en la severidad de la crisis y en las instituciones en el mercado laboral, sino también la diferente naturaleza del impacto en las economías de la zona del euro y la presencia de desequilibrios acumulados", según señala el BCE.

La entidad monetaria observa "un ajuste salarial relativamente limitado en los países de la zona del euro pese a la severidad de la crisis, que apunta a la rigidez salarial. El BCE señala que los trabajadores poco cualificados, temporales y jóvenes fueron los más afectados por la recesión en los países de la zona del euro.

Los trabajadores con baja cualificación resultaron perjudicados de forma más severa ya que la oferta de empleo bajó para ellos con fuerza y la tasa de desempleo en se incrementó, cuando ya se encontraba a un nivel más elevado.

Más paro en relación a exportaciones y crédito

Otro de los indicadores que analiza el informe del Banco Central Europeo es la creación de empleo. En España, al igual que en Grecia, ha caído más de un 10% entre 2008 y 2011 y solo Estonia e Irlanda las superan con un descenso superior al 15%.

El BCE relaciona directamente la menor creación de puestos de trabajo con la duración de la recesión económica, ya que el empleo cayó durante dos trimestres en Alemania, Luxemburgo y Malta, mientras que en Irlanda, España, Grecia, Eslovenia y Portugal siguió bajando en el tercer trimestre de 2011.

Por sectores de actividad, la construcción es, en España, el que ha sufrido un mayor impacto en relación con el PIB, seguido por la Industria, en tercer lugar el comercio, la hostelería y el transporte y en último lugar la Agricultura. Solo Estonia e Irlanda, que también han sufrido burbujas inmobiliarias igualan a España en el ajuste de empleo en este sector.

Si se tienen en cuenta otros factores, como la caída de las exportaciones, el acceso al crédito y la situación de las cuentas públicas, también España encabeza la estadística, con un ratio de influencia de 1,4 puntos sobre el empleo.

Estados Unidos encabeza la destrucción de empleo

El BCE señala una destrucción mayor de puestos de trabajo en Estados Unidos, de 6 millones de empleos, un 4,5% desde el comienzo de la crisis, por encima de los 4 millones de empleos perdidos en la zona euro, donde la destrucción de empleo ha sido de un 2,6%.

EE.UU. es, por detrás de España, según el informe del BCE, el país donde el desempleo ha sufrido un mayor impacto en relación con la producción económica, aunque en el caso de la economía española, el ratio se dispara hasta rozar los dos puntos, mientras que en Estados Unidos se queda en 0,6 puntos.

En este sentido, el organismo apunta a que las expectativas sobre la duración de la crisis económica pueden haber contribuido a que las empresas en los países más afectados hayan optado por ahorrar en recursos humanos. También la previsión de inversiones, según el estudio, puede haber moderado las consecuencias de la pérdida de productividad sobre el desempleo.

Para el organismo regulador uno de los factores institucionales que pueden explicar las diferencias del impacto de la crisis entre los países, es la diversa tradición de diálogo social, entre sindicatos y la patronal en cada uno de ellos.

Noticias

anterior siguiente