Enlaces accesibilidad

Margallo pide a la oposición siria un "interlocutor único y legítimo"

  • El ministro de Exteriores se reúne con representantes del Consejo Nacional
  • Margallo condiciona el reconocimiento internacional a que se respete a las minorías

Por
La oposición siria se reúne con Margallo

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, se ha reunido en la mañana del lunes en Madrid con una delegación del Consejo Nacional Sirio (CNS) encabezada por Abdul Baset Seida, presidente de la principal coalición política de oposición al régimen de Bachar al Asad.

García-Margallo ha pedido a la oposición "un interlocutor único y legítimo" y ha advertido que cualquier reconocimiento será "conjunto por todos los países de la UE".

El ministro español ha añadido que un hipotético gobierno provisional sirio debe ser "inclusivo, representativo y respetar los derechos y libertades básicos", especialmente el respeto a las minorías étnicas y religiosas y los derechos de la mujer.

La delegación del CNS, que desea aglutinar a la oposición siria en el exilio y estudia formar un gobierno de transición, tiene previsto visitar el Congreso de los Diputados tras esta reunión, que ha tenido lugar en la Casa Árabe.

Búsqueda de apoyos en Europa

Seida se entrevistó el pasado día 21 en París con el presidente francés, François Hollande, y, dos días después, Louay Hussein, dirigente del movimiento de oposición Building the Syrian State (BSS), se reunió en Madrid con el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, con quien coincidió en la necesidad de frenar la violencia y apoyar la labor de la ONU.

Tras esa reunión, De Benito destacó la importancia del papel de la oposición en este proceso y animó a Hussein a seguir trabajando en favor de la unidad entre los distintos movimientos de oposición y articular "a corto plazo" una opción creíble de futuro para una Siria democrática y respetuosa de los derechos de todos, "con especial atención a las minorías presentes en el país".

El conflicto sirio fue uno de los asuntos tratados el pasado jueves por Hollande y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, durante un almuerzo de trabajo celebrado en el Palacio de la Moncloa, en el que ambos coincidieron en la necesidad de que Bachar al Asad abandone el poder como requisito imprescindible para una solución política de la crisis.

Tras el encuentro, Rajoy animó a los opositores sirios a alcanzar una unidad que les permita convertirse en alternativa clara al régimen y el presidente francés subrayó que, tras una eventual salida de Al Asad, debería formarse en Siria un gobierno en el que estén todos representados.

Noticias

anterior siguiente