Enlaces accesibilidad

Finlandia exige garantías adicionales a España para no bloquear el rescate de la banca

  • España tendrá 18 meses para pedir el rescate y hacer las reformas
  • Así lo ha confirmado Luis de Guindos en rueda de prensa desde Bruselas
  • Ha confirma la creación de uno o varios bancos malos

Por
España tendrá 18 meses para pedir el dinero del rescate de la banca y Finlandia pide garantías

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado que hay un "acuerdo prácticamente completo" sobre el rescate de la banca española, pero ha revelado que hay un país, Finlandia, que exige garantías colaterales a España como condición indispensable para no bloquear el desembolso del préstamo, que se hará a lo largo de 18 meses. 

"Hay un país, Finlandia, que ha exigido garantías colaterales y ya estamos trabajando en ello", ha confirmado De Guindos en una rueda de prensa en el marco del Consejo de ministros de Economía y Finanzas de la UE.

Para que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) pueda liberar el crédito para recapitalizar el sector financiero español es necesaria la unanimidad, por lo que si Finlandia no aprueba las condiciones del rescate en su Parlamento nacional (a pesar de que su aportación al préstamo es apenas del 2%), este no podrá salir adelante. El Gobierno finlandés también exigió garantías adicionales en el caso del rescate griego.

"No tiene por qué cubrir el 100 % sino que puede ser menor", es decir una cantidad bastante reducida que se fijará en los próximos días", ha afirmado de Guindos. "El acuerdo de colateral no tiene que ser con el Gobierno español, de hecho diría que no va a ser con el Gobierno español", ha añadido el ministro, apuntado a que la garantías podrían proceder de la propia eurozona, algo que Helsinki debería aceptar previamente.

El desembolso préstamo de hasta 100.000 millones de euros se realizará en los próximos 18 meses, según ha confirmado de Guindos. En este plazo, España deberá solicitar la ayuda para sanear su banca y hacer las reformas exigidas al sector financiero.

Creación de uno o varios bancos malos

La primera línea de crédito de 30.000 millones de euros para cubrir necesidades urgentes llegará a finales de este mes, según lo acordado por el Eurogrupo, que espera aprobar el memorando de entendimiento con todas las condicones del préstamo el próximo 20 de julio.

El acuerdo establece condiciones para las entidades que pidan ayudas y también para el sector financiero en su conjunto. Así las entidades que soliciten el préstamo deberán seguir las directrices de la UE: restricciones a la la remuneración de los directivos, vender activos y oficinas y llevar a cabo liquidaciones si fuera necesario. Para el resto se imponen condiciones horizontales: reforzar la exigencia capital en al menos un 9%, mejorar los instrumentos de supervisión y transparencia y reforzar el marco de resolución bancaria entre otras.

Además, España se ha comprometido a la creación de una sociedad de gestión de activos inmobiliarios para aislar los activos tóxicos, esto es, un banco malo. "Pueden ser uno o varios. No está decidido. Si son elegibles, podrán emitir bonos y depositarlos en el BCE", ha señalado De Guindos.

El ministro ha reiterado que a cambio de estos esfuerzos, las condiciones del préstamo serán "muy ventajosas". Se desconoce por el momento la cuantía del crédito -que dependerá del informe pormenorizado entidad por entidad de cuatro auditoras independientes- y el tipo de interés que, según De Guindos, puede inferior al 4%. Sí se conoce en cambio, el plazo de vencimiento, que será de hasta 15 años, con una media de 12,5.

"La emisión de los bonos admite combinaciones diferentes dentro de ese plazo. Estos bonos se asignarán por parte del FROB a las entidades, que podrán descontarlos en el BCE si necesitan liquidez", ha explicado. 

"No existen condiciones nuevas"

Pero las condiciones bancarias y de supervisión no son las únicas que Bruselas ha impuesto a España. Además, el Gobierno de Mariano Rajoy deberá tomar "medidas adicionales" para cumplir con la nueva senda de ajuste aprobada por el Ecofin: del 8,9% de déficit al 6,3% en 2013, 4,5 en 2013 y 2,8% para 2014.

En este sentido, el ministro ha insistido en que "no existen condiciones ni nuevas obligaciones". "Tenemos que cumplir con los programas establecidos, con el procedimiento por déficit excesivo y con las recomendaciones específicas".

En el marco de estos programas, Bruselas exige a España la subida del IVA, el retraso de la edad de jubilación, la eliminación de la deducción por vivienda y controles más exhaustivos a las Comunidades Autónomas, entre otras medidas.  De Guindos no ha querido concretar el contenido del nuevo plan de ajuste que prepara el Gobierno y que Mariano Rajoy detallará este mismo miércoles en el Congreso de los diputados.

Sobre la salida de España del directorio del BCE en favor de Luxemburgo, el ministro de Economía ha atribuido esta histórica pérdida de poder a las "circunstancias" y ha confiado en recuperar el cargo en el futuro.

España mantuvo al jurista Antonio Sáinz de Vicuña como su candidato hasta la última votación pero al final se impuso el gobernador del Banco Central luxemburgués, Yves Mersch. Tampoco triunfo la candidatura de la española Belén Romana a la dirección general del fondo de rescate permanente. 

Noticias

anterior siguiente