Enlaces accesibilidad

Luces apagadas y menos duchas: la pobreza energética se instala en España

  • La pobreza energética llega al 15% de los hogares españoles
  • Es la incapacidad de una familia a hacer frente a los gastos de suministros
  • Uno de cada tres hogares con miembros en paro tienen pobreza energética
  • Una temperatura inadecuada en casa provoca problemas serios de salud

Por

Los recortes también han llegado a los hogares españoles. Reducir las duchas a una vez por semana, no poner la calefacción, dar de baja la línea telefónica o reducir el número de lámparas encendidas en casa son algunas de las medidas obligadas para las familias que sufren la pobreza energética.

Es la incapacidad de un hogar de satisfacer una cantidad mínima de servicios de energía para sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud (18º a 20º grados en invierno).

Luz, gas, agua, calefacción....las facturas se han convertido en una auténtica pesadilla para muchas familias españolas que sufren la crisis. Esta coyuntura económica, el paro y la subida de precios del gas y la electricidad han provocado que la pobreza energética se haya instalado y cada vez con más fuerza en los hogares de nuestro país.

"Desde hace meses no me ducho, me lavo con agua que caliento en una olla. Tengo que recortar lo máximo porque no me da para todas las facturas". Es el caso de Pepa, una mujer de mediana edad, en paro, que vive con sus dos hijas adolescentes. "Hace mucho tiempo que no se lo que es poner la calefacción. Me siento en el sillón y me echo varias mantas", cuenta a RTVE.es.

La pobreza energética ataca a los hogares con sus miembros en paro

Un reciente estudio de la Asociación de Ciencias Ambientales pone de manifiesto que durante este 2012 uno de cada tres hogares cuyos miembros están en paro se encuentra en situación de pobreza energética. Uno de los responsables del estudio, José Luis López, ha explicado a RTVE. es que el 15% de los hogares españoles adolece de esta pobreza que, a su juicio, seguirá en aumento.

Cruz Roja ha alertado de que el 43,2% de la población que atiende no puede hacer frente a las facturas de suministros de energía ante la merma o falta de ingresos. Además de repartir alimentos, la organización se ha visto obligada este invierno a repartir estufas de bajo consumo.

"La crisis ha hecho que algo que estaba totalmente normalizado en nuestro país, como es el consumo de calefacción, se haya reducido o suprimido", ha señalado a RTVE.es el coordinador general de Cruz Roja, Antoni Bruel.

Esta reducción de los ingresos en las familias, la subida de los precios de la energía y la escasa eficiencia energética de los edificios en España son las tres patas de este problema, según José Luis López, de la Asociación de Ciencias Ambientales.

Importante incidencia en la salud de niños y mayores

Esta forma de pobreza tiene una importante incidencia en la salud, sobre todo en los meses más fríos. Así, se relaciona con enfermedades como la neumonía, el asma o la artritis, que afectan especialmente a personas mayores. Los bebes  también sufren especialmente el frío y su desarrollo es más optimo con una temperatura adecuada en casa.

El estudio de la Asociación de Ciencias Ambientales pone de manifiesto que entre 2.300 y 9.300 muertes prematuras al año en España pueden deberse a la pobreza energética. Son cifras superiores a las víctimas mortales de accidentes de tráfico.

"Las facturas de los suministros se han convertido en un gasto casi insoportable para las familias con problemas económicos", ha aseverado a RTVE.es Gabriela Jorquera, coordinadora en Madrid de la Red Social contra la pobreza y la exclusión social, quien ha señalado que este problema es más o menos serio según la comunidad autónoma.

"No poner la calefacción o ducharse con agua más o menos caliente no es un problema en Canarias, pero puede ser un drama en Soria o Burgos en pleno invierno", ha afirmado Jorquera.

Oportunidad para crear empleo

Al margen de la situación económica en España, la Asociación de Ciencias Ambientales propone la rehabilitación energética de las viviendas como la única solución, a largo plazo, de la pobreza energética.

Además estima que este puede convertirse en un importante nicho de empleo con la generación de 35.000 empleos estables de aquí a 2030 y con la reconversión de muchos trabajadores de la construcción, actualmente en paro.

Con una inversión de 2.150 millones de euros, dicen desde la Asociación, podrían rehabilitar 2,1 millones de viviendas, las actualmente afectadas por esta pobreza, una nueva realidad que la crisis ha traido a España.

Noticias

anterior siguiente