Anterior Contador: "No tuve buenas sensaciones, pero las diferencias son pequeñas" Siguiente "Alta probabilidad" de que los bancos griegos abran el martes, pero con restricciones Arriba

La obra de Juan Ripollés llega a China

  • Es el primer artista español invitado a exponer en solitario en China

  • Expone grabados, esculturas y pinturas hasta 2013

  • Fue pintor de brocha gorda en Francia, llegando a pintar el piso de M. Monroe

|

Juan Ripollés, quizá uno de los artistas españoles actualmente más polifacéticos y conocidos en el ámbito internacional, inaugura este jueves en el Beijing World Art Museum su exposición Universe Ripolles, un grupo de pinturas, grabados y esculturas que podrán contemplarse hasta 2013 en algunos de los principales museos chinos.

El artista de 79 años inicia en la capital pekinesa un periplo de un año de duración en una de sus apuestas más arriesgadas, precisamente por el volumen de la exposición y por ser el primer artista español invitado a exponer en solitario en los principales museos del gigante asiático. Esta muestra forma parte, además, de la programación cultural que ofrece la Embajada de España en China para conmemorar este año el cuarenta aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre nuestro país y la República Popular.

La obra de Juan Ripolles puede verse en la actualidad tanto en las colecciones privadas de personajes como Klaus y Hilde Schwab, los fundadores del Word Economic Forum de Davos o Michael Douglas hasta museos e instituciones toda Europa, Estados Unidos, México Japón, Singapur, Uruguay o la República Dominicana. Según su biografía oficial, Ripollés se hizo artista en 1958 al firmar por la prestigiosa galería parisina Drouand David, en la que colgaban sus cuadros artistas de la talla de Picasso, Chagall o Buffet. Hasta ese momento había sido un pintor de brocha gorda que, curiosamente y sin saberlo, pintó el apartamento que Marylin Monroe tenía en la capital francesa.

Ripollés cumplirá éste 2012 80 años y se define como un vitalista que lleva hasta el extremo su obsesión por la libertad que no usa reloj para no someter su actividad al ciclo de 24 horas, ya que prefiere basarse en la luz solar para identificarse más con la naturaleza. El artista participará este viernes en un encuentro con niños en Pekín con los que realizará un gran mural para celebrar el Día Internacional de la Infancia.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente