Enlaces accesibilidad

Disturbios en Baréin tras el funeral del manifestante muerto durante el fin de semana

  • Varios manifestantes han lanzado cócteles molotov contra una comisaría
  • La muerte coincidió con la celebración del GP de F1

Por

Cientos de manifestantes se han enfrentado este lunes con la policía antidisturbios en Baréin tras el funeral de un manifestante que murió este fin de semana en una aldea cerca de la capital, Manama.

Según informa un testigo citado por Reuters, los manifestantes han lanzado conteles molotov y piedras contra una estación de la policía en Al Bilad al Qadeem, en Manama, durante una manifestación improvisada tras el funeral de Salah Abbas Habib, cuyo cuerpo fue encontrado acribillado de perdigones el pasado sábado.

Por su parte, la policía ha disparado gases lacrimógenos y granadas de sonido, según las mismas fuentes.

La muerte el pasado sábado de Salah Abbas Habib, denunciada por la oposición chií de Baréin, coincidió con la celebración del Gran Premio de Fórmula Uno del pasado fin de semana, que suscitó una gran polémica en el país, escenario en la última semana de multitudinarias marchas a favor de reformas políticas.

Los manifestantes acusan al gobierno suní del país de utilizar el evento deportivo para desviar la atención de la crisis política que vive el país. El pasado viernes, alrededor de 10.000 manifestantes se concentraron en Manama para instar a las autoridades a "arreglar el país" antes de organizar cualquier tipo de evento deportivo.

Habib participó en las protestas de la esa noche, pero tuvo que huir cuando llegó la policía antidisturbios para dispersar a los manifestantes, según ha manifestado su hermano. Mohammed al-Maskati de la Sociedad de Jóvenes de Bahréin por los Derechos Humanos, ha manifestado a Reuters que sugún algunos testigos Habib fue golpeado mientras huía de la policía. El ministro del Interior de Baréin ha dicho que abriría una investigación sobre la muerte.

Las ‘primavera árabe’ en Baréin

Los manifestantes, principalmente de mayoría chií, culpan a la élite suní de marginarles e impedirles el acceso a trabajos o viviendas. El año pasado, las movilizaciones convocadas en el marco de la 'primavera árabe' y que dejaron 35 muertos, incluidos miembros de las fuerzas de seguridad, obligaron a cancelar el Gran Premio de Fórmula 1.

La oposición piden más participación política, una monarquía parlamentaria, y una Constitución que permita elegir un gobierno y un Parlamento independientes de la familia en el trono.

El Gobierno espera poder utilizar este año la carrera para demostrar que la situación en el país se está normalizando, aunque tan sólo ha facilitado visados a los periodistas deportivos que cubren la Fórmula 1 y no a otros informadores que quieran cubrir el descontento social.

Las organizaciones pro Derechos Humanos han acusado a las autoridades de seguir reprimiendo a los opositores y de no cumplir con las reformas que prometió. Según la oposición, en la última semana han sido arrestados casi un centenar de líderes de la disidencia y más de 50 personas han sufrido heridas en enfrentamientos con la Policía, que ha llegado a realizar disparos al aire como medida disuasoria.

Desde el inicio de las protestas en febrero de 2011, han muerto al menos 70 personas en Baréin, un pequeño reino del golfo Pérsico, en el que el 70 % de la población es chií, aunque está gobernado por una monarquía suní.

Noticias

anterior siguiente